CAPITULO XIX
                  INTELIGENCIA DE TRANSMISIONES


INTRODUCCION

     La contribución que ha hecho la INTRANS a la potencia de
combate radica en la explotación de la debilidades del
enemigo, la protección de la libertad de acción, y la
disminución de la vulnerabilidad de la seguridad y de las
transmisiones amigas. La fuerza militar moderna depende de la
electrónica para el mando y gobierno de sus unidades y sus
sistemas de armas. Un sistema de INTRANS nos permite mermar
la eficacia de las comunicaciones y seguridad del enemigo y
es una arma poderosa que sirve para tanto las operaciones
ofensivas como las defensivas.


                           DESARROLLO

I.   Cuando se localiza un emisor enemigo que se logra
identificar, este dato debe ser informado al centro de
operaciones de la brigada donde se efectua una coordinación
entre el Departamento de Inteligencia y de el Operaciones. A
este nivel se toma la decisión de escuchar interferir
intencionalmente en las transmisiones, destruirlas o
aprovecharlas para fines de la hechur de información militar.
Si se toma la decisión de escuchar par fines de información,
en algún momento esta decisión debe ser reevaluada, es decir,
en cuanto a que se debe seguir escuchando o se debe atacar. El
comandante debe indicar las redes de gran valor táctico para
el enemigo, pero que carecen de valor para fines de
información militar. Por ejemplo, el comandante puede ordener
que determinados blancos, tales como los campamentos del
enemigo, sean el objeto de fuego cuando se las localiza y
sean reconocidos.

II.  La adquisición de datos sobre blancos mediante la
INTRANS. La escucha y localización de las transmisiones
electrónicas del enemigo pueden proporcionar al comandante de
una unidad táctica varios indicadores sobre el enemigo. Estos
indicios podrían comprender el tamaño de la fuerza enemiga,-
las intenciones del enemigo, y uno que otro dato que sea útil
para la formulación del orden de batalla. Los informes
obtenidos de la escucha de dispositivos electrónicos--la
información de las transmisiones-- son indispensables para el
D-II en la preparación de su apreciación de inteligencia.
Cuando se combina con otros elementos de información militar,
la información de las transmisiones normalmente ayuda a
absolver interrogantes en

                              -96-


torno al quien, qué, cuando, donde y como. El equipo de radiogoniometría permite determinar la ubicación aproximada de las antenas de radio de transmisión del enemigo. Este dato puede ser útil en la determinación de los movimientos del enemigo, sus dispositivos, y para la obtención de datos acerca de blancos. A nivel de brigada y a niveles inferiores, la que más interesa es la localización de emisoras por medio de la radiogoniometría para la obtención de datos sobre blancos, con la idea de explotarlas (escucharlas) o de destruirlas. III. La Radiogoniometría. A. La radiogoniometría es una ciencia que permite determinar la dirección en que se reciben las señales del emisor que se tenga sintonizado. A diferencia de un receptor regular de radio, un receptor radiogoniométrico, con el equipo asociado, indica la dirección aproximada a la largo de una línea imaginaria en la que se encuentra un transmisor distante. Aún cuando la información que se obtenga por la radiogoniometría puede que no sea siempre lo suficientemente exacta como para dirigir el fuego de la artillería, puede determinar la dirección de un transmisor distante, en la mayoría de los casos, a una exactitud en el orden de mas o menos 2 grados. Una posición radiogoniométrica puede determinar tan solo la dirección aproximado de un transmisor distante (marcación) . No obstante, por medio del uso de dos sitios radiogoniométricos se puede encontrar la ubicación aproximada de una antena transmisora. Mediante el uso de tres sitios de radiogoniometría, se puede encontrar una posición fija. B. El equipo de radiogoniometría puede funcionar desde helicópteros o aviones. Las plataformas transportadas por aire elevan la antena receptora y aumentan las posibilidades de interceptar las señales de radio a mayores distancias. En caso de mucha lluvia o un tiempo demasiado nublado, al vez las plataformas aéreas tengan que volar por instrumentos. Debidos a estas restricciones, los sistemas aéreos necesitan de equipo complementario montado en tierra. IV. El Papel de la INTRANS en la Búsqueda de Inteligencia. La integración de las posibilidades de escucha y localización con el equipo tradicional que se emplea en la búsqueda de inteligencia, tal como la fotografía, los dispositivos sensitivos infrarrojos, el radar aéreo de vista lateral, la interrogación de prisioneros de guerra, e informes de agentes de contraintelligencia, proporcionar al comandante la -97-
información táctica precisa. Las medidas de apoyo de la INTRANS comprenden la función de "adquisición de datos sobre blancos en lo que se relaciones con el combate electrónico. En realidad, esta es una función propia de la búsqueda de inteligencia, al igual que todas las demás actividades de adquisición de datos sobre blancos. La finalidad principal de las medidas de apoyo de guerra electrónica es localizar las emisoras con suficiente precisión para destruirlas o provocar interferencias intencionales. V. Los Blancos de Prioridad. Son raras las veces que se dispone de suficiente equipo y personal adiestrado que se necesita para escuchar y localizar todos los sistemas electrónicos del enemigo. Hay que prestar atención preferentemente a los radios que sean de mayor importancia para el enemigo y a los que ofrecen fuentes de datos de mayor provecho para las fuerzas amigas. Por lo general, esos comprenden las señales electrónicas del enemigo que se asocian con el mando y gobierno a los niveles superiores. Los otros sistemas electrónicos pueden ser considerados de importancia secundaria; claro esta que esto no significa que dichos sistemas no serán interceptados. VI. Capacidades y Limitaciones. Los dispositivos de transmisión del enemigo son bastante similares a los nuestros y hay que tomar básicamente en cuento lo mismo al emplearlos. Según el sistema en particular, factores tales como el terreno, el tiempo, la distancia, la frecuencia y la seguridad determinación la probabilidad de localizar y escuchar las emisiones electrónicas. VII. El Engaño Electrónico A. El engaño electrónico tiene efecto cuando el enemigo malinterpreta lo que ve en su sistema electrónico. El engaño electrónico corresponde a una de dos categorías principales: 1. El engaño por manipulación, destinado a despistar al enemigo que capta los transmisiones amigas proporcionándole informes incorrectos y falsos. 2. El engaño por imitación, el que se logra inmiscuyéndose en la red de transmisiones del enemigo al pasar por una de las estaciones de su red. (Salvo en los casos de extrema urgencia táctica, el engaño por imitación tiene que ser aprobado por el Estado Mayor Conjunto). B. Por lo general, el engaño electrónico es parte de unas operaciones más extensas que se emplea con miras a -98-
lograr un determinado objetivo. Rara es la vez que se ejecuta como una operación independiente. Son operaciones que planea y dirige el D-III en armonía con otros organismos competentes de Estado Mayor. C. El engallo por manipulación puede ser ejecutado por culalquier comandante siempre que solo emplee los sistemas de transmisión bajo su mando. La coordinación y gobierno del engaño por manipulación son necesarios para no confundir a los operarios de las unidades amigas. D. El engaño por imitación debe ser dirigido cuidadosamente por medio del conducto regular de las operaciones. Si se entra en la red de transmisión del enemigo, se crea de una vez una fuente productiva de información militar. Se el enemigo llegará a caer en la cuenta de la ejecución del engaño por imitación, esto comprometería esa fuente de información militar. RESUMEN La guerra electrónica no puede tomar ni retener terreno, no puede destruir un tanque ni una aeronave, así como tampoco puede rechazar un ataque. No obstante, al enemigo si lo puede confundir, engañar, retardar o desorganizar cuando sea integrado a la idea de la maniobra. -99-