ISRAEL SERVICIOS DE INTELIGENCIA

  ATENCION: Pagina de inteligencia y espionaje, renovada y actualizada en: www.intelpage.info

Inteligencia En España En el Mundo Recursos... El Autor...

 

Israeli Intelligence Agencies, Espionage and Secret Services.

 

Inteligencia..

Europa

Iberoamérica

Africa

Asia/Oceanía

espionaje

Flag of Israel

Israel

Población:

Economía:

Superficie:

6,029,529

$122 Billion

20,770

 

Servicios de Inteligencia de Israel

  • ha-Mossad le-Modiin ule-Tafkidim Meyuhadim MOSSAD

    Instituto de Inteligencia y Acciones Especiales

Sede del MOSSAD en Tel Aviv

 

El temible MOSSAD (que significa instituto en hebreo), ha demostrado por su eficacia ser uno de los mejores servicios de inteligencia del mundo, formado por entre 1000 y 1500 personas tiene su sede en Tel Aviv, es uno de los mas activos y menos dados a contemplaciones servicios de inteligencia, se estructura en:

- Departamento de Recoleccion

De información a mediante las estaciones repartidas por todo el mundo, bien a traves de sus embajadas, empresas tapadera o agentes individuales.

- Departamento de Relaciones Políticas

Enlaces con otros servicios de inteligencia, tambien de aquellos paises que oficialmente no mantienen relaciones con israel.

- División Especial de Operaciones

Conocido también como Metsada, asesinatos, sabotajes, acciones paramilitares, guerra psicologica, el asesinato de lideres palestinos por medio de telefonos moviles explosivos, envenenamientos...

- Departamento de Guerra Psicologica

Propaganda, contrainformación, causar desanimo al enemigo..

- Departamento de Recursos

Responsable del análisis de la información y la producción de inteligencia, se divide en 15 secciones geográficas, también del estudio del armamento, en especial del nuclear.

- Departamento de Tecnologia

Encargado de suministrar las tecnológias necesarias para la ejecución de las misiones del MOSSAD y el funcionamiento del servicio, comunicaciones, etc..

Pagina del Mossad

Pagina del Mossad (Ingles)

SHIN BET

  • Sherut ha-Bitachon ha-Klali SHIN BET

    Servicio General de Seguridad

Encargado de la contrainteligencia y de la seguridad interior, se divide en tres departamentos:

- Departamento de Asuntos Arabes

Principalmente dedicado a la lucha contra el terrorismo, ámbito en el que se coordina con la inteligencia militar AMAN, identifica y señala terroristas, y dispone de destacamentos de operaciones, para acciones encubiertas contra Hamas.

- Departamento de Asuntos no Arabes

El Contraespionaje es su funcion principal, control de las actividades de los servicios extranjeros en Israel, vigilancia de embajadas y representaciones diplomáticas, e incluso sobre inmigrantes que puedan resultar sospechosos, dispone de varias secciones, divididas en areas geograficas.

- Departamento de Protección y Seguridad

Con la misión de proteger al gobierno, sus instalaciones, embajadas, e infraestructuras vitales: industrias militares, científicas, lineas aereas nacionales.

  • Agaf ha-Modi'in  AMAN

    Inteligencia Militar

Proporciona al gobierno, informes diarios, estimaciones de riesgos, estudios sobre la capacidad del armamento de la zona, interceptación de las comunicaciones, inteligencia electrónica, monitorización de actividades...

 

 

 

Colaboración:

Autor: Dr. Ramiro Anzit Guerrero: Especialista en Contraterrorismo y Seguridad. Abogado (USAL), Magíster en Estudios Estratégicos (INUN). Doctor en Derecho Penal y Ciencias Penales (USAL). Autor de los libros: ‘Terrorismo, Análisis de un Condicionante Critico’; Manual de Inteligencia y Seguridad Urbana; Triple Frontera ¿Terrorismo o Criminalidad? y Temas de Seguridad Internacional:

Las Actuales Guerras del MOSSAD: Iran, Hezbollah & CIA. (Parte I y Parte II)

LAS ACTUALES GUERRAS DEL MOSSAD: IRAN, HEZBOLLAH & CIA.

Primera Parte

ORGANIZACIÓN DE LA INTELIGENCIA ISRAELI

El Mossad (Ha-Mosad le-Modi' en u-le-Tafkidim Meyuhadim) que significa Instituto para la Información y los Asuntos Especiales, tiene la responsabilidad del conjunto de las actividades de recolección de información, las operaciones clandestinas y la lucha antiterrorista del Estado de Israel. Sus prioridades son la vigilancia de las naciones y organizaciones árabes a través del mundo. Pero, el Mossad actúa también en el marco de movimientos clandestinos judíos en Siria, en Irán así como en Etiopía. Localiza a sus agentes también en los antiguos países del bloque comunista, en los países occidentales y en las Naciones Unidas. Sus cuarteles generales tienen base en Tel-Aviv. Actualmente, esta agencia dispone de cerca de 1500 empleados. La identidad del jefe del servicio es secreta, pero en marzo de 1996 el Gobierno israelí anunció el nombramiento del General Danny Yatom, como sustituto de Shabtaï Shavit en el mando de la organización, con lo cual la identidad de la autoridad máxima del Mossad paso a ser publica.

El Mossad forma parte de las oficinas de información israelíes, como el Aman (inteligencia militar) y el Shabak (seguridad interior). Su papel es comparable a la CIA (Estados Unidos), el MI6 (Gran Bretaña) y el DGSE (Francia). La razón de ser del Mossad y sus agencias periféricas es la necesidad para Israel de informarse en cualquier momento, del estado del Mundo y sobre todo de su medio ambiente cercano, con el fin de poder garantizar la existencia de Israel.

En sus orígenes el Mossad fue conocido bajo el nombre de Instituto Central para la Información y la Seguridad. El mismo se funda el 1 de abril de 1951 bajo la iniciativa del Primer Ministro de entonces, David Ben Gurion, que establece la nueva agencia: "para nuestro Estado que desde su creación no deja de ser asediar por su enemigos, la información constituye la primera línea defensiva”…”nosotros debemos aprender a analizar lo que pasa en torno a nosotros".

El Mossad consta de 8 divisiones, pero el detalle de la organización interna de la agencia sigue siendo indeterminado:

La División de Información es la más importante. Tiene la responsabilidad de las operaciones de espionaje, a través de sus bases Oceanía o clandestinas en el extranjero. Este departamento se divide en oficinas, cada una de ellas siendo responsable de una zona geográfica, de las sub-bases que allí se encuentran, y de los agentes que dirige.

La División de Relaciones Internacionales se ocupa de las relaciones y operaciones conjuntas con las agencias de los países amigos y con los países que no disponen de contactos normales con el Estado de Israel. En las estaciones de gran importancia como París, el Mossad dispone, bajo la protección de la embajada, de 2 responsables uno afiliado a la división de Información, otro a la de Relaciones Internacionales.

La División de Operaciones Especiales (METSADA en hebreo) conduce las operaciones de asesinato de objetivos sensibles, de actividades de sabotaje, paramilitares y de guerras psicológicas.

La División de Guerra psicológica (Loh' ama Psichologit) como su nombre lo indica se ocupa de la guerra psicológica, la propaganda y las operaciones de intoxicación.

La División de Investigación es responsable de la interpretación de la información. Para eso, proporciona un informe diario, un boletín semanal y un cuaderno mensual detallado. Este departamento se divide en 15 zonas geográficas que son los Estados Unidos, Canadá, Europa Occidental, Rusia y la CEI, China, el continente africano, LatinoIberoamérica, el Magreb (Marruecos, Argelia, Túnez y Libia), el Líbano, Irak, Jordania, Siria, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos e Irán. Una oficina Anexa sigue la evolución de los proyectos de armamento de los países vecinos.

Cabe destacar que Israel cuenta también con el Shabak (ex Shin Bet) que es el Servicio de Seguridad General (en hebreo, Shérout Ha-Bitah' él Ha-Klali). El Shin Beth es el servicio de contraespionaje y seguridad interior del Estado de Israel. Incluye a 3 divisiones operativas y 5 secciones de reservas:

La División de Asuntos Árabes es responsable de las operaciones antiterroristas y de la actualización de un fichero de terroristas árabes.

La Sección Militar del Shabak (HENZA) trabaja en cooperación con el cuerpo de tropa del Aman (Inteligencia Militar) para combatir los motines en los territorios ocupados. Tiene por objetivo infiltrar las oficinas de información extranjeras y las misiones diplomáticas en Israel, así como interrogar a los inmigrantes de antigua URSS y Europa del Este.

La División de Seguridad garantiza la protección de las instalaciones gubernamentales, diplomáticas (Embajadas) y científicas, de las industrias militares, y de los vuelos de la compañía nacional EL-Al.

El Shabak supervisa las actividades de los movimientos de extrema derecha y los movimientos subversivos de izquierda. Toda persona de nacionalidad extranjera puede ser sometida a una vigilancia del Shabak, que dispone de una amplia red de agentes e informadores.

Desde 1987, Israel condena el uso de la tortura pero permite utilizar ‘moderadamente’ la presión física y psicológica para obtener información. Así pues, el código penal israelí prohíbe a un agente de las fuerzas públicas usar la fuerza para obtener información, pero esta autorizado el jefe del Shabak por ley a adoptar ‘medidas especiales’ que sobrepasan el marco del uso moderado de la presión, exclusivamente en el caso donde están en juego vidas israelíes.

LA CAIDA EN LA IMAGEN PÚBLICA Y LA GUERRA PSICOLOGICA INTERNA

Desde hace varios años, el Mossad parece haber perdido parte de su eficacia, aunque solamente las operaciones que han fracasado han visto la luz, como en el caso de los servicios de seguridad egipcio que desmontaron 7 redes israelíes en 1996, mientras que en los 15 últimos años, se habían instalado solamente 20. Esto provocó una verdadera crisis en los servicios de información israelíes. Esta situación quizá se debe al hecho de que la eficacia de los servicios de información extranjeros aumentó con relación a su nivel de los años 1960, período brillante para la inteligencia israelí entonces pionera en este tema.

Un informe del Knesset (Parlamento israelí) pone de relieve el deterioro de la credibilidad de los servicios de información israelíes, desde su participación en la campaña de intoxicación sobre las supuestas armas de destrucción masiva iraquíes. Conducida con el mismo método que Estados Unidos y Gran Bretaña esta campaña había suscitado una psicosis aguda en el Estado judío, ante la advertencia de los servicios que habían mencionado una posibilidad de ataque a la población por parte de Saddam Hussein para destruir Israel. La investigación parlamentaria, presidida por el diputado del Likud, Yuval Steinitz, no permitió determinar si los servicios se habían equivocado o si habían cedido a presiones del gabinete de Sharon.

Esta amenaza se presentaba como completamente real durante los seis meses que precedieron al desencadenamiento de la invasión de las tropas de la Coalición en Irak. En marzo de 2003, el ejército israelí había desplegado sus defensas antimisiles en la región de Tel-Aviv, con el fin de poder asegurarse contra un posible ataque de misiles iraquíes. Se invitaba a la población a equiparse del material necesario para su protección, como agua mineral, conservas, baterías y linternas. A pesar de esto, el jefe de los servicios de información militar israelíes, el general Aharon Zeevi, ya había constatado que Irak no había desplegado misiles Scud en la parte occidental de su territorio, volviendo improbable la posibilidad de ataques dirigidos contra Israel. Pero sus observaciones pasaron inadvertidos, en el mar de información alarmista difundida por los medios de comunicación y las autoridades israelíes.

Incluso es posible afirmar que, por sus repetidas declaraciones públicas sobre la ‘amenaza iraquí’, la administración israelí participó ampliamente en la campaña de desinformación llevada adelante principalmente por los Estados Unidos y Gran Bretaña. La primera de estas declaraciones se remonta al 13 de agosto de 2002, dos semanas antes de que el Vicepresidente estadounidense Dick Cheney designe el ‘objetivo iraquí’, en un discurso pronunciado ante un grupo de veteranos norteIberoaméricanos.

En ese clima tenso el ejército israelí anunció haber puesto a punto un nuevo modelo de máscara anti gas, más eficaz y más fácil de utilizar. El Ministerio de Salud, sobre la base de esta información, prepara entonces una posible campaña de vacunación general contra la viruela. A principios de agosto, el mismo Ministerio ya había anunciado que se había seleccionado a cien miembros de su personal para fabricar el plasma humano necesario para la preparación de una vacuna contra la peste bubónica que podrían contener los misiles iraquíes. Al día siguiente, a pesar de las llamadas a la calma del Ministro de Defensa, Benyamin Ben Eliezer, el Director General del Ministerio de Defensa, Amos Yaron, anuncia la próxima distribución de píldoras de yodo a la población, con el fin de reducir los efectos de las radiaciones radioactivas, lo que abasteció naturalmente a la psicosis general y contribuyó a acreditar la idea según la cual Saddam Hussein dispondría de armas nucleares.

Los medios de comunicación israelíes se apoderan del tema y lo trataron permanentemente. El recuerdo era aún vivaz de los 39 misiles iraquíes que habían afectado a Israel durante la primera guerra del Golfo, en 1991. Los periodistas en la televisión opinan de forma unánime: los misiles que Bagdad podría lanzar sobre Israel se dotarán con cabezas químicas o biológicas susceptibles de causar millares de víctimas. La avalancha sobre las máscaras anti gas es inmediata. El propio Estado enumera la marcha que debe seguirse en caso de ataques: sirenas de alerta, preparación de las habitaciones protegidas, ir a los refugios, empleo de las máscaras anti gas.

Mientras que la amenaza de bombardeo químico permite suscitar un miedo intenso en la población, se distribuye un folleto a cada familia en el que se enumeran las medidas que deben adoptarse en caso de ataque, a principios de febrero de 2003. El mismo indica, en particular, cómo preparar un refugio y asegurarlo contra un ataque químico o bacteriológico. Se agrega una lista de productos que deben comprarse. Tales acciones de gran envergadura, apoyadas por enlaces de información, no pueden basarse en simples convicciones personales de los cronistas, estos resaltan que la información pudieron leerle en informes obtenidos de los servicios de inteligencia.

Es así que el Mossad, como los otros servicios de información israelíes, participó en la campaña de intoxicación lanzada por George W. Bush y Tony Blair a partir de agosto de 2002. A esta conclusión llega, en diciembre de 2003, un informe del Centro Jaffee de Estudios Estratégicos, en Tel Aviv. Su autor, el general de reserva Schlomo Brom, resaltó como las comisiones de investigación que trabajaron en los Estados Unidos y el Reino Unido, sobre los "errores" de los servicios de inteligencia, olvidan que había un tercer socio importante que apoyaba esta información, según la cual Saddam Hussein disponía de armas de destrucción masiva y los medios para lanzarlos, y este tercer socio era Israel.

Los servicios de información israelíes fueron un socio de pleno derecho para la presentación de las capacidades no convencional iraquíes por el Reino Unido y los Estados Unidos, y es así como los fracasos de la guerra en Irak demuestran fracasos y debilidades inherentes a los servicios de información y a los responsables israelíes. Tales errores podrían reproducirse en el futuro si la cuestión no es objeto de una investigación completa. Los servicios de información exageraron en gran parte el riesgo de un ataque no convencional sin atrever a decir que era prácticamente nulo. Sólo en la víspera de la ofensiva, una vez que la población se había equipado perfectamente a fin de soportar un ataque, Ariel Sharon anunció, el 15 de marzo de 2003, que existía un 1% de posibilidad de que Israel fuera atacado.

El informe del Centro Jaffee destaca ‘el elevado precio financiero’ de las medidas defensivas adoptadas por Israel. Pero no es este el punto más grave. Al exagerar la amenaza, la inteligencia israelí sobre todo debilitó considerablemente su credibilidad para con la población israelí y los servicios de información extranjeros. Schlomo Brom trata a su modo de ver esta falla de los servicios de información, vinculados al síndrome de la guerra de octubre de 1973, cuando estos mismos servicios no habían conseguido anticipar el ataque contra Israel. La visión israelí de la amenaza iraquí simplemente se debe a una concepción dogmática. Las oficinas de información fueron sumergidas por una visión unidimensional de Saddam que lo describían como la encarnación del Mal, un hombre sujeto a la obsesión de desarrollar armas de destrucción masiva para afectar Israel entre otras cosas. Pero Brom no excluye sin embargo que sospechas de manipulación política no manchen duraderamente la credibilidad de las agencias ya que las oficinas de información extranjeras podrían perder confianza en la información israelí, y sospechar de que Israel proporciona pistas falsas con el fin de convencer a los otros países de adoptar su posición política.

Los servicios de información israelíes son famosos por su eficacia, hasta el punto que el Mossad hasta tiene que vender una parte de la información que recoge a otras agencias extranjeras, práctica habitual posible por la extrema fiabilidad concedida por la comunidad internacional de la información a los trabajos de los agentes israelíes. Este hecho es amenazado por la participación de Israel en la campaña de intoxicación relativa a las armas de destrucción masiva supuestamente en poder de Saddam Hussein. Israel, que había sido el primer país pendiente y alerta del programa nuclear iraní a mitad de los años noventa, podría así encontrarse desacreditado, y ya no beneficiarse de la misma atención que antes, por parte de los servicios occidentales, principalmente en Europa. Sus advertencias sobre los programas de armamento de sus vecinos - y de sus adversarios - podrían en adelante ignorarse. Es necesario para los servicios de información israelíes restaurar esta credibilidad.

El hecho de que los responsables de las oficinas de información hayan podido estar convencidos de la necesidad de mentir, y en consecuencia de poner en juego su credibilidad, revela la amplitud de las presiones políticas que pesa sobre ellos y que los impulsa a defender una posición belicista. La transformación de un servicio de inteligencia en órgano de propaganda no es una señal de buena salud democrática. Pero al menos este episodio habrá tenido el mérito de hacer caer la confianza ciega que los israelíes y los Gobiernos extranjeros concedían al Mossad. En la actualidad, hay un hecho probado: incluso el mejor servicio de información del mundo no está al resguardo de manipulaciones políticas. En este sentido será necesario para los demás servicios de espionaje desconfiar de los datos que produce, en particular, con respecto a Siria, próximo objetivo probable de los Estados Unidos.

EL FALLO DE LA AMIA QUE IMPLICA A IRAN

El 17 de marzo de 1992 una violenta explosión destruía a la embajada de Israel en Buenos Aires y dañaba seriamente a una Iglesia Católica y a una escuela adyacente. Murieron 29 personas y 242 resultaron heridas. Inicialmente, la investigación se orientó sobre la pista islámica. El atentado habría sido cometido por un camikaze palestino que habría utilizado una camioneta llena de explosivos. Habría pertenecido al grupo Jihad Islámica y la motivación habría sido vengar el asesinato por parte de Israel del líder del Hezbollah libanés Sheikh Abbas al-Musawi y de su familia. La operación habría sido preparada por un grupo Paquistaní y coordinada por Mohsen Rabbani, el agregado cultural de la embajada de Irán en ese momento.

El 18 de julio de 1994, una segunda explosión destruyó el edificio de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) donde murieron 85 personas y más de 300 resultaron heridas. La investigación inicial se orientó también sobre la pista islámica. Un camikaze libanés de 29 años habría cometido el atentado, Ibrahim Hussein Berro, conduciendo un vehículo que detonó contra el edificio. Algunos años más tarde, se expidió una orden de detención contra Imad Mugniyah, un miembro del Hezbollah. Luego, el antiguo embajador de Irán en Argentina, Hade Soleimanpour, fue detenido en el Reino Unido y después liberado por falta de pruebas.

A doce años del atentado del 18 de julio de 1994 contra la AMIA en la cuidad de Buenos Aires, dos magistrados encargados de la investigación piden al juez federal, Rodolfo Canicoba Corral, expedir una orden de detención internacional contra el antiguo Presidente iraní Ali Rafsandjani y siete altos dignatarios iraníes de ese momento, y también contra un líder del movimiento shiíta libanés Hezbollah. Según Alberto Nisman, el magistrado que dirige la unidad especialmente creada por el actual Gobierno argentino para determinar la responsabilidad del más violento atentado perpetrado contra una institución judía en el mundo, el ataque de 1994 contra la AMIA fue decidido por los más altos responsables del Gobierno iraní y realizado por la organización terrorista libanesa Hezbollah.

En un expediente de 800 páginas, el magistrado imputa un único móvil al Irán de Rafsandjani: castigar a la Argentina después de la suspensión unilateral de la asistencia tecnológica nuclear que el país había concedido a Teherán. Estos acuerdos se habían celebrado entre los dos países bajo el Gobierno del Presidente Raúl Alfonsin (1983-1989) y el Presidente Carlos Menem había decidido suspenderlos en 1991. El equipo de magistrados afirma que el atentado se decidió el 14 de agosto de 1993, en una reunión en la ciudad iraní de Mashad, ciudad santa del shiísmo. Según los jueces argentinos, participaron en esta reunión el antiguo Presidente Ali Rafsandjani (1989-1997), el antiguo Ministro de Información, Ali Fallahjan, el ex Ministro de Asuntos Exteriores, Ali Akbar Velayati, el ex comandante de la Guardia Revolucionario (Pashdaran), el general Mohsen Rezai y el antiguo consejero cultural de la embajada de Irán en Buenos Aires, Mohsen Rabbani.

Por último, los magistrados apuntan también al jefe de los servicios de seguridad exterior del Hezbollah, Imad Fayez Mugniyah. Para apoyar estas acusaciones, los dos jueces argentinos se basan en declaraciones de arrepentidos y disidentes iraníes. Toman también fuentes como los informes de la Secretaria de Inteligencia argentina (Ex SIDE), el FBI norteIberoaméricano y el Mossad israelí que inmediatamente después del atentado de 1994 había acusado a Irán y al Hezbollah. Los jueces argentinos garantizan que pudieron validar estas acusaciones cruzándolas con otros elementos, como llamadas telefónicas.

La comunidad judía de Argentina, la más importante de Iberoamérica Latina (300.000 personas) es muy influyente y reclamó a la Justicia un fallo desde hace doce años, ejerciendo una fuerte presión sobre las autoridades argentinas.

Para la comunidad judía argentina, si la investigación se había realizado correctamente en 1992, el atentado de 1994 contra la AMIA no habría sido así. Se ha criticado severamente a todos los Gobiernos argentinos sucesivos, desde el ex Presidente Carlos Menem en el poder al momento de los hechos, por la ausencia de progreso en las investigaciones sobre estos atentados. Sobre la base de un testimonio de un agente de los servicios secretos iraníes refugiado en Alemania, se acusó a Carlos Menem de haber aceptado dinero de Irán, diez millones de dólares que se habrían depositado en una cuenta en un banco de Suiza, con el fin de impedir la continuación de la investigación sobre el sangriento atentado contra la AMIA.

Por su parte, en 2005, el Presidente Néstor Kirchner había reconocido la "responsabilidad del Estado" en las faltas de la Justicia. Era la primera vez que se hacia este reconocimiento en la historia argentina.

Los Estados Unidos ya habían felicitado al Gobierno de Néstor Kirchner por sus esfuerzos para hacer avanzar la investigación en un sentido que obviamente les ha convenido estrategicamente. Buenos Aires va seguramente a ver sus relaciones con Teherán deteriorarse aún más. Exactamente después del atentado, los dos países habían roto sus relaciones diplomáticas. Estos últimos años una aproximación se había concretado con el envío a Buenos Aires de un encargado de negocios iraní.

Para avalar sus advertencias contra el Eje Shiíta (Irán, Siria, Hezbollah libanés), Washington resaltó la acusación formal del gobierno argentino sobre Irán en los atentados cometidos en Buenos Aires a principios de los años 1990. Tras una reunión que se celebró en Washington en mayo de 2006 y en la cual participaron dos altos magistrados de Buenos Aires, se habrían ejercido fuertes presiones a la vez sobre el Gobierno y sobre la justicia argentina para lograr la acusación contra Irán.

Esta teoría la sostiene el abogado Oscar Abdura Bini que presentó una denuncia ante el Tribunal administrativo de la Provincia de Buenos Aires dirigida contra el Iberoamérican Jewish Committee y los fiscales Nisman y Martínez Burgos por supuestamente obstaculizar el accionar de la Justicia.

Por su parte el actual encargado de negocios de la embajada iraní en Buenos Aires, Mohsen Baharvand, afirmó que Irán estaba "dispuesto al diálogo" con Argentina para demostrarle su inocencia en el atentado contra la AMIA en 1994. Con este fin Baharvand dijo que cada país debía designar a un interlocutor a fin de aclarar el asunto. El encargado de negocios iraní en Argentina por otra parte descartó una posible ruptura de relaciones diplomáticas a pesar de la tensión creciente entre los dos países. Una orden de detención internacional fue entregada por la justicia argentina por crímenes contra la humanidad del ex Presidente iraní Akbar Rafsandjani y de otros dirigentes acusados de haber financiado a través del partido shiíta libanés Hezbollah el atentado contra la AMIA. Las autoridades iraníes, que refutan toda responsabilidad y rechazan esta orden de captura que califican de infundada, habían reaccionado anunciando la acusación por injurias sobre los fiscales argentinos.

EL ENEMIGO NUCLEAR IRANI Y EL ATAQUE INMINENTE

Hace mas un año que Irán reactivó la producción de uranio enriquecido. En agosto de 2005, el mundo diplomático preveía una grave crisis internacional, habida cuenta de la decisión iraní. Irán reactivó la producción de uranio enriquecido rechazando las propuestas de los negociadores europeos (Gran Bretaña, Alemania y Francia). Aunque este enriquecimiento sea totalmente compatible con el Tratado de no Proliferación de Armas Nucleares, corre el riesgo de causar una grave crisis internacional.

A pesar de lo anterior, el presidente iraní dijo que el enriquecimiento de uranio no es incompatible con el Tratado de no Proliferación de Armas Nucleares. Recordemos que Francia, Gran Bretaña, Alemania, Rusia, China y los EE.UU. formularon una oferta encaminada a convencer a Teherán de renunciar en sus actividades de enriquecimiento nuclear, en forma de un paquete de propuestas, cuya cooperación en el ámbito nuclear civil, establecía una asociación comercial así como una cooperación política que equivalía a hacer de Irán un socio de la Unión Europea.

En este largo plazo de tiempo, habrá muchos imprevistos, en espera del petróleo mucho más de 100 dólares el barril. Irán estará en condiciones de fabricar una bomba nuclear de aquí a un año o dos a más tardar. Es lo que ha declarado el general Méïr Dagan, jefe del Mossad. Según Dagan, Irán dispondrá pronto de materia fisible con la cual se puede fabricar una bomba nuclear. A partir de esta fase, la fabricación de la bomba no es más que un simple proceso técnico. Y siempre según el general israelí, en los próximos meses, si nada lo impide, Irán alcanzará su independencia en cuanto a tecnología nuclear. El general Dagan hizo estas afirmaciones en su intervención anual en la comisión de Asuntos Exteriores y de la Defensa del Knesset, el Parlamento israelí.

Los responsables políticos y militares recientemente multiplicaron sus advertencias contra Irán, que acusan de pretender dotarse con el arma nuclear bajo la protección de programa nuclear civil. Los temores del Estado hebreo frente a Irán se atizaron después de las observaciones en octubre del Presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad apelante a borrar a Israelí del mapa mundial.

Fuentes de los servicios secretos y del ejército de los Estados Unidos y del extranjero revelan distintos elementos que indican que estamos en la fase final de un ataque a las instalaciones nucleares y militares iraníes, para lo cual EE.UU. podría recurrir a armas nucleares tácticas. Entre los objetivos probables de estos bombardeos de saturación se encuentra la central nuclear de Bushehr (dónde trabajan rusos y otros técnicos extranjeros), una mina de uranio en el Saghand cerca de la ciudad de Yazd, el sitio de enriquecimiento del uranio de Natanz, una central de agua pesada e instalación de isótopos radioactivos en Arak, la Unidad de combustible nuclear de Ardekan, el Centro de conversión de uranio y tecnología nuclear de Ispahan, el Centro de búsqueda nuclear de Teherán, el Centro de producción de isótopos de molibdeno, yodo y xenón de Teherán, los Laboratorios multifuncionales Jabr Ibn Hayan de Teherán y el depósitos de residuos radioactivos de Karaj y Anarak.

Podría ser también contemplados en una primer fase los lugares de lanzamiento de misiles Shahab-I, II y III, las bases aéreas, incluida la extensa base aérea de Mehrabad que hace también de aeropuerto internacional cerca de Teherán, las bases navales sobre el Golfo Pérsico y el Mar Caspio, tanto las bases de orden, control, comunicaciones como las de información.

A continuación podrían ser atacados los aeropuertos civiles, las estaciones de radio y televisión, los centros de telecomunicaciones, los edificios gubernamentales, las centrales eléctricas tradicionales, las autopistas y los puentes así como las líneas ferroviarias. Los lugares petrolíferos y las instalaciones portuarias comerciales serían conservadas probablemente por los bombardeos norteIberoaméricanos, con el fin de conservarlos intactos para los intereses petrolíferos y comerciales de los Estados Unidos, luego de una virtual invasión por tierra. Se asistió a una intensificación de la preparación militar en varias bases norteIberoaméricanas que participarán en el ataque en planificado, el cual será principalmente aéreo.

En este sentido, el fuerte Rucker en Alabama recibió la orden del Pentágono de estar preparado para utilizar alrededor 50.000 a 60.000 reclutas, la mayoría civiles bajo contrato, que se desplegarán en ofensivas en Irán. Rucker se encuentra en el centro nacional de impulsión aérea del ejército de los EE.UU., la cual incluye a la escuela de control de helicópteros. Además, se asistió a una intensificación en el grado de preparación en Hurlburt Field (Florida), que alberga el centro de control de operaciones especiales del Ejército del Aire de los Estados Unidos.

También se pudo constatar un significativo crecimiento de actividad en el Centro de combate aire-suelo de la Marina estadounidense, situado en California; principalmente ejercicios de combate no simulado en un medio ambiente desértico y montañoso comparable a las regiones iraníes susceptibles de atacarse. Los servicios europeos de inteligencia dejan entrever que los Estados Unidos informaron a sus aliados de la OTAN que debían esperarse bombardeos destinaban a los lugares nucleares y militares iraníes.

Turquía no autorizaría a los Estados Unidos a utilizar sus bases en caso de ataque militar a Irán, lo que tuvo por consecuencia una serie de visitas por representantes de la administración Bush, que piden a Turquía que participe en la logística, la política y la información en caso de un ataque a Irán.

Los responsables políticos y militares pidieron también a Bahrain, Arabia Saudita, Pakistán, Jordania, al emirato de Omán y Azerbaiján aportar su apoyo a los Estados Unidos en caso de un ataque sobre Irán.

Washington está intentando convencer a distintos países que existe un vínculo entre Irán y Al Qaeda. En este sentido, fuentes que pertenecen a la inteligencia polaca dicen que Radek Sikorski, el Ministro polaco de Defensa, garantizó a su homólogo norteIberoaméricano el apoyo de su país en caso de bombardeo sobre Irán. Sikorski es un antiguo miembro del Instituto Iberoaméricano dónde militan neoconservadores como Richard Perle, Michael Ledeen, y Lynne Cheney, la pretendida "Segunda Dama" de los Estados Unidos. Sikorski y el Ministro de Asuntos Exteriores polaco Stefan Meller garantizó el apoyo de Polonia en la OTAN, durante la división entre los países que causarían los bombardeos norteIberoaméricanos.

Por su parte, Gran Bretaña, Australia, Italia y los Países Bajos, serían opuestos a los planes de ataque. Los servicios de información mas calificados esperan con inquietud las consecuencias que tendría un ataque a Irán por parte de los Estados Unidos. Existiría una probabilidad muy elevada de represalias shiítas en Irak, en la provincia oriental de Arabia Saudita, en Kuwait, Bahrain, Emiratos Árabes Unidos, el Líbano, Afganistán y contra objetivos norteIberoaméricanos militares, diplomáticos, y económicos en la región.

Las contaminaciones radiactivas que resultarían de un ataque nuclear convencional o táctico causarían importantes problemas con Pakistán, la India, China, Rusia, Japón así como con otros países de Asia/Oceanía y el Pacífico que se encuentran sobre la trayectoria de los vientos; entre estos problemas se podría asistir a la caída del Gobierno de Pervez Mousharraf en Pakistán, y a su sustitución por un régimen islamista radical dotado con el arma nuclear, lo que causaría una respuesta militar de la India, una de las potencias nucleares.

El CONTRATAQUE DE IRAN A manera de contraataque, Irán enviaría inmediatamente sus misiles Shahab I e II sobre la Zona norteIberoaméricana en Bagdad, sobre las bases aéreas de Qatar, sobre la base de la Marina estadounidense en Bahrain, sobre la base de Camp Doha en Kuwait, la base aérea AL Seeb en Omán, el aeropuerto internacional de Bagdad y la base norteIberoaméricana de Kandahar en Afganistán. Irán enviaría también sus misiles de largo alcance Shahab III sobre las ciudades israelíes de Tel Aviv, Haifa, Beersheba, Eilat y sobre el complejo nuclear israelí de Dimona.

Irán lanzaría misiles sobre los buques estadounidense que navegan en el Golfo Pérsico y en los centros petrolíferos de Arabia Saudita y Kuwait. A su vez, los bombardeos podrían también implicar el final virtual de la OTAN como organización de defensa viable, terminando la separación entre Washington y Europa. Además, podría ser que China elija mantener financiera y militarmente a Irán, que es su segunda fuente en cuanto a importación de petróleo después de Arabia Saudita.

China tiene la intención de hacer transitar por Irán el gas natural que compra en Turkmenistán (China importa un 60% de su petróleo, 17% de los cuales vienen de Irán). Es así como, bajo los auspicios de la Organización de cooperación de Shanghai (SCO), Rusia recientemente participó en un ejercicio militar en el cual estuvieron China y la India, en caso de continuar las estrategias expansionistas de Estados Unidos en Asia/Oceanía incluido un ataque a Irán, que podría convertirse en miembro del SCO. Ya en agosto de 2005, Rusia y China por primera vez organizaron maniobras comunes, con la participación de los ejércitos de Tierra, Aire y la Marina. A principios de diciembre de 2005, Irán realizó importantes maniobras sobre el Golfo Pérsico.

LAS AMENAZAS DE ATENTADOS Y LA SEGURIDAD ISRAELI

El Mossad recibió en los últimos tiempos aproximadamente 40 alertas de ataques terroristas contra objetivos judíos e israelíes a través del mundo, según el diario Haaretz Daily, citando al jefe del Mossad, Meir Dagan. Dagan hizo esta declaración en una reunión de la Comisión de Asuntos Exteriores y de Seguridad del Parlamento israelí. Negándose a revelar los nombres de los posibles objetivos de los terroristas, Dagan indicó que las organizaciones autorizadas tal como el Ministerio de Asuntos Exteriores y el consejero del Primer Ministro para Asuntos Terroristas emitirían advertencias a la luz de esta información, cuando fuere necesario. Habló también a los legisladores de los dos atentados suicidas en Estambul, afirmando que contrariamente a la información proporcionada por los medios de comunicación, Israel no había recibido ninguna advertencia específica antes de los ataques. Dagan informó también que si un grupo terrorista obtenía armas químicas o biológicas, no dudaría en utilizarlos contra Israel.

Cabe destacar que esta amenaza se plantea también en otras regiones, como el caso de la información que emana de los servicios secretos de sudeste asiático que explica la súbita decisión que recientemente tomó Birmania (Myanmar) de desplazar su capital de Rangoon (Yangon) a Pyinmana, situada 200 millas más al norte. Resultaría de advertencias lanzadas por los servicios de información chinos, que habrían puesto en guardia a sus aliados birmanos contra los efectos de las repercusiones que haría por un posible ataque nuclear convencional o táctico a las instalaciones nucleares iraníes por los Estados Unidos.

Por su parte la estructura del Mossad se basa en 70 funcionarios especializados (los ` Katsas) en operaciones secretas, que ejecutan sus acciones de contraterrorismo al mismo tiempo a través del mundo entero. La explicación principal de este reducido personal es que a diferencia de los otros países, Israel puede recurrir a una red confiable y muy desarrollada, en todo el mundo, que es la comunidad judía de la diáspora. Eso se realiza por medio de los Sanayim, que son asistentes del Mossad en su carácter de voluntarios judíos de la diáspora.

En el caso de los atentados suicidas, no se tratan ya de un fenómeno marginal, caracterizando un pequeño sector de extremistas de la sociedad. Es un fenómeno que se desarrolla a una rápida velocidad y toma la forma de un combate clandestino. Las acciones terroristas, probablemente tácticas y a corto plazo, se convierten rápidamente en amenazas estratégicas sobre la escena internacional. El 11 de septiembre de 2001 fue la declaración oficial de la tercera Guerra Mundial.

Es una guerra en la cual las partes no son Estados y sin líneas claras de combate. Es una guerra llevada contra las sociedades libres, con armas y estrategias desconocidas hasta ahora. Es una guerra que ignora las normas de la guerra y las normas jurídicas internacionales.

© Del Articulo: Ramiro Anzit Guerrero

 

Colaboración:

Autor: Enrique Martínez Codó, puede buscar otros trabajos del autor en: "Military Review", "Defensa" (Esp.), "Revista Militar del Perú", ídem "de Venezuela", "Marine Corps Gazette".

 

Foco Sobre la Inteligencia Israelí

Los últimos sucesos ocurridos en los territorios limítrofes entre el Líbano e Israel han mostrado la crudeza y la realidad de lo que está sucediendo allí, donde la credibilidad sobre del Defensa de este país ha levantado una serie de protestas y reclamos (se ha llegado a pedir la renuncia del presidente y su gabinete) llegándose a poner en duda la eficacia y profesionalidad de su Comunidad de Inteligencia. Hoy enfocamos nuestra observación, precisamente sobre estos temas.

N adie duda que el estado de Israel posee en nuestros días, uno de los más eficaces y eficientes Servicios de Inteligencia. Esta país, de sólo 6 millones de habitantes, dispone una población que es superada por sólo la población de las ciudades capitales de los países musulmanes que lo rodean: El Cairo (Egipto) tiene una población de 12,3 millones; Riyad (Arabia Saudita) cuenta con 2 millones; Damasco (Siria), con 1,4 millones; Amán (Jordania) con 1,2 millones; sin contar con los 5,5 millones de personas que viven en la más lejana Bagdad (Irak), actualmente con problemas propios como para pensar en atacar a Israel (no nos olvidemos que en su tiempo los misiles iraquíes tipo “Scud” alcanzaron blancos en Israel y Arabia Saudita.

A tal punto es seria esta amenaza que hace ya añares el viejo líder y “Padre” del país David Ben Gurión, vaticinaba aquello que ha quedado grabado a fuego en todo el pueblo judío: “Israel precisa una sola guerra para desaparecer.”

La historia contemporánea de este país es corta y bien conocida. Todos conocemos lo que fueron las luchas por la independencia, la Guerra de los Seis Días, la Guerra del Iom kipur… pero bici se sabe sobre el aporte que efectuó la Comunidad de Inteligencia israelí en todas esas luchas- Y al decir la Comunidad de Inteligencia, nos estamos refiriendo hoy al MOSSAD (Inteligencia de Estado), al AMAN (Inteligencia Militar) y al SHIN BET (Inteligencia de Seguridad Interior).

Siempre se recuerdan los éxitos, pero pocas veces se rememoran los fracasos; en su mayoría debidos a la preexistencia de un concepto o doctrina edificada no sobre la que nace de los informes de la Comunidad, sino sobre las bases que hablan de un “quedantismo” (“dormirse sobre los laureles”), así como de una excesiva confianza en el poder militar propio y en el apoyo casi incondicional, que le demostró Estados Unidos y toda la diáspora mundial hebrea, en especial, cuando se remitieron a Tel Aviv varias baterías de misiles antimisiles “Patriot” –que fallaron varias veces— así como al alto prestigio que había logrado instalar la Comunidad en la opinión pública mundial.

> EL PRIMER FALLO

Como se recordará, el 5 de setiembre de 1972, siete miembros del grupo terrorista islámico “Setiembre Negro” llevaron a cabo un acto de su especialidad extorsiva (exigían la liberación de 250 compañeros detenidos en las cárceles israelíes) o le daban muerte a un grupo de atletas israelíes que habían concurrido a la ciudad de Munich (Alemania) a competir en los Juegos Olímpicos Mundiales de ese año. El hecho finalizó trágicamente con la masacre de los atletas, lo que despertó un ansia de ira y de venganza en todo Israel. Todo eso se reflejó en la creación de Comité X, del cual surgió la orden para que el MOSSAD persiguiera y exterminara a los integrantes de grupo de “Setiembre Negro”, responsable de la matanza. La operación respectiva llevó el nombre código de “Operación Mitzvah Elohim” (“La ira de Dios” en castellano).

Uno de los perseguidos era el líder palestino Alí Hassan Salameh, denominado el “Príncipe Rojo”, que había dirigido la operación terrorista, el cual fue perseguido por toda Europa durante varios meses, hasta que los agentes especiales encubiertos (“sayeret”) creyeron haberlo ubicado en la población noruega de Lillehammer, donde funciona una villa de juegos olímpicos de invierno. Allí, el 21 de julio de 1973 el supuesto agente árabe fue seguido y asesinado. Pero el muerto no era en realidad Salameh, sino un camarero de hotel marroquí llamado Ahmad Brichikit, casado con una joven noruego –-en presente en el hecho-- que estaba embarazada. La operación había fracasado y fue un desastre por la deficiente organización y ejecución de la misma; la mayoría de los “sayeret” fueron detenidos por la policía noruega, lo que provocó un gran escándalo internacional y un gran desprestigio para el MOSSAD. Además, evidenció que el grupo de apoyo había obrado con incompetencia y hasta llegaron a confesar que eran agentes judíos pertenecientes al MOSSAD.

De esa forma toda la admiración que el organismo de inteligencia hebreo había logrado crear, se derrumbó estrepitosamente y atrajo las críticas del todo el mundo.

> LA GUERRA DEL IOM KIPUR

Ese mismo año (1973), en la tarde del Iom Kipur (la tradicional fiesta judía del “Día del Perdón”) correspondiente al año 5734 del calendario israelí, las fuerzas aliadas de Siria (desde el Norte) y de Egipto (desde el Sur) lanzaron una vigorosa ofensiva que sorprendió a las fuerzas israelíes “con los pantalones bajos”, como generalmente se dice. Por unos días parecía que finalmente Israel iba a perder la tan temida “guerra final”.

Dos ejércitos egipcios, el II y el III y todo el ejército sirio iniciaron una operación conjunta de estrangulamiento (“Operación Badr” = “Luna llena” en castellano), que obligó a las fuerzas israelíes a obrar por líneas interiores, dirigir y redirigir a sus fuerzas blindadas de un frente al otro, hasta que gracias a un joven oficial al mando de una patrulla de exploración y observación en la zona de Grafit, partió el 9 de octubre de 1973 –es decir, tres días después de la sorpresa táctica-- en cumplimiento de un requerimiento de HUMINT, a buscar indicios o vestigios de la presencia árabe entre los dos Ejércitos egipcios que avanzaban desde el canal de Suez hacia el Norte, sobre las líneas de resistencia judía que combatían en forma retardante.

Ese joven oficial –-cuyo nombre no he podido identificar—no encontró rastros ni vestigios de las fuerzas egipcias, llegando hasta el Gran Lago Amargo. Al no hallar oposición alguna continuó avanzando, y giró hacia el Norte, con igual resultado. Cuando anocheció rodeó Kishuf y regresó al lago Amargo, desde donde informó a sus superiores lo que había verificado: “He encontrado una brecha entre el II. y el III. Ejército egipcio”

La información fue inmediatamente ponderada por la Inteligencia israelí y concluyó en una rápida exposición del Jefe de Estado Mayor, quien decidió aprovechar esa revelación para infiltrar sus fuerzas mecanizadas, llegar hasta la costa oriental del Canal de Suez, converger hacia el Sur, rodear por la retaguardia al III. Ejército egipcio y doblegarlo hasta lograr la rendición de gran parte de sus efectivos.

Luego, las fuerzas judías cruzaron el Canal (7 y 8 de octubre) y avanzaron rápidamente en territorio egipcio y, al 22 de octubre de 1973, cuando la OUN ordenara el cese de fuego (por Resolución 338 del Consejo de Seguridad) las vanguardias israelíes se encontraban a sólo 40 kilómetros de Damasco y a unos 100 de El Cairo.

Pero lo interesante de esta guerra fue que la “sorpresa” fue que la misma se debió funda- mentalmente al errado concepto (“ha Konsepzia”) que imperaba en los altos mandos militares y del mismo estado de Israel, que formó rápidamente un clima de euforia de victoria y de extrema confianza en que, después de la fulminante victoria obtenida en 1967 (la Guerra de los Seis Días), ni Egipto ni Siria volverían a intentar una nueva invasión.

Eses error de apreciación –-y de concepto-- hacía desestimar los alertas MOSSAD y del AMAN… y así les fue en un principio; y si no hubiera sido por la habilidad de sus jefes militares al saber operar adecuadamente por líneas interiores y al “descubrimiento” de la brecha entre el II. Y el III. Ejército egipcio, la suerte de esa guerra –y del mismo Israel—hubiera sido muy diferente al que finalmente tuvo.

> LA GUERRA CONTRA HEZBOLLAH

En términos generales, primero fue la OLP (Organización de la Liberación Palestina); luego surgió el HAMAS (acrónimo de Hanakat al-Muqáwama al-Islamiya = Movimiento de Resistencia Islámica) en la Franja de Gaza, y ahora es el Hezbollah (“Patido de Dios”) del Líbano. Todos son movimientos de “liberación” musulmanes que luchan o han luchado contra Israel, pero ninguno representa oficial y concretamente a estado alguno, aunque sí son apoyados y abastecidos por países formales, islámicos (aunque sean de formación chiíta o sunnita, dos ramas en que se dividen los países global y malamente llamados árabes –es bueno recordar que los egipcios no son árabes y que los iraníes son de origen persa—si bien todos coinciden en que Israel debe desaparecer de Medio Oriente”.

En nuestros días es la guerra contra el Partido Hezbolláh, que forma parte del espectro político del Líbano, ni representa enteramente a toda la población libanesa. Israel no está en guerra contra El Líbano, pero desde El Líbano se lanzan misiles contra Israel… ergo, este país lucha y bombardea a las zonas de donde parten los misiles y el pueblo libanés paga la cuenta de ese enfrentamiento no deseado por los libaneses que, entre paréntesis, no todos sus habitantes son musulmanes, ni comulgan con las ideas y procedimientos de Hezbolláh.

En las actuales refriegas y mutuos bombardeos ha quedado en claro que el gobierno libanés es impotente para imponer orden en su territorio; que no tiene fuerza y –porque no decirlo—la voluntad suficiente como para impedir que una fuerza armada que no es nacional, sino política y parcial, desarrolle actos violentos y poderosamente armados. Pero ahora se ha “descubierto” que esa lucha es asimétrica y que viene a robustecer el antiguo concepto de la “guerra de liberación” y, más todavía, que existen potencias cercanas o lejanas que gracias al desarrollo armamentístico, intervienen apoyando de palabra y de hecho en dicha guerra que, paulatinamente está dejando de ser asimétrica para convertirse lisa y llanamente en una guerra convencional.

Atrás ha quedado las refriegas sólo con fusiles AK-47 y lanzagranadas RPG, así como los atentados con explosivos y granadas de mano, que caracterizaban el accionar de los terroristas. Ahora se está luchan con misiles de medio alcance; esto es de unos 1000 a 2000 Kilómetros, portadores de cargas explosivas convencionales. Pero estamos viendo como países musulmanes están intentando reemplazar esas cargas por explosivos nucleares, lo que pone a todo el mundo ante un caso de peligro inminente.

De esta manera, el viejo “concepto” de la superioridad tecnológica –que en el campo de batalla tradicional tiene Israel—se va haciendo cada vez menos segura y evidente. Se puede interceptar a un proyectil balístico o “inteligente” intercontinental mediante una complicada y costosísima red de radares de alerta temprana, pero aún no se ha logrado diseñar un equipo seguro contra proyectiles de corto y medio alcance, máxime si éstos están montados en plataformas móviles que entran en batería en contados minutos, efectúan salvas de cuatro u ocho misiles y se movilizan rápidamente hacia otras posiciones, dificultando así el fuego de contra batería.

> OTRA VEZ EL DEBITO DEBE PAGARLO LA INTELIGENCIA

¿Qué ha pasado? ¿Nuevamente una sorpresa táctica o estratégica? Se creyó realmente que ocupando una franja fronteriza de 20, 30 o más kilómetros se estaba fuera del alcance de los misiles islámicos? ¿Conocían el MOSSAD y el AMAN la existencia de esos misiles en poder del Hezbolláh? ¿Y si lo conocían, qué hicieron? ¿Cómo actuaron?

Las preguntas se multiplican y todo parece complicarse cuando vemos cómo avanza el perfeccionamiento misilístico y, paralelamente, el perfeccionamiento del desarrollo nuclear de ciertas potencias que disimulan muy mal sus reales intenciones, cuando proclaman abiertamente que “Israel no tiene lugar en Medio Oriente” y se lo “invita” a que “se trasladen a otra parte del mundo”. O cuando un dirigente islámico extremista“aconseja” a Estados Unidos y a Occidente en general “ a convertirse al islamismo”.

Aquí lo que ha fallado no es sólo la Inteligencia de Israel, sino la de muchos otros países, que no supieron estar a la altura de las circunstancias y que parecen no entender o comprender la amenaza que se cierne sobre el mundo entero.

Cuando se leen ciertos informes que hablan de que Hezbolláh cuenta en sus arsenales con más de 21.000 misiles; cuando se sabe que Hezbolláh recibe todo ese material y equipamiento del exterior, porque todos sabemos que no cuenta con tecnología y dinero y científicos propios para construirlos y menos para perfeccionarlos; cuando uno va comprobando que la amenaza militar está a punto de transformarse en nuclear, ¿dónde y qué papel han jugado los Servicios de Inteligencia y, lo que es más grave, si esos servicios han cumplido profesionalmente su misión de detectar y alertar sobre las posibles amenazas, ¿qué decisiones han tomado los gobiernos respectivos?

El 12 de enero del año 2005, el general Aarón Zeevi, jefe actual del AMAN, expresaba que Irán había perfeccionado el misil Shihab-3 “que posee la capacidad de alcanzar el corazón de Israel” y si acabamos de leer que el Hezbolláh puede contar con dichos misiles en su panoplia bélica, ¿qué conclusiones pueden sacarse?

Reconociendo la gravedad de la situación el gobierno israelí ante la ola de preguntas y reproches que se ha levantado en el país, decidió formar una comisión investigadora “seria y profesional para examinar lo sucedido”, y no es casual que dicha comisión estuviera integrada por varios generales de reserva y presidida por el general Nahum Admoni, que en su tiempo en actividad fuera el jefe del MOSSAD, el cual, por supuesto, tiene una vasta experiencia en temas de Inteligencia israelí.

No sabemos cuándo ni cómo será su informe, pero seguramente será crítico y --como no puede ser de otra manera-- reflejará la realidad del problema que se ha planteado y ha puesto en tela de juicio el funcionamiento de la Comunidad de Inteligencia de su país.

Como reflexión final, al autor le parece oportuno recordar aquel viejo refrán popular que dice: “El hombre propone y Dios dispone”, lo que traducido al lenguaje de Inteligencia podría interpretarse como “El G2 informa y el Decidor decide”; con perdón por la redundancia.

> BIBLIOGRAFIA CONSULTADA

- “Todo espía un elegido”: Dan Ravin y Yossi Melman – Planeta, 1991. - “MOSSAD, la historia secreta”: Gordon Thomas – Edit. Javier Vergara, 2000. - “El Medio Oriente”: Charles Messenger – Edit. Norma SA, 1989. - “El Servicio Secreto de Israel”: Eliezaer Strauch – La Semana Publishing Co., 1977. - “Le Hezbollah:sa stratégie, ses ressorces:: reportaje a Salid Charara, en “Le Monde”, 08. 06. - “Israel à l’ heure des révisions stratégiques”: Charles Enderlin, em “Le Monde”, - “Irán en el punto”: Ignacio Ramonet- en “Le Monde Diplomatique” (en español) febrero 2005. - “Balance de Situación de la crisis en el Líbano”: analysiseinteligencia.com – 27.07.06. - “El inventario de misiles de Hezbollah”: en analysiseinteligencia.com - 27.07.06. - “Reservistas indignados con el plan de ataque”: Patrick Amidjar, en “La Nación”, 19.08.06. - “Investigarán en Israel los errores de la guerra” – cables de AP, DPA y EFE, “La Nación”29.08.06. - “Al-Qaeda pide a EE.UU convertirse al Islam” – Cable de AFP en “La Nación” -03.09.06.

 

 

© Del Articulo: Enrique Martínez Codó

 

Enlaces:

 

Inteligencia...

Europa

Iberoamérica

Africa

Asia/Oceanía

Oceanía

 

www.intelpage.info

 

Agregar a Favoritos     Pagina de Inicio

Me puedes escribir a:

La Pagina Personal de ASR Sobre Inteligencia

© ASR 2001 - 2010, Derechos Reservados

Diseñada para 800 x 600

>> Información Legal y Advertencias