Página 1 de 109

Negociaciones políticas con ETA

Publicado: Mié May 09, 2007 7:39 pm
por Esteban
Parece ser que ha habido un nuevo encuentro, acudiendo por parte del PSE otra vez el clásico Eguiguren.

...Este mismo martes, día 8, una delegación del PSE y un enviado de la banda terrorista se han reunido para discutir la incorporación de Acción Nacionalista Vasca a las próximas elecciones municipales y forales del 27-M.

Por parte socialista, han acudido a la cita una "troika" formada por tres de sus máximos dirigentes, con Jesús Eguiguren a la cabeza. Por parte de la banda terrorista el "jefe del comando de negociación" enviado por Garikoitz Aspiazu, "Txeroki", se personó un etarra que las Fuerzas de Seguridad identifican con el apodo de "Manolón". Así lo reveló anoche en rigurosa exclusiva Carlos Dávila en el programa La Espuela de Radio Intereconomía que el periodista codirige con Isabel Durán y Jaime González.

Hasta ahora, Acción Nacionalista Vasca estaba en una situación "durmiente", pero va a servir a ETA para garantizarse la presencia en las urnas. La cita, si ha tenido lugar en los términos revelados, demuestra, en opinión de fuentes políticas vascas consultadas por Elsemanaldigital.com, que "ambas partes han decidido blindar los contactos frente a las interferencias que puedan provocar los atentados de la banda, las declaraciones políticas o futuras resoluciones judiciales".

No es de extrañar que un receloso PNV considere posible una pinza formada por el PSOE y la izquierda abertzale para menoscabar su hegemonía en el País Vasco, objetivo al que podría servir la pasividad del Gobierno ante ANV. Llegada la hora, el PNV de Josu Jon Imaz puede ver en ETA un estorbo y ponerse a la cabeza de la manifestación cuando ya no queden más nueces que recoger.

Noticia completa en http://www.elsemanaldigital.com/arts/67226.asp?tt=

Publicado: Mié May 09, 2007 9:44 pm
por kilo009
Además es gracioso, se reunen con ETA para hablar de la incorporación de ANV a las elecciones del 27M... Se nota que no son profesionales negociando, y espero que todo este asunto no esté monitorizado por algún SI, como lo de Huarte con Benesmail.

Publicado: Mié May 09, 2007 10:16 pm
por pagano
Eguiguren se ha movido mucho relacionándose desde hace muchos años con el entorno etarra/batasuno, no de forma tan descarada como G. Aguirre en el PNV, pero al estilo.

Publicado: Vie May 11, 2007 10:42 pm
por elder
Eguiguren es amigo personal de Otegui desde la infancia.
Estudiaron juntos.

Negociaciones bilaterales Estado-ETA

Publicado: Dom May 13, 2007 12:27 pm
por Esteban
Exclusiva de ABC, oficialmente desmentida ya por el gobierno.

El Gobierno trató con ETA en abril de las candidaturas de ANV para las elecciones

J. PAGOLA / D. MARTÍNEZ. MADRID.

Representantes del Gobierno y ETA mantuvieron a principios del pasado mes de abril en una importante ciudad europea un contacto en el que, entre otras cuestiones, se abordó la participación de la denominada «izquierda abertzale» en las elecciones municipales y forales del próximo 27 de mayo.

Los emisarios del Ejecutivo consideraron que la opción de ANV podía ser válida, dada la intransigencia de Batasuna y su rechazo a aceptar la Ley de Partidos, pero advirtieron a la banda de que la aprobación o anulación de las candidaturas dependía del Tribunal Supremo, por lo que debería evitarse la inclusión de antiguos elementos proetarras.

En Moncloa había honda preocupación ante la posibilidad de que ETA intentara reventar las elecciones con atentados de envergadura si consideraba que la presencia de la denominada «izquierda abertzale» en las urnas no dejaba satisfechas sus aspiraciones. Las informaciones obtenidas a raíz de la desarticulación del «comando Donosti», a la espera sólo de recibir la orden para cometer atentados -tenía una lista de casi 450 posibles objetivos-, y las pruebas que apuntan a que la banda ha formado nuevos grupos, alimentaban la inquietud.

De ahí que el Ejecutivo se sintiera obligado a sondear de manera directa las pretensiones de la banda, con la que se había roto toda comunicación desde la salvajada contra la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas y, si fuera posible, persuadirle de que no volviera a cometer más atentados.

Ausencia de «Josu Ternera»

Así pues, el encuentro se celebró a requerimiento del Gobierno, que estuvo representado por dos diplomáticos, mientras que por parte de la banda terrorista asistieron dos etarras del equipo negociador que formó José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, «Josu Ternera». Al parecer, uno de ellos era su propio hijo, Egoitz Urrutikoetxea, y su compañero podría ser Jon Salaberría, aunque este último extremo no ha podido ser confirmado.

Los mismos medios describen una reunión tensa, en la que los representantes de la banda criminal arremetieron contra el «inmovilismo» de Rodríguez Zapatero, al que acusaron de no cumplir los «compromisos» adquiridos y de no dar ningún paso para desbloquear el «proceso». Además, criticaron el «acoso» a Batasuna y su, entonces, previsible ausencia de las elecciones.

Los emisarios gubernamentales, tras recordar que fue el atentado de Barajas lo que dinamitó el «proceso», respondieron que la coalición, con un mínimo de voluntad, podría haber aceptado la Ley de Partidos y, con ello, participar en las elecciones. Llegado a esto, consideraron que la presentación de Acción Nacionalista Vasca en los comicios para encauzar los votos de la «izquierda abertzale» -el Gobierno ya estaba informado desde hacía tiempo que Batasuna manejaba esta fórmula- era una buena alternativa. Eso sí, advirtieron a los etarras que la decisión de anular o no las candidaturas no depende del Gobierno, sino de los jueces, por lo que advirtieron de que, en caso de que finalmente concurriera ANV, sus listas deberían estar limpias de batasunos significativos. El encuentro concluyó sin ningún tipo de acuerdo, ni de aproximación. Ni tan siquiera, según las fuentes consultadas, sirvió para que los representantes gubernamentales sacaran una conclusión sobre los planes más inmediatos de ETA.
Inquietud y sorpresa

Así las cosas, no se disiparon las incógnitas, más bien al contrario. Los augurios se tornaron más pesimistas días después, cuando «Gara» publicó un comunicado-entrevista en el que la banda amenazaba con atentados si la «izquierda abertzale» no podía presentarse a las elecciones.

En este contexto, a los asesores de La Moncloa ha sorprendido la cantidad de elementos batasunos que han contaminado las candidaturas de ANV, sobre todo si se tienen en cuenta las advertencias realizadas por los emisarios gubernamentales en el encuentro mantenido a principios de abril. Esa presencia provocó que se anularan las listas que Acción Nacionalista Vasca quería presentar para las juntas generales de Vizcaya, Guipúzcoa y Álava, y para el Parlamento de Navarra. ETA-Batasuna otorga enorme importancia a estas instituciones, sobre todo a la Cámara foral, ya que el Viejo Reino es pieza fundamental en su «gran euskal herria».

La última propuesta de la coalición, presentada en Pamplona, reivindica la unificación del País Vasco y Navarra en una «autonomía política» dentro del «Estado español, como primera estación hacia la independencia.
¿Por qué ANV accedió entonces a incluir en su candidatura a Aranzazu Santesteban, integrante de la «comisión negociadora» de Batasuna, si estaba «cantado» que iba a ser motivo suficiente para anularla? Las fuentes de la lucha antiterrorista no tienen, de momento, una respuesta clara.

Eso sí, no descartan que de lo dicho por los emisarios del Gobierno en la cita de abril, en el sentido de que no era mala idea la participación de ANV, Batasuna sacara la conclusión de que iba a tener «bula» para hacer las candidaturas a su antojo. Ese exceso de confianza le pudo llevar al «comité electoral» de la coalición a intentar colar a la «negociadora» Santesteban en la lista al Parlamento foral. Los asesores del Gobierno temen ahora que la banda se haya tomado la anulación de estas candidaturas como una «traición», tras lo oído en la cita de abril, y emprenda represalias.


O sea, negociación de tú a tú, diplomáticos del estado español vs terroristas de la banda ETA, listas de ANV y objetivos estratégicos en Navarra.

Publicado: Jue May 17, 2007 6:06 pm
por ZULU
Editado por la moderación. Gracias.

Publicado: Vie May 18, 2007 6:45 am
por Esteban
Regalito de GARA al gobierno. El making of de la tregua y las negociaciones.

Reuniones entre los partidos vascos
El PSOE asumió que hay un conflicto político en 25 reuniones con Batasuna antes de la tregua

La decisión de mantener la ilegalización ante la próxima cita electoral ha sido recibida por la izquierda abertzale como un tercer «no» a su propuesta de acuerdo político que resolvería definitivamente el conflicto. El primero se lo dieron hace unos meses los interlocutores de PNV y PSOE en las conversaciones a tres bandas celebradas en Loiola; el segundo ha sido expresado, más con los hechos que con las palabras, tras la presentación pública de la propuesta de «autonomía a cuatro» con derecho a decidir; y el veto a la inscripción de ASB como nuevo partido, a las listas de AS y a parte de ANV viene a reafirmar ahora los dos anteriores. Pernando Barrena resaltaba el martes en Iruñea que la izquierda abertzale mantiene su apuesta por la solución pero, de momento, atrás quedan ya seis años de esfuerzos por lograr un punto de consenso. Se trata de conversaciones en las que el PSOE aceptó ya desde 2002 (ambas partes mantuvieron más de 25 reuniones antes del alto el fuego de ETA) que el conflicto a resolver era político y afirmó que su voluntad era llegar a un acuerdo. GARA repasará en los próximos días los elementos sustanciales del proceso negociador para la conformación de una mesa de partidos políticos, desde las primeras reuniones de Durango hace siete años hasta el frustrado cónclave de Loiola.

Ramón SOLA |

El pasado mes de octubre, en los parajes de Loiola, alejados del mundanal ruido, representantes de la izquierda abertzale (Arnaldo Otegi, Rufi Etxeberria u Olatz Dañobeitia), del PSOE (Jesús Eguiguren y Rodolfo Ares) y del PNV (Josu Jon Imaz e Iñigo Urkullu) debatieron durante muchas horas las tres cuestiones centrales del irresuelto conflicto: el reconocimiento de Euskal Herria, el derecho a decidir y la territorialidad. El desenlace es conocido y admitido unánimemente: no hubo acuerdo y con ello se abría un bloqueo incierto que se prolonga en la actualidad y que tiene su última expresión en el veto electoral a la izquierda abertzale. Pero las versiones sobre esta negociación frustrada por el momento difieren y han dado pie a mucha literatura y a un intenso debate político. GARA ha tratado de acercarse a las causas profundas del atasco de una oportunidad que comenzó a gestarse hace muchos años por la vía del diálogo entre el PSOE y la izquierda abertzale.

El embrión de este proceso surgió a finales de 1999, y las reuniones se desarrollaron de forma ininterrumpida desde 2001 para acelerarse a partir de 2004. Hasta tal punto que antes del alto el fuego dado por ETA en marzo de 2006 ambas partes habían cruzado impresiones y propuestas en una misma mesa en nada menos que 25 ocasiones, lo que habla de una periodicidad más o menos bimestral.

«Conflicto político»

A tenor de la información ya conocida y de la recabada ahora por GARA de fuentes conocedoras de este proceso, las conversaciones entre representantes del PSOE y de Batasuna en esta primera fase previa al alto el fuego se pueden dividir en tres momentos. Uno de ellos es meramente preliminar y afecta al inicio de los contactos, pero tiene también su punto de interés ya que fue el entonces líder del PSE, Nicolás Redondo Terreros, muy poco sospechoso ahora de connivencias con el independentismo, quien llamó a la puerta de la izquierda abertzale en 1999. Junto a él acudieron a la cita de Durango José María Benegas y Jesús Eguiguren. Este último, presidente del PSE, y Arnaldo Otegi, portavoz de Batasuna, serían los hilos conductores del largo proceso de interlocución que se abría. Aquella primera reunión, una mera toma de temperatura en la época de Lizarra-Garazi, tuvo básicamente el efecto de abrir ese canal.

En 2001, delegaciones lideradas por Eguiguren y Otegi vuelven a reunirse. Son tiempos de conflicto puro y duro para ambas partes. Con una dificultad añadida: la virtualidad futura de este cruce de opiniones no está clara toda vez que en ese momento el PP sigue gobernando en Madrid con una amplia mayoría y el propio PSOE acaba de promover y firmar con Aznar un pacto anti-abertzale. Sin embargo, el salto cualitativo en las conversaciones no tarda en producirse. Según ha podido comprobar GARA, ya en el año 2002 ambas partes fijan un compromiso de partida que define el conflicto como político y subraya la voluntad mutua de llegar a un acuerdo resolutivo.

Ese «suelo» para la negociación se resume en dos frases consensuadas por los representantes del PSOE y los de la izquierda abertzale. La primera deja claro que «el objetivo de estas conversaciones es intentar acordar las condiciones políticas que permitan establecer un escenario de resolución del conflicto político vasco». Y la segunda especifica que «la voluntad de ambas partes es llegar a dicho acuerdo, siendo conscientes de su dificultad pero con el compromiso claro de no legar a las futuras generaciones esta situación».

La implicación del PSOE en una iniciativa de estas características habría sorprendido mucho si se hubiera conocido entonces. Pero quizás no tanto para quien hubiera ido conociendo escritos de Jesus Eguiguren, resumidos después en el libro «Los últimos españoles sin patria (y sin libertad)» que incluye como epílogo las llamadas «bases para un arreglo». La izquierda abertzale descubrió en esos textos un posible punto de encuentro en claves muy diferentes a las holladas hasta entonces: basado en el consenso en torno a las reglas de juego y no en torno a las propuestas de cada formación, lo que abocaba al fracaso una y otra vez.

Las «bases para un arreglo»

Estas «bases», publicadas en el año 2003, incluyen afirmaciones que con el tiempo pueden leerse incluso como propuestas de la izquierda abertzale. Así, el primer punto aboga por «el reconocimiento de que todas las opciones políticas deben disponer de los mecanismos y posibilidades de llevar a la práctica sus objetivos democráticos. Expresado de otra forma, nuestra sociedad es libre de decidir su futuro siguiendo los procedi- mientos democráticos. La función del ordenamiento jurídico es garantizar los mecanismos para adoptar dichas decisiones y hacer posible su aplicación y su puesta en práctica, siempre y cuando se sigan los procedimientos de diálogo y consenso».

Eguiguren planteaba la necesidad de buscar este acuerdo a través del «diálogo multipartito» en «un foro o lugar de encuentro». La mesa de partidos era una idea naciente que daría mucho que hablar y recogería adhesiones prácticamente unánimes en 2005 y los inicios de 2006. Incluida la del PNV, con quien la izquierda abertzale intensificó también los contactos, esta vez en su sede de Sabin Etxea, en paralelo a los mantenidos en Elgoibar con el PSE.

Detalles a un lado, lo innegable de las bases de Eguiguren es la idea de fondo de la necesidad de una solución política -un «arreglo» según su terminología-. Esta concepción sería trasladada sin margen de duda a las conversaciones con la izquierda abertzale, desde el compromiso mutuo de 2002 hasta 2004. En este año, en marzo, los encuentros periódicos localizados en un baserri de Elgoibar iban a entrar en una tercera fase y cobrar otra dimensión, porque el PSOE retornaba a La Moncloa.

Los «cimientos»

El triunfo del PSOE hizo lógicamente que las conversaciones todavía secretas comenzaran a tener un horizonte práctico, no sólo teórico. La oportunidad de que hubiera una oportunidad empezaba a ser real. Las conversaciones ganaron en profundidad y en definición. Y la izquierda abertzale hizo un movimien- to de mucho calado destinado a abrir puertas de par en par: en noviembre, ocho meses después de la llegada de Zapatero, abarrotaba el Velódromo de Anoeta para explicar a su gente y ofrecer a la otra parte un nuevo procedimiento basado en dos mesas de negociación: la que deben formar evidentemente ETA y el Gobierno español, por un lado, y la compuesta por partidos y agentes para alcanzar el acuerdo político pendiente, por otro.

Las expresiones de buena voluntad fueron paralelas a estos contactos políticos ocultos, y tuvieron su exponente más claro en el cruce de mensajes entre Batasuna y Zapatero en enero de 2005. Con un nuevo clima político evidente a todos los niveles -incluida la reducción de su actividad armada por parte de ETA o la resolución del Congreso impulsada por el PSOE para conseguir un aval para el diálogo con la organización-, a finales de año ambas partes sacaron a la luz la existencia de las conversaciones, sin ocultar para nada que el objetivo era buscar una solución en clave política y no militar o «técnica».

Arnaldo Otegi dio algunos detalles en el libro-entrevista publicado por GARA en diciembre: «Mañana, Euskal Herria». En el acto de presentación, el portavoz independentista destacó el valor de haber logrado blindar esos contactos, confirmó que gracias a ellos se abría la posibilidad de solucionar el conflicto y dejó claro que el objetivo era «ver si somos capaces de firmar un primer acuerdo entre los partidos políticos». Pocos meses después, era Jesús Eguiguren, el protagonista al otro lado de la mesa, quien hacía una confirmación similar. Fue en ``El Diario Vasco'', apenas unos días después del alto el fuego de ETA. Allí explicaba que «los puentes con la izquierda abertzale han facilitado esto» y afirmaba que «los cimientos de este proceso están muy bien construidos».

El presidente del PSE no ocultaba que el proceso a abrir entonces era político. «Lo que está ocurriendo estos días son los primeros pasos de un cambio de época en el País Vasco en el que por fin vamos a entrar en el terreno de la convivencia, de los consensos políticos, y donde la pesadilla que hemos vivido será cosa del pasado». La apelación a la búsqueda de «consensos» iba en coherencia con la idea de la mesa de partidos, aceptada por entonces casi unánimemente. Y también con la declaración de ETA, que situaba el alto el fuego como iniciativa para facilitar un proceso democrático.
Enero de 2006: un guión político para el debate que PSOE y PNV aceptan sin reparos

Las conversaciones entre el PSOE y la izquierda abertzale en esta fase previa al alto el fuego habían versado en torno a una agenda de cinco puntos: análisis de experiencias pasadas, análisis de experiencias internacionales, diagnóstico de la situación vasca, claves para el acuerdo y propuestas de acuerdo. En el caso del PNV, las conversaciones se destinaron a hablar de futuro y no del pasado en el que la izquierda abertzale y los jeltzales ni se ponían ni se ponen de acuerdo.

En enero de 2006, cuando las reuniones ya son conocidas y han alcanzado cierta madurez, la izquierda abertzale trata de dar cuerpo al proceso poniendo sobre la mesa un guión de debate. Es un guión político para una solución política a un conflicto político, como se puede constatar en el texto que ofrece GARA a continuación. Ni PSOE ni PNV le pondrían reparos. Aunque el debate no avance tanto como se desea, las cuestiones a abordar para llegar a un proceso resolutivo parecen estar muy claras. Éste es el contenido íntegro del guión trasladado por Otegi y sus compañeros:

INTRODUCCIÓN

-Constatación de la existencia del conflicto.

-Carácter político del mismo.

-Naturaleza histórica del mismo.

-Definición de Euskal Herria como el ámbito geográfico del conflicto.

-Apuesta por la paz y la resolución del conflicto.

-Compromiso con el diálogo democrático como único instrumento para su superación.

-Apuesta por construir un escenario democrático y de paz acordado desde nuestra responsabilidad política.

PRINCIPIOS DEL DIÁLOGO

-Principio de no exclusión en el diálogo resolutivo.

-Principio para abordar todas las raíces del conflicto y buscar su superación de manera acordada y democrática.

-Principio de respeto a la voluntad libremente expresada por el Pueblo Vasco. Principio de autodeterminación.

-Principio de que dicho ejercicio se hará mediante la fórmula que acuerden los agentes políticos de Euskal Herria.

COMPROMISOS DEL DIÁLOGO

-Compromiso con la utilización de vías pacíficas y democráticas para la superación de nuestras legítimas diferencias durante el proceso de diálogo resolutivo.

-Compromiso con la defensa de todos los derechos para todos los/as ciudadanos/as de Euskal Herria.

-Compromiso de que los hipotéticos acuerdos que se alcancen tendrán en cuenta tanto la pluralidad como la historia de Euskal Herria.

-Compromiso de que los hipotéticos acuerdos deberán contar necesariamente con la adhesión y el respeto de las diferentes tradiciones políticas que integran el pluralismo vasco.

OBJETIVO DEL DIÁLOGO POLÍTICO

-Construir un escenario democrático que garantice de manera efectiva el respeto a todos los derechos de todas las personas en Euskal Herria.

-Construir las condiciones democráticas y las reglas de juego acordadas que permitan, mediante la utilización de métodos exclusivamente democráticos, la materialización de todos los proyectos políticos sin más limitaciones que las del respeto a la voluntad popular.

-Establecer las condiciones en las que el Pueblo Vasco ejercerá el derecho a la libre determinación.

-Acordar las condiciones para dicho ejercicio democrático.

SOBRE LA MESA DE DIÁLOGO RESOLUTIVO

-Acordamos la creación de una mesa de diálogo multilateral.

-La mesa tendrá como núcleo central a los partidos políticos con funcionamiento estable en todos o alguno de los territorios de Euskal Herria.

-Se debe de tener en cuenta la «representación» real de los mismos y ponderarla.

-Se constituirá una mesa para el conjunto de Euskal Herria.

-Se deben de establecer las garantías acordadas para la participación de las organizaciones sociales y sindicales de Euskal Herria en el proceso de diálogo resolutivo.

SOBRE LA TOMA DE DECISIONES

-Las decisiones se adoptarán bajo el criterio general de aplicación de mayorías «suficientes».

-Estas mayorías no se podrán fijar si no participan de ella las dos sensibilidades o tradiciones políticas existentes en el diálogo resolutivo.

-Esta condición no podrá ser ejercitada como un instrumento permanente para el bloqueo o el veto de posibles acuerdos.

SOBRE LA CONSULTA POPULAR

-Cualquier hipotético acuerdo que se pueda alcanzar deberá ser sometido al refrendo popular para que la ciudadanía de Euskal Herria ratifique o rectifique dicho acuerdo.

-Los hipotéticos acuerdos deberán ser ratificados por quienes los suscriban.

-Los acuerdos deberán ser negociados con el/los estados.

-Para esta negociación se procederá a acordar la interlocución nacional necesaria entre los partidos que suscriban el acuerdo para abordar el proceso de negociación con el Estado español.

PRESENCIA INTERNACIONAL

-El diálogo político resolutivo contará con la presencia de organismos y personalidades de carácter internacional.

-Esta presencia garantizará tanto en términos técnicos como políticos el buen desarrollo del proceso de diálogo resolutivo.

Publicado: Vie May 18, 2007 10:05 pm
por Esteban
Es interesante apuntar varias cosas:
-el perfil de los batasunos es sorprendentemente agresivo, a pesar de contar con sus listas de ANV. Los artículos de opinión y las declaraciones de los duros de batasuna son llamativas.
-parece que de momento la represalia por la neutralización de las listas de AS es la kale borroka, las amenazas y el reventar las campañas electorales de otros partidos.
-el paso adelante de poner con nombres (los ya conocidos, eso si), lugares, fechas, y datos el proceso negociador PSE-entorno etarra en el GARA parece un claro mensaje de intimidación al gobierno.

LA sensación es que parece como si estuvieran calentando motores para otro toque de atención (la "T-5" que decía algún dirigente proetarra).

Publicado: Sab May 19, 2007 3:31 pm
por Esteban
MUchas veces nos enfadamos de cómo ven el terrorismo etarra los periodistas y los medios anglosajones. Hay un revelador artículo en el excelente blog "pajamas media" firmado por Robert Latona que dice, entre otras cosas, lo siguiente:

...How did he [Zapatero] get himself in such a corner? By ignoring the negotiator’s prime directive: to make sure you know who you’re dealing with. In this respect, Zapatero got not one, but two things wrong.

He mistook the part for the whole. There is a sector of ETA to some degree tired of being on the run, made up of older, more politicized militants who think an Ulster-type outcome need not be a defeat. On the immediate horizon, they see a real chance of advancing the nationalists’ shared strategic goal of incorporating the province of Navarra into the Basque regional entity, by having Zapatero’s Socialists form a coalition with the local offshoot of the Basque Nationalist Party in the aftermath of the May 27 vote. If Batasuna is excluded, they get no seat at the table.

But the dominant ETA mentality these days is more nihilistic and wedded to the view that creating a racially-delimited independent Basque state out of northern Spain’s three Basque provinces, plus Navarra and parts of southern France, is a zero-sum proposition. The terror organization’s current leadership has neither the inclination nor the brainpower to think about political outcomes, and so has turned away from the Che Guevara model of “armed struggle” to something closer to the Bader-Meinhoff construct of endless bloodshed and permanent destabilization.

Zapatero’s other error arises from his oft-proclaimed conviction that dialogue and compromise are the appropriate remedies for all conflicts, without distinction. Where it has led him was recently diagnosed by Hermann Tertsch, the journalist who for the past 22 years covered the battlefronts and political upheavals of Central Europe for Spain’s slavishly pro-Socialist daily El País, until his refusal to toe the Zapatero line got him fired a few weeks back.

“Violent or not, Zapatero sees ETA and the Basque nationalist movement as natural allies in his universe of affinities,” says Tertsch. “To an emotional mindset informed by half-baked, sectarian leftist dogma, ETA killers are always going to be misguided revolutionaries, and as such capable of being salvaged for his Popular Front movement. And any victim from the [opposition center-right] Popular Party is always to some extent going to be just another fascist killed in an accident. Not all dead people are created equal, because some are ethically superior to others. Zapatero is politically and morally autistic, a truly hopeless case. People ought to be more afraid of him.”

To that, Zapatero would counter that he has a mandate from the voters that won’t expire until March of 2008, and that as long it lasts he will stand fast by his core beliefs and give peace a chance. And give the terrorists everything they want, in the view of many Spaniards no longer quite so willing to give the man they elected the benefit of the doubt.

http://pajamasmedia.com/2007/05/waiting ... happen.php

Publicado: Sab May 19, 2007 7:02 pm
por Vidocq
Eso forma parte del juego de su extrategia.
Y sí. Intimidación " lo es ".
Por otra parte deja la puerta abierta a la conciencia de la ciudadanía española. De esta forma......

""""" córcholis. Si el Psoe durante el periodo de acercamiento en temas antiterroristas entre ellos y el Pp, resulta que ya estaban en pleno proceso de acercamiento a los terroritas y su entorno, incluso la propia Eta estaba asesinando a militantes socialistas. ¿ Qué clase de dirigentes, hoy en día, en el gobierno tenemos ? """"""