Mafias italianas en España

Delincuencia Organizada y Violenta, Trafico de Armas y Explosivos, Redes de tráfico de Drogas y Personas, No Proliferación ADM's, Tecnologías de Doble Uso, Blanqueo de Capitales, Contrabando
kilo009
Administrador
Mensajes: 7691
Registrado: Lun Nov 13, 2006 10:29 pm
Ubicación: Foro de Inteligencia
Contactar:

Mafia italiana

Mensaje por kilo009 » Sab Ene 13, 2007 12:58 pm

La Camorra es una organización criminal mafiosa de la región de Campania y la ciudad italiana de Nápoles.

Buena información, pero en italiano:

http://it.wikipedia.org/wiki/Camorra

Artículo de El País:

http://www.elpais.es/articulo/internaci ... int_1/Tes/

Raffaele Amato suelto

El presunto jefe camorrista Raffaele Amato, conocido en ambientes criminales como Lo Spagnolo, es ahora un hombre libre. Fue detenido en la noche del 26 febrero de 2005 en Barcelona, acusado de pertenencia a una organización mafiosa. Pero, tras pasar 14 meses en cárceles españolas, salió en libertad por haber cumplido el plazo máximo de prisión preventiva contemplado por la legislación italiana. Fuentes policiales de ambos países coinciden en creer que Amato sigue viviendo en España, probablemente en tierras catalanas.

El presunto peso criminal de Amato hace todavía menos comprensibles las razones por las que pudo escurrirse de la malla policial y judicial. Amato fue un hombre clave en el crecimiento del Directorio Di Lauro, una alianza de varios clanes de la periferia de Nápoles liderado en la última década por Paolo Di Lauro, uno de los más reconocidos jefes mafiosos. Raffaele Amato, considerado como uno de sus lugartenientes, adquirió peso en la alianza hasta convertirse en el responsable de la importación de droga en el sistema creado por los Di Lauro.

Los equilibrios de poder en ese conjunto de clanes se mantuvieron estables mientras Paolo di Lauro permaneció al mando. Pero cuando, cada vez más cercado por las investigaciones policiales, el patriarca pasó las riendas a su hijo Cosimo, los equilibrios internos en la red mafiosa saltaron. Amato, enfrentado a un sistema de gestión en el que temía verse marginado, se instaló definitivamente en Cataluña. En la segunda mitad de 2004, una coalición de capos descontentos con el nuevo rumbo de la alianza mafiosa -los Scissionisti, también conocidos como Spagnoli)

- desencadenó un tremendo ajuste de cuentas, que en pocos meses dejó 70 muertos en las calles de Nápoles.

La coalición de los Scissionisti salió ganadora de la guerra interna en el seno de los clanes mafiosos, y consolidó su posición de fuerza en el fragmentado escenario camorrista napolitano. Fuentes italianas estiman también notable su presencia en España, sobre todo en la inversión de ingentes sumas de dinero procedente de los negocios ilícitos, a través de empresas legales. Pero los Spagnoli limitan al máximo su actividad delictiva en España, para no atraer investigaciones que les pongan en peligro.

La detención de Amato en febrero de 2005 fue saludada en el país transalpino con profunda satisfacción. El arresto culminaba una oleada de capturas llevadas a cabo en la provincia de Nápoles, tras la sangrienta guerra a la que se habían entregado los clanes camorristas. Giuseppe Pisanu, ministro del Interior en el Gobierno de Berlusconi, no dudó en definir a Amato el líder de los Scissionisti. Por eso, el golpe policial fue valorado como una señal de que el Estado italiano iba por el buen camino en el intento de "ganar la lucha contra la Camorra". La operación, ejecutada en Cataluña por los Mossos d'Esquadra, también era un ejemplo de eficaz colaboración entre España e Italia.

La policía autonómica explicó en su día que Amato estaba acusado de ser dirigente de una asociación mafiosa. Eso, en Italia. Porque en España, este personaje "muy peligroso y violento", según algunos, no tenía ninguna causa pendiente. De ahí su relativa calma. Según fuentes conocedoras del caso, la única inquietud que demostró fue la posibilidad de ingresar en una cárcel del país transalpino. "Si me llevan a Italia, soy hombre muerto", se lamentó Amato, según las fuentes aludidas.

Un año más tarde, lo que había sido presentado como un éxito policial se convirtió en el símbolo de las dificultades del engranaje anti-Camorra. Mientras se tramitaba la extradición solicitada a las autoridades españolas, fue corriendo el plazo previsto por la legislación italiana para mantener a Amato en prisión provisional: un año. A los 365 días exactos de la detención en Barcelona, el 26 de febrero pasado, un tribunal de Nápoles se reunió para celebrar una vista sobre el caso Amato. En primera instancia, se decidió que la celebración de esa vista bastaba para interrumpir el plazo máximo de la prisión preventiva y, por lo tanto, para conservar al detenido a buen recaudo en España. Pero su abogado apeló a un tribunal superior de Nápoles y éste aceptó el recurso, en el sentido de que el plazo legal había sido rebasado. A la vista de que el país que le reclamaba dejaba sin efecto la solicitud de extradición, la justicia española puso al preso en libertad.

¿Qué fue lo que motivó los retrasos? ¿Qué ocurrió entre la petición inicial de extradición y la orden judicial de ponerlo en libertad? Las respuestas a estas preguntas se las hizo el nuevo ministro de Justicia italiano, Clemente Mastella, quien ordenó en junio pasado la apertura de una investigación para esclarecer tres excarcelaciones extrañas de presuntos miembros de la Camorra, entre ellas la de Raffaele Amato. Este periódico preguntó el jueves y viernes pasados al Departamento de Justicia italiano cuál había sido el resultado de esa investigación, sin obtener respuesta.

Fuente: El País.
Saber para Vencer

Twitter

Facebook

kilo009
Administrador
Mensajes: 7691
Registrado: Lun Nov 13, 2006 10:29 pm
Ubicación: Foro de Inteligencia
Contactar:

Cosa Nostra

Mensaje por kilo009 » Mar Mar 20, 2007 12:23 pm

Cosa Nostra, cosa de dos

Los nuevos jefes de la mafia siciliana

Los problemas se liquidan con calma. No hay que actuar sin pensar, ni dejar que las emociones te hagan perder el control. La lección que Angelo Conigliaro brinda a su nieto, del mismo nombre, no puede ser más clara.

-Joder, es que en un momento de nervios es difícil controlarse. Uno no sabe lo que se hace -dice el chaval.

Desde lo alto de su experiencia, el abuelo desgrana sus consejos:

-Siempre que te quede otra salida, no seas impulsivo.

Y para despejar dudas, pone un ejemplo:

-Yo tuve que aguantar a un tipo durante cuatro años. Era una tortura, el muy cabrón. Cuatro años me aguanté, con tal de hacer las cosas bien. Y por fin, cuando estaba a punto de estrangularlo, me lloriqueaba... Así que le dije: "¿Por qué coño lloras ahora, cuando ya no hay remedio?". Cuatro años de tortura, y en un momento el tipo ya no existía.

Fin del problema. O casi. Porque hay que disolver los cadáveres en un tanque lleno de ácido. Eso es lo que prevé la ortodoxia de la Cosa Nostra: es mejor que la gente desaparezca; es mejor no dejar rastros, cuerpos, sangre; es mejor evitar disparos, ruidos, prensa. Así es un asesinato al estilo de la Cosa Nostra, la mafia siciliana. Y eso se logra haciendo las cosas con calma y "sin ser impulsivo". Una lección para el nieto de un hombre de honor.

Imagen

Con toda su experiencia, sin embargo, el abuelo Conigliaro no se dio cuenta de que su lección estaba siendo escuchada por la policía italiana. Pese a sus 72 años y una larga trayectoria criminal, no supo evitar que le grabaran, ni que, a finales de enero, le detuvieran en Palermo, capital de la isla. A él y a otros 40 asesinos, criminales, empresarios "fuera de toda sospecha" y profesionales del clan Lo Piccolo. Todos ellos a las órdenes de Salvatore Totuccio Lo Piccolo, el nuevo rey de Palermo, el hombre que está volviendo a dejar a la gente de Corleone (patria chica de Don Vito, El Padrino de Coppola) en la periferia mafiosa tras dos décadas y media de dominio absoluto. Sin perder la calma, sin dejarse llevar por los impulsos.

Después de la captura hace casi un año del capo dei capi Bernardo Provenzano, la Cosa Nostra necesita a un jefe que le releve en su función de jefe supremo, de árbitro de conflictos, de gran padrino. Y la candidatura de Lo Piccolo -de 64 años, fugitivo de la justicia desde hace 15- está sobre la mesa con una fuerza extraordinaria. Sólo hay otro hombre en el horizonte mafioso con una talla criminal parecida y que pueda plantarle cara: Matteo Messina Denaro, de 44 años, boss de Trapani, ciudad del oeste de Sicilia.

La Cosa Nostra es cosa de dos, de momento. De Lo Piccolo y Messina Denaro. Una diarquía. Pero los investigadores describen la situación como transitoria, aún por definir. Los huecos dejados en la estructura mafiosa por las 200 detenciones de los últimos ocho meses tan sólo en la Sicilia occidental se van cubriendo poco a poco. En silencio, cambiando los equilibrios. En ese cuadro, si Messina Denaro es estable, Lo Piccolo se extiende como una mancha de aceite sobre el mapa de la isla.

"Si me pedís un nombre después de Provenzano, digo Lo Piccolo", afirmó públicamente el jefe de la policía de Palermo, Giuseppe Caruso, hace tan sólo unas semanas. Aunque la predicción resulte cierta, ¿cómo será la transición?

Hay que remontarse a los años setenta para encontrar una etapa en la que la Cosa Nostra no haya sido gobernada por un solo capo. Estaba entonces al mando un triunvirato compuesto por un corleonés (Luciano Leggio) y dos palermitanos (Stefano Bontate y Gaetano Badalamenti). La alianza acabó como la de Pompeyo y César 21 siglos atrás: en una guerra civil, sin cuartel como todas, que se cobró más de mil víctimas entre 1981 y 1983. Bontate pagó con su vida y los corleoneses salieron ganadores.

Equilibrio frágil
"Hasta ahora, Lo Piccolo y Messina Denaro se han respetado, pese a ser dos hombres de generaciones y estilos diferentes", cuenta en su despacho palermitano Antonino de Santis, el policía que dirige la sección contra el crimen organizado en Sicilia occidental.

Lo Piccolo tiene un perfil clásico y discreto. En cambio, "Messina Denaro es un hombre que ama las mujeres, los coches, viajar , vestir bien y... hasta la Play Station, que encontramos en un refugio que había abandonado poco antes", relata De Santis. Pese a estas diferencias, su manera de entender la Cosa Nostra y sus negocios es similar. Ambos han respetado las reglas, las áreas de influencia. "Las cuestiones que trascienden los respectivos ámbitos territoriales las han resuelto hasta ahora comunicándose, negociando, poniéndose de acuerdo", explica el policía. ¿Hasta cuando seguirá siendo así?

"La Mafia es un anti-Estado", prosigue De Santis, "y, como tal, además de una estructura jerárquica rígida, tiene divisiones territoriales claras y mecanismos de negociación para evitar roces. Tiene reglas. Y sanciones. De momento no tenemos señales de que esté a punto de estallar un conflicto. En parte, porque están demasiado debilitados y acosados. Pero eso no garantiza el equilibrio. Es difícil hacer previsiones. Es organizado, sí, pero antes que nada es crimen".

Las salvajadas de la guerra de los corleoneses parecen lejanas. Pero Nápoles, con centenares de muertos por choques entre familias de la Camorra en los últimos años, enseña que las guerras mafiosas no son todavía historia en Italia.

¿Qué pasará con la actual dirección bicéfala?

Lo Piccolo está adquiriendo una gran fuerza. Hasta la operación policial de finales de enero, su ascenso ha sido continuo.

En su despacho en el tribunal de Palermo -un búnker en el corazón de la ciudad-, el fiscal antimafia Gaetano Paci describe al capo en torno al cual se están aglutinando muchas familias descabezadas de la Cosa Nostra. Además de Provenzano -fugitivo durante más de 40 años y capturado gracias a un complejo sistema de cámaras ocultas ubicadas en Corleone-, entre los 200 detenidos de los últimos meses hay al menos 13 capi famiglia y 7 capi mandamento (unidad que aglutina tres familias territorialmente cercanas): cargos relevantes en la rígida estructura jerárquica.

Paci habla con conocimiento de causa: él es el culpable de muchas de esas detenciones, entre ellas las de la operación de enero contra el clan Lo Piccolo. Lleva 15 años en Palermo; 15 años de restricciones, coches blindados y guardaespaldas; 15 años de vida que, como los de muchos colegas suyos, hacen que la fiscalía de Palermo, más que un búnker en el corazón de la ciudad, parezca el mismo corazón de la ciudad.

"Lo Piccolo es un hombre de honor con una historia peculiar. Procede de una familia mafiosa de escasa relevancia, palermitana además". Todo lo contrario de Messina Denaro, vástago de una familia noble y aliada desde el principio con los corleoneses.

"Cuando a principio de los años ochenta empieza la guerra entre corleoneses y palermitanos, Lo Piccolo está en el bando equivocado. Pero es un hombre que sabe oler el viento, sabe donde colocarse y lo demostrará muchas veces a lo largo de su historial criminal. Abandona el barco antes de que empiece a hundirse. Los corleoneses le perdonan la vida", cuenta Paci.

"Tras las matanzas de los años ochenta, Lo Piccolo procura llevarse bien con los corleoneses", prosigue el fiscal Paci. Su buena relación con Provenzano ayuda a su crecimiento. Lo Piccolo mantiene las actividades tradicionales (como las extorsiones) y se dedica a "ampliar el abanico de actividades aparentemente legales en las que reinvierte su recaudación, como la especulación inmobiliaria, el transporte y comercios".

Pero más que la buena relación con Provenzano -que se evidencia también en cierta correspondencia mantenida entre ambos-, lo que sobre todo abre el camino a Lo Piccolo es la detención de muchos de sus rivales. Éste aprovecha las detenciones para colocar hombres de su confianza al mando de las familias.

"Las reglas de la Cosa Nostra son claras: un capo famiglia o un capo mandamento en la cárcel no pierde su cargo", explica Paci. "Aun así, es necesario nombrar gerentes pro tempore, que suelen elegirse entre los afiliados estrechos colaboradores del capo encarcelado".

Lo Piccolo logra en muchos casos nombramientos de personas que por su estatus mafioso no serían elegibles. "No siempre se respetan las formas en la Cosa Nostra..., y no siempre los cargos formales reflejan el poder real. El mismo Lo Piccolo, formalmente, es sólo un capo famiglia", observa Paci. Eso significa que, en teoría, debería tener por encima un capo mandamento y, más arriba aún, la comisión provincial y la cúpula regional. Sin embargo, de hecho, es él quien manda. Empezando por su feudo: el noroeste de Palermo.

Las cumbres de Carini y Torretta
Es allí, al noroeste de Palermo, donde hay que moverse para entender qué pasa en la Cosa Nostra de la época posterior al dominio de Corleone. Hay que pasearse por las barriadas populares del norte de Palermo, de donde procede Lo Piccolo; entre las torres de pisos que se erigen como monumentos a la especulación inmobiliaria mafiosa de los años sesenta; entre las tiendas notoria y extensivamente sometidas a extorsión, hoy como hace 10, 20 o 30 años. En 2005 hubo 780 tiendas incendiadas o dinamitadas en la provincia de Palermo. La federación nacional de comerciantes calcula que el 70% de los negocios está sometido a extorsión.

Mejor todavía puede ser, para comprender la realidad, pasearse entre los coches viejos y mal aparcados de la plaza de la estación ferroviaria de Carini, un pueblo de 24.000 habitantes a unos 15 kilómetros al este de Palermo. Territorio de Lo Piccolo. La plaza -con pocas aceras, inmuebles feos y prácticamente sin tiendas- podría ser una fotografía como otras de Sicilia, una región cuya renta per cápita es el 73% de la media de la UE de Los Quince (frente al 138% de Lombardía, la región de Milán).

Pero es más que eso.

En una de sus esquinas se encuentra Locanda San Giorgio, un restaurante con un gran comedor y amplios ventanales velados por cortinas. Aquí, y en el Vecchio Mulino de Torretta, a cinco kilómetros, Salvatore Lo Piccolo organizó en el verano de 2003 dos cumbres mafiosas extraordinarias. "Acudieron a plena luz del día una cuarentena de mafiosos simultáneamente", recuerda De Santis. "Los afiliados llegaban, se saludaban con besos

[hay fotos tomadas por la policía que lo demuestran] y dejaban a sus chóferes en los coches aparcados ante los restaurantes".

Los agentes observan desde lejos el desfile de película, pero no intervienen. Lo Piccolo no está. Y hay que acumular más pruebas para sostener un juicio. Tardarán casi cuatro años en lograrlas, hasta la operación de finales de enero.

Entre los asistentes a las reuniones hay miembros de la familia Inzerillo, a la que los corleoneses expulsaron de Sicilia en los ochenta. Lo Piccolo apadrina su regreso en contra de la opinión de muchos clanes. Una apuesta arriesgada que provoca tensiones en Palermo. El mismísimo capo dei capi Provenzano duda en tomar una posición al respecto, como se deduce de sus cartas sobre el tema.

Posiblemente la cuestión Inzerillo está en el orden del día de las cumbres, aunque la policía no tiene ninguna certeza al respecto. Las reuniones en sí, sin embargo, ya dicen mucho. De Lo Piccolo, de su actitud negociadora, de su prudencia, de sus alianzas con la mafia de Estados Unidos (un activo importante en su recorrido hacia la cúpula). Pero también de su control sobre el territorio.

Nadie denunciará a la policía las dos excepcionales cumbres, al igual que ninguno de los muchos empresarios y comerciantes extorsionados por el clan Lo Piccolo informará el acoso sufrido ni siquiera después de las detenciones de enero.

En la provincia de Palermo sólo hubo una cincuentena de denuncias por extorsión en 2005. Y el reportero que se acerca a la plaza de la estación de Carini cosecha más miradas que respuestas.

En las calles y plazas de Sicilia, la Cosa Nostra, acosada, se reorganiza. Con calma, y sin ser impulsiva. De momento.

Sangre y fuego para el ritual de iniciación de los 'hombre hechos'
LAS NUMEROSAS DETENCIONES de los últimos años han debilitado a la Cosa Nostra. Los 2.111 inmuebles y empresas que el Estado tiene incautados a familias mafiosas también representan un duro golpe. El régimen carcelario especial aplicado a 188 presos mafiosos dificulta el flujo de las comunicaciones en la organización criminal. Todos estos hechos, sin embargo, no han alterado su presencia en el territorio, sus reglas de funcionamiento y su excepcionalmente articulada estructura.

"Nos consta que sigue habiendo un ritual de iniciación a la Cosa Nostra", aseguran investigadores de la sección contra el crimen organizado de la policía de Palermo. "No sabemos exactamente en qué consiste, posiblemente cambie ligeramente según las provincias, pero, desde luego, todavía existe".

Los relatos de los arrepentidos dibujan un ritual que presencian varios hombres de honor. Uno de ellos apadrina al neófito, al que se pincha un dedo con una aguja para dejar salir unas gotas de sangre. Las gotas tienen que manchar una imagen de la Madonna o de un santo. El aspirante, mientras sujeta la imagen en llamas, tiene que repetir tres veces: "Que mi cuerpo se convierta en cenizas como esta imagen si traiciono a la Cosa Nostra".

"Entre ellos se llaman hombres hechos, nunca hombres de honor", explican los mismos investigadores. Tampoco hablan de mafia, sino de Cosa Nostra. "Cada vez más, la Cosa Nostra cuenta con agentes externos para desarrollar sus empresas criminales", explica Gaetano Paci, fiscal antimafia. "Muchas familias subcontratan, por ejemplo, el negocio de la droga a externos que supervisan las operaciones y a los que se cobra luego un porcentaje".

Sin embargo, pese a esas colaboraciones, las dos esferas no se mezclan. Las jerarquías mafiosas resultan asombrosamente articuladas y definidas. Ésa es la marca de la casa, la característica que distingue la Cosa Nostra de la Camorra napolitana, por ejemplo, y de prácticamente cualquier otra organización mafiosa.

Los hombres de honor están organizados en grupos de diez, y pertenecen a familias. El capo familia cuenta con consejeros, que asumen funciones superiores si el boss no pueda actuar. Tres familias territorialmente cercanas forman un mandamento. Los mandamenti están representados en las comisiones provinciales. La comisión reina es, tradicionalmente, la palermitana. Por encima de ellas está la cúpula regional. Y, normalmente, un capo dei capi. O una diarquía, o un triunvirato.

Cosa Nostra, SA
Extorsión, droga y especulación inmobiliaria: un negocio de 30.000 millones de euros

Cosa Nostra, SAa Cosa Nostra es una sociedad anónima criminal con una cifra de negocios que en 2004 se situaba alrededor de los 30.000 millones de euros, según un estudio del centro de investigación italiano Eurispes. La cifra supone algo más del 3% del PIB español. Extorsiones, especulación inmobiliaria y droga son los ejes principales de su actividad, aunque este último esté en declive.

La franja de tierra que separa Carini y Torretta -dos pueblos a pocos kilómetros de Palermo en donde el boss Lo Piccolo organizó dos cumbres mafiosas en 2003- del centro de la capital de la isla es suficiente para hacer evidente esa actividad para quien quiera verla. La Cosa Nostra, a diferencia de la Camorra napolitana, se resiste a operar fuera de su territorio, de Sicilia. Es prudente por naturaleza. Por ello, a los investigadores no les consta actividad o inversiones en España u otros países. En esta franja de tierra está todo lo que hay que ver.

El viaje puede empezar por el Ayuntamiento de Torretta, es decir, por uno de los 49 disueltos por el Estado en Sicilia desde 1991 por infiltración mafiosa. Un caso no precisamente excepcional en una región cuyo presidente, Salvatore Cuffaro, del centro-derecha, está procesado por connivencia con la Mafia.

"La Cosa Nostra está en política ahora más que nunca", denuncia Rita Borsellino, símbolo del movimiento antimafia, hermana de Paolo Borsellino, juez asesinado en 1992 y candidata a la presidencia de Sicilia en 2006. "No hay voluntad política de acabar con la Mafia. La hubo con las Brigadas Rojas. Éstas fueron derrotadas; la Cosa Nostra, no", comenta en su apartamento. Ante el portal del edificio hay un árbol. Alrededor, flores y mensajes. Allí fueron asesinados Borsellino y su escolta.

En este sentido, no sorprende que, cada uno por su lado, el fiscal antimafia Gaetano Paci -que coordinó con otros colegas las investigaciones en el caso Cuffaro- y el policía Antonino de Santis denuncien con idénticas palabras cómo el apoyo a su trabajo es total sólo mientras acosan al ala militar y sucia de la Cosa Nostra. Sin embargo, cuando tocan la vertiente burguesa, empresarial, profesional y política, las cosas son diferentes.

La línea de costa que se extiende entre Torretta y la casa de Borsellino también tiene mucho que decir. Con su urbanismo salvaje y sus hotelitos decadentes, es el reflejo de una región que no logra ni proteger ni aprovechar bien su belleza. El cercano aeropuerto de Palermo tuvo 4,2 millones de pasajeros en 2006. El de Palma de Mallorca, 22,4 millones.

La relación Mafia-especulación inmobiliaria es algo que viene de lejos, hay sentencias que sancionan casos de corrupción ya a partir de los años sesenta. Y sigue. "Es uno de los sectores privilegiados", explica Paci. "De él sacan dinero con la extorsión pura y dura, imponiendo sus empresas como proveedores, o exigiendo la contratación de su gente. En él reinvierten su dinero". De 176 empresas confiscadas por pertenecer a mafiosos en los últimos 15 años, 94 eran del sector de la construcción.

"Ya no amañan tanto los concursos, una actividad muy compleja que el Estado intenta combatir a fondo. Prefieren esperar a que se adjudique la obra y extorsionar al ganador", precisa Paci.

La presencia mafiosa distorsiona y afecta a la economía en todos los niveles. "Las empresas mafiosas, para empezar, cuentan con capital a interés cero", observa De Santis. Además, la Cosa Nostra extorsiona a empresas y comercios de todo tipo y tamaño con la exigencia del pizzo, el impuesto mafioso. La extorsión es todavía hoy "un fenómeno generalizado", según señala Paci, "cuya recaudación sirve para mantener la tropa". Unos 400 euros para negocios normales. Entre 800 y 1.000 para tiendas importantes. 5.000 para un supermercado, 10.000 para una obra. Al mes. Ésas son las tarifas estándar, aunque los hombres de honor las ajustan caso a caso.

En pueblos de esta zona sucede que el dueño de un bar que encuentra el coraje para denunciar al primo que le extorsiona en nombre del clan local coseche, en lugar del apoyo de sus vecinos, el repudio y el aislamiento. Lo cuenta Roberto Perrotta, presidente de Addiopizzo, asociación formada por jóvenes palermitanos bajo el lema Un pueblo entero que paga el pizzo es un pueblo sin dignidad.

Perrotta -un barbudo ingeniero recién licenciado- y sus compañeros organizan fiestas en ese bar, traen amigos de Palermo para ayudar al dueño a resistir, consumiendo bebidas, arropándolo. Lo mismo hacen en Palermo, estimulando el consumo crítico, empujando a la gente a comprar en las tiendas de quienes resisten. A sostenerlas consumiendo. "No es verdad que un individuo solo no puede hacer nada en contra de la Mafia. Siempre puedes tomarte un café en un bar que no paga, en el restaurante de uno que ha dicho no cuando le han pedido 'una ayuda para los amigos que están en la cárcel'. Tiene otro gusto tomarte un café sabiendo que no estás dando diez céntimos a la Cosa Nostra, ¡joder!", estalla Perrotta.

La sede de Addiopizzo -un gran apartamento no muy distante del feudo de Lo Piccolo en Palermo-, los jóvenes voluntarios que la animan, son quizá la etapa más esperanzadora del pequeño recorrido entre Torretta y Palermo.

"Cuando los jóvenes le nieguen su apoyo, la Mafia será un mal sueño", dice Rita Borsellino en el sofá de su casa, citando a su hermano. "La Sicilia de verdad somos nosotros", cantan a menudo los chicos. Lo hicieron también delante de la comisaría central el día de la captura de Provenzano. Cuando el boss llegó, ellos le acogieron cantando "Siamo noi, siamo noi, la Sicilia quella vera siamo noi" ("Somos nosotros, somos nosotros, la Sicilia verdadera somos nosotros"). Y está claro que lo son, que ellos son Sicilia infinitamente más que los otros. Aunque no existan cifras exactas, se calcula que hay entre 5.000 y 7.000 afiliados a la Cosa Nostra. Sobre cinco millones de habitantes.

Ello no impide que las fiestas que organizan en bares resistentes sean todavía algo excepcional; que, cuando se apaguen las luces, regrese el agujero negro que atemoriza e impone, demasiado a menudo, su propia ley.

Fuente: El País
Saber para Vencer

Twitter

Facebook

kilo009
Administrador
Mensajes: 7691
Registrado: Lun Nov 13, 2006 10:29 pm
Ubicación: Foro de Inteligencia
Contactar:

Mafias italianas en España

Mensaje por kilo009 » Lun Ago 06, 2007 3:15 pm

La información la extraigo de una entrevista que hizo Roberto Saviano a El País el año pasado, en Noviembre de 2006.

Empiezo colocando algunas citas del escritor (con escolta ya que la Camorra quiere eliminarlo):

-"España está invadida por el dinero de la Camorra"
-"No existe en España la conciencia de que la Camorra actúa en el desarrollo económico"
-"Parte de Tenerife se ha edificado con dinero de los Nuvoletta, napolitanos ligados a la Cosa Nostra"
-"Son napolitanos muchos de los enlaces de los camellos de las Ramblas, sobre todo de cocaína"
-"Bardellino prefirió establecerse en España porque entonces era más fácil sobornar a los jueces"
-"No tengo elementos para decir hoy que la justicia española sea corrupta, pero hay un desinterés enorme"
-"La Mafia siciliana tiene una estructura piramidal, y la Camorra, una estructura horizontal"

A continuación pongo sus respuestas en la entrevista que le realizó El País:

España ha sido invadida por el dinero de la Camorra, y no entiendo que no se preste más atención al fenómeno. Puede ser que los fiscales y los especialistas estén preocupados, pero no parece que exista entre los políticos la conciencia de que la Camorra participa en el desarrollo económico español. En los ochenta, la Camorra fue muy activa en España. El clan de los Casalesi, en concreto, invirtió mucho en la Costa del Sol y en Andalucía, donde varios hoteles y complejos turísticos se construyeron con dinero y cemento de la Camorra.

En los ochenta, en la zona de Caserta [ciudad cercana a Nápoles, controlada por la Camorra], dos clanes entraron en conflicto. Por un lado, los Bardelliniani, fieles a Antonio Bardellino, y por otro, los Casalesi, fieles a Francesco Sandokan Schiavone. Esa guerra podía seguir durante años, pero las dos familias llegaron a un acuerdo que preveía la cesión de algunos territorios. Los Casalesi dieron a la familia De Falco, del clan de los Bardelliniani, autorización para operar en Andalucía diciendo: "Ahí donde nosotros ya tenemos nuestra influencia, vosotros podéis seguir invirtiendo". El boss Antonio Bardellino fue detenido en España y, según su expediente judicial, logró corromper a los jueces, que le pusieron en libertad al cabo de poco tiempo. Prefirió establecerse en España porque allí, en ese momento, era más fácil sobornar a los jueces. Por la misma razón había transferido a España sus actividades más arriesgadas, como el narcotráfico. Pero hay más. Raffaele Amato, boss muy poderoso del cartel de los Spagnoli, llamados así porque controlan el tráfico de cocaína desde España, conocía muy bien Barcelona y contaba en ella con grandes apoyos. El narcotráfico en las Ramblas es manejado por suramericanos, pero muchos intermediarios, sobre todo en cocaína, son napolitanos. Según los carabineros italianos, en este momento en España está reorganizándose el clan de Secondigliano

Ahora los fiscales ejecutan los mandatos de arresto, y cuando detienen a un mafioso, lo entregan a la policía italiana. No tengo elementos para decir hoy que la justicia española sea corrupta. Pero percibo un desinterés enorme. No me parece que los políticos comprendan que España es una formidable área de inversión e intermediación para los grupos criminales italianos. La intervención de los jueces podría ser determinante para obstaculizar el crecimiento económico de los clanes de Camorra. Todo el mundo sabe que la cocaína llega por avión a Madrid, sobre todo, y desde Madrid y Barcelona los napolitanos controlan la entrada en Italia. El dinero de la cocaína se lava comprando inmuebles en España.

Hubo un boss, Giuseppe Quadrano, que intentó organizarla a finales de los noventa, uniendo en el sur de España una serie de criminales incapaces de organizarse. Pero ése fue el único intento. De momento los carteles napolitanos invierten en España y hacen mediaciones, pero creo que podrían llegar a controlar militarmente el territorio. España es considerada por muchos mafiosos el mejor sitio donde esconderse sin interrumpir sus actividades. En enero de 2005, el boss de Salerno [ciudad cercana a Nápoles] Umberto Adinolfi fue detenido en España. El joven emergente Emiliano Zapata Misso, también involucrado en la actual guerra de Camorra, fue arrestado en enero de 2006 en Roma mientras intentaba embarcar en un vuelo hacia España. En junio de 2006 fue detenido en Sitges Carmine Rispoli, considerado el cerebro del narcotráfico del clan Di Lauro, de Secondigliano.

Inmobiliaria, turismo y discotecas. Parte de Tenerife ha sido construida con dinero de los Nuvoletta, una familia napolitana vinculada con la Cosa Nostra siciliana. El propio Raffaele Amato frecuentaba un conocido restaurante de Barcelona del que prefiero no mencionar el nombre. Iba allí sin que nadie le molestara, aunque pesara sobre él una orden de detención internacional. El clan disidente de los Spagnoli también distribuye cocaína en Barcelona. Además de todo esto, hay un nuevo fenómeno que la justicia española conoce muy bien: el tráfico de relojes Rolex. Los napolitanos controlan los robos y el tráfico de relojes Rolex en las localidades turísticas españolas. No sólo hay una criminalidad organizada, sino también una microcriminalidad organizada, controlada por clanes italianos.

Los carteles de la Camorra ven España como los refugiados políticos veían Francia. François Mitterrand acogió al ayatolá Jomeini, a los brigadistas rojos italianos y a guerrilleros palestinos: todos podían refugiarse, a condición de que se mantuvieran en paz dentro del territorio francés. De la misma manera los jefes de la Camorra piensan que pueden vivir en España: siguen con sus actividades, pero renuncian, con ciertos límites, a la actividad violenta: dinero, pero sin balas.

Los grandes socios de la nueva mafia rusa son los italianos. Pero ahora Italia hace esfuerzos para luchar contra las mafias cien veces superiores a los de Rusia. Y eso hay que gritárselo a Putin.

La Mafia siciliana tiene una estructura piramidal, y la Camorra, horizontal. Ambos sistemas se relacionan de manera distinta con el poder político. El mecanismo mafioso es sencillo y se reduce al binomio concesión-mafia. Es decir, la Mafia, a través de la política, obtiene contratos públicos [construcciones, recogida de basuras, hospitales, etcétera]. La Camorra, en cambio, funciona con una lógica ultraliberal cuya esencia no es el apoyo político. Esto hace a la Camorra más flexible y más imprevisible. No puede existir en la Camorra un boss que monopolice los precios, porque si lo hace, es asesinado o detenido. Un ejemplo: Sandokan Schiavone, en un momento dado, monopolizó la usura, el precio del cemento y el precio de la leche. Fue detenido, llegaron otros capos y volvió a bajar la leche.
Saber para Vencer

Twitter

Facebook

pagano
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 4965
Registrado: Dom Abr 01, 2007 10:30 pm

Mensaje por pagano » Lun Ago 06, 2007 4:17 pm

Ayer le entrevistaron en una cadena de televisión española.
Es tal el nivel de refugio que tiene España para las mafias italianas que en plan cachondeo se refieren a España como "Costa nostra".
Según el periodista, hay dos grandes clanes operando en España: mientras uno tiene aquí refugio y utiliza el lugar para blanqueo de capitales, el otro la utiliza para dirigir desde aquí el tráfico de drogas a gran escala.

kilo009
Administrador
Mensajes: 7691
Registrado: Lun Nov 13, 2006 10:29 pm
Ubicación: Foro de Inteligencia
Contactar:

Mensaje por kilo009 » Mié Ago 08, 2007 1:22 pm

Pues sí, Costa Nostra es como llaman en algunos barrios napolitanos a la Costa del Sol. Actualmente la Costa del Sol parece ser el punto cero en el tráfico de droga, todo gestionado por la Camorra.

Según leí el otro día en El País (poco despues de la detención de Pasquale Mazzarella) es que los napolitanos (en la sombra), canalizaban a través de una red de marroquíes, toneladas de hachís hacia Italia.

Lo que pasa en la Costa del Sol, es que solo hay representantes de la mafia, no poseen logísticas, y por eso se apoyan de la delincuencia ya asentada, es el caso del llamado clan marroquí (que tienen controlado el tráfico de hachís). Estos últimos disponían en ceuta de embarcaciones para transportar drogas, una compañía de alquiler de coches en Marbella.
Saber para Vencer

Twitter

Facebook

kilo009
Administrador
Mensajes: 7691
Registrado: Lun Nov 13, 2006 10:29 pm
Ubicación: Foro de Inteligencia
Contactar:

Ndrangheta italiana

Mensaje por kilo009 » Sab Oct 13, 2007 11:53 am

Según The Guardian, la Ndrangheta (la potente mafia calabresa), ha participado durante años en el tráfico de residuos radiactivos y en la producción (clandestina) de material atómico:

-Según las informaciones, se estaría investigando a dos miembros de esa mafia que habrían contactado con ocho miembros de la Agencia Estatal de Investigación Energética italiana (ENEA) para que se deshiciera de residuos radiactivos. Esto ocurrió entre 1980 y 1990.

-Los deshechos estaban enbasados en 600 barriles provenientes de plantas en Italia, Suiza, Francia, Alemania y EEUU. Dichos barriles eran transportados a Somalia, donde debían ser enterranos, y ahí llegaron 500 barriles.

-Los 100 barriles restantes se enterraron en Basilicata

-Recordar que esta mafia había sido la principal distribuidora de cocaína en Europa

La información es de La Razón
Saber para Vencer

Twitter

Facebook

kilo009
Administrador
Mensajes: 7691
Registrado: Lun Nov 13, 2006 10:29 pm
Ubicación: Foro de Inteligencia
Contactar:

Mensaje por kilo009 » Sab Oct 13, 2007 11:56 am

Operación del Departamento Antimafia italiano contra uno de los clanes más poderosos de la Cosa Nostra siciliana, los Santapaola:

...la Dirección Investigadora Antimafia informó de que en la noche del lunes había lanzado una operación contra uno de los clanes más poderosos de la Cosa Nostra siciliana: los Santapaola. 32 miembros de esta familia fueron puestos en busca y captura y al menos 26 acabaron arrestados por la Policía en distintas ciudades de Italia. Están acusados de tráfico de drogas y de extorsión a las empresas que han recibido contratas del Estado para realizar obras públicas. Éstas debían entregar el «pizzo», el impuesto revolucionario que la mafia recauda entre los empresarios de la zona que controla.
La operación culmina la investigación abierta el 30 de septiembre, cuando se descubrió abrasado en su coche el cuerpo de Angelo Santapaola, primo de Benedetto «Nitto» Santapaola, jefe histórico de la Cosa Nostra, que se encuentra actualmente en prisión. Angelo fue quemado vivo junto a un familiar por miembros de un clan rival, que consideraba que estaba actuando con demasiada visibilidad, con lo que las actividades del resto de mafiosos podían correr peligro.


Información de La Razón
Saber para Vencer

Twitter

Facebook

kilo009
Administrador
Mensajes: 7691
Registrado: Lun Nov 13, 2006 10:29 pm
Ubicación: Foro de Inteligencia
Contactar:

Mensaje por kilo009 » Vie May 23, 2008 7:26 pm

Como anuncia Zulu en otro post:

Los carabineros italianos han arrestado al presunto jefe mafioso Giuseppe Nirta, uno de los más buscados por la Justicia, que supuestamente encabeza el clan de la 'Ndrangheta del mismo nombre, informaron fuentes policiales.

Nirta, de 68 años y acusado de homicidio y asociación mafiosa, ha sido arrestado en casa de un pariente en la localidad de San Luca, en el sur del país. El líder estaba desarmado al ser detenido y no ofreció resistencia.
Saber para Vencer

Twitter

Facebook

Mod. 1
Tecnico de Inteligencia
Tecnico de Inteligencia
Mensajes: 297
Registrado: Mié Ene 10, 2007 2:13 pm
Contactar:

Mensaje por Mod. 1 » Sab May 24, 2008 10:40 am

PREDATOR dijo:

El capo, una de las cien personas más buscadas en Italia, fue arrestado en la casa de un pariente en la localidad de San Luca, un feudo de los mafiosos.
Los carabineros italianos arrestaron ayer al presunto jefe mafioso Giuseppe Nirta, uno de los más buscados por la Justicia, que supuestamente encabeza el clan de la Ndrangheta del mismo nombre, informaron fuentes policiales. Nirta, de 68 años y acusado de homicidio y asociación mafiosa, fue arrestado en casa de un pariente en la localidad de San Luca (un feudo de la mafia).El clan Nirta de la 'Ndrangheta (mafia de la región de Calabria) está involucrado en la matanza de la localidad alemana de Duisburgo, donde el 15 de agosto del pasado año fueron asesinadas en la puerta de una pizzeria seis personas, consideradas miembros de lafamiliarival de los Pelle-Vottari. Nirta, en la lista de las cien personas más buscadas, está acusado del homicidio de Bruno Pizzata, de 59 años, en enero de 2007 en San Luca, dentro de la guerra de mafia con los Pelle-Vottari.
«Nirta no puso resistencia, de hecho sus primeras palabras fueron: 'Felicitaciones a vosotros y a los carabinieri», manfiestó Francesco Iacono, que lideró la operación policial.
Guerra por unos huevos
Las familias mafiosas Pelle-Vottari y Nirta-Strangio, de la localidad de San Luca, protagonizan una guerra que comenzó en 1991 con un banal lanzamiento de huevos, derivó en una pelea callejera y terminó con dos muertos.La última víctima había sido Maria Strangio, mujer de Giovanni Nirta, asesinada en diciembre de 2006, lo que desencadenó lavenganzade Duisburgo, según los investigadores. En el marco de las investigaciones por los crímenes de Alemania hubo ya nueve detenciones hace dos semanas, aunque ningún sospechoso era autor material de los asesinatos.
En ferero de este año ya fue detendo Pasquale Condello, considerado el gran capo de la 'Ndrangheta, al que la Policía buscaba desde hace 18 años.
Los ministros de Justicia, Angelino Alfano, y de Defensa, Ignazio La Russa, celebraron la «brillante operación» de los carabinieros, que se encuentran bajo las órdenes de Maroni. El ministro Alfano aseguró, en un acto en recuerdo del asesinato hace ayer dieciséis años del juez antimafia Giovanni Falcone, que la lucha contra la mafia será una de sus prioridades en esta legislatura, El titular de Justicia se mostró «orgulloso de ser un ministro de Justicia siciliano, con los valores de una generación que se opone a la mafia», y aseguró que la lucha contra la criminalidad organizada será «el centro de su empeño» en este Gobierno.
El ministro del Interior, Roberto Maroni, describió a Nirta como un fugitivo peligroso «involucrado en las peleas de San Luca, que llevaron a la masacre de Duisburgo». Además, recordó las medidas antimafia aprobadas por el Consejo de Ministros del miércoles dentro del conocido como paquete por la «seguridad».Entre ellas, destaca la agilización del proceso para entregar al Estado los bienes confiscados a la mafia y ponerlos a disposición de la comunidad.
La Policía detuvo el pasado martes a 48 supuestos miembros de la mafia calabresa, acusados de crear una red de tráfico de drogas que llegaba a Italia desde Colombia y Marruecos. agencias

http://www.diariovasco.com/20080524/mun ... 80524.html
Gracias, La Moderación

Relexus
Mensajes: 4
Registrado: Dom Jun 07, 2009 9:10 pm

Re: Camorra italiana

Mensaje por Relexus » Jue Jun 25, 2009 12:56 pm

Hola,

Os voy a recomendar el libro "Gomorra: Un viaje al imperio económiico y al sueño de poder de la Camorra", de Roberto Saviano. El autor ha recibido amenazas de muerte y vive escondido bajo protección policial. Os lo recomiendo porque si os interesa el mundo criminal de la Camorra, en este libro viene todo lo referente a ella: su estructura, los diferentes clanes, el negocio de la droga, de la construcción, de las armas, de la industria textil... Todo con nombres y apellidos, fechas y direcciones.

Un saludo.

Responder

Volver a “Drogas, Crimen Organizado, Inteligencia Criminal y Resguardo Fiscal”