¿Que sabemos de la Stasi?

Tema dedicado a tratar la Historia y operaciones de los Servicios Secretos españoles e internacionales, y la cultura que lo rodea.
Avatar de Usuario
fyc
Agente Encubierto
Agente Encubierto
Mensajes: 144
Registrado: Dom Dic 07, 2008 11:15 am

Re: ¿Que sabemos de la Stasi?

Mensaje por fyc » Vie Jul 03, 2009 12:29 pm

Eso muestra que tipo de régimen era el rumano y en general, lo que había en el este. No obstante, la Stasi era germanooriental, pero si es cierto que usaron mucho el sexo como arma. Recordemos los "agentes romeo".

GUAU
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 939
Registrado: Vie Abr 06, 2007 6:40 pm
Ubicación: españa

Re: ¿Que sabemos de la Stasi?

Mensaje por GUAU » Lun Jul 06, 2009 4:13 pm

Perdón por el lapsus. En Rumanía creo que era la Securitate o algo así. Mis disculpas.
Solo hay una cosa peor que carecer de fuentes de información, es dejarse
seducir por fuentes de información que cuentan mentiras.

Avatar de Usuario
fyc
Agente Encubierto
Agente Encubierto
Mensajes: 144
Registrado: Dom Dic 07, 2008 11:15 am

Re: ¿Que sabemos de la Stasi?

Mensaje por fyc » Mar Ago 25, 2009 8:34 pm

En Berlín se ha habierto un museo sobre la Stasi.

http://www.minube.com/rincon/museo-de-la-stasi-a3668

Este enlace tiene fotos: http://11870.com/pro/stasi-museum

marianosanmillan
Oficial de Inteligencia
Oficial de Inteligencia
Mensajes: 320
Registrado: Lun Jul 06, 2009 8:43 pm
Ubicación: Asturias

Re: ¿Que sabemos de la Stasi?

Mensaje por marianosanmillan » Vie Ago 28, 2009 6:33 pm

Pero Ceaucesco era rumano. En todo caso, sería la Securitate...aunque imagino que lo que pasó en verdad sería la curiosidad innata del género femenino... :lol:
"El hígado de mi enemigo es la mejor vaina para mi espada" Proverbio tibetano

GUAU
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 939
Registrado: Vie Abr 06, 2007 6:40 pm
Ubicación: españa

Re: ¿Que sabemos de la Stasi?

Mensaje por GUAU » Sab Nov 07, 2009 4:32 pm

La Stasi, el órgano más temido de la RDA, una pesadilla orwelliana6 Noviembre 09 - Aitor Lagunas
berlín- La oscarizada película «La vida de los otros», de 2006, descubrió para el gran público internacional una de las caras más sombrías y crueles de la República Democrática Alemana (RDA): la exhaustiva labor de su policía política, la Stasi. «La cinta ha supuesto un punto de inflexión en el interés por aquel cuerpo represivo», admiten en el cuartel general de la Stasi, en el antiguo Berlín-Oriental, ahora reconvertido en museo.
Situado en un complejo enorme de acceso vetado a los civiles, el edificio constituía el centro neurálgico del «Ministerio para la seguridad del Estado». En realidad, tras la sublevación berlinesa de 1953 contra el estalinismo, los gerifaltes comunistas comenzaron a temer a su propio pueblo: por eso decidieron espiarlo.
La tentación, cada vez más enfermiza, de controlar los actos y hasta los pensamientos de 16 millones de personas empleaba a 90.000 agentes en 1989. Además, otros 100.000 ciudadanos informaban a tiempo parcial sobre las conductas «sospechosas» de sus amigos, vecinos e incluso familiares a cambio de unas vacaciones en Bulgaria o un coche nuevo. Aquellas delaciones implicaron penas de cárcel, torturas físicas o psíquicas o castigos profesionales para no pocos espiados. Por eso, la Stasi era uno de los órganos más temidos de la RDA y su jefe, el anciano Erich Mielke, objeto de un silencioso odio popular. Ambos factores explicarían uno de los lemas más coreados durante las manifestaciones ciudadanas del prodigioso otoño de 1989: «Fuera la Stasi».
El 15 de enero de 1990, el pueblo cumplió su advertencia cuando una muchedumbre encolerizada irrumpió en la central. Encontró 16.000 sacos, cada uno con 3.000 folios hechos trizas: rastros que los esbirros de Mielke trataban de borrar. Desde entonces, se han reconstruido unos 490.000 documentos, un 1% del total. «En el futuro, un programa informático se encargará de ese inmenso puzzle», afirma Walter, uno de los responsables del Archivo.
«Mi padre desapareció de repente», evoca Martin, un estudiante de ingeniería procedente del este. «Volvió a casa dos meses después sin que nadie nos diera ninguna explicación». Su padre no ha solicitado examinar su historial pero sospecha que pudo ser su propia hermana quien le delató.
Cada ciudadano tiene el derecho de averiguar quién, cuándo y por qué le espió en el pasado. En los años de reunificación, no se ha registrado ningún acto de violencia por venganza contra delatores de la Stasi. ¿Cómo es eso posible? «Tal vez no seamos tan impulsivos como los españoles», explica Walter con ironía, delante de estanterías repletas de informes.
Hasta el mismo George Orwell admitiría, a la vista de semejante archivo, que su Gran Hermano de «1984» se quedó corto.


Espías hasta en el Parlamento
Nacido en la extinta RDA, Toralf Staud es un periodista que se ha especializado en temas espinosos. En 2005, su libro «La nueva extrema-derecha» reveló las extensas ramificaciones del neonazismo en Alemania Oriental. Actualmente, Staud investiga los archivos «Rosenstolz», acerca de hasta 40 parlamentarios de la RFA que espiaron para la Stasi. «La comisión que se ocupaba de este asunto fue clausurada repentinamente hace cuatro años, justo cuando comenzaba a obtener frutos», afirma. Según Staud, ciertos intereses políticos estarían obstaculizando esa tarea. El socialdemócrata Willy Brandt dimitió como canciller en 1973 al revelarse que su secretario personal era un espía de la RDA.
Solo hay una cosa peor que carecer de fuentes de información, es dejarse
seducir por fuentes de información que cuentan mentiras.

GUAU
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 939
Registrado: Vie Abr 06, 2007 6:40 pm
Ubicación: españa

Re: ¿Que sabemos de la Stasi?

Mensaje por GUAU » Dom Nov 29, 2009 11:42 pm

corazón de las tinieblas


REUTERS.
Erich Mielke, jefe de la Stasi, aguardando a la celebración del juicio por su actuación al frente de la policía de seguridad del estado de la antigua RDA (STASI).


La caída del Muro de Berlín simbolizó el ocaso de una era, pero el verdadero final comenzó unas semanas después, el 17 de diciembre de 1989, cuando se anunciaba la disolución de la Stasi, el Ministerio de la Seguridad de la RDA, la máquina más sofisticada de vigilancia y represión puesta en marcha por una dictadura.

«El KGB es brutal, pero la Stasi es simplemente perfecta.» Esta frase se convirtió en habitual en la RDA. Así, los funcionarios recalcaban la temible eficacia de esta organización cuya historia está intrincadamente ligada a un régimen del que se suponía era a la vez «escudo y espada».

Sus orígenes se remontan a la época inmediatamente posterior a la Segunda Guerra Mundial, antes incluso de la partición de Alemania en dos Estados rivales. En el año 1946, las cuatro potencias encargadas de administrar el territorio alemán (Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Rusia) implantaron cada una su propio sistema en su zona. En la ocupada por los soviéticos, un organismo se encargó de depurar a los mandos del antiguo régimen nazi, el Kommissariat-5 (K-5).

Estructurado a partir del modelo de la NKVD (que pasará a llamarse KGB en 1954), el K-5 no tardó en ampliar sus competencias. Con la llegada de la Guerra Fría, el enemigo ya no sólo eran los nazis, sino cualquier individuo que se opusiera al avance del socialismo: el empresario reacio a nacionalizar su empresa, el ciudadano que criticaba los ataques a la democracia o, sencillamente, el militante socialista que rechazaba la fusión del partido socialdemócrata con el comunista en un único movimiento, el SED (Partido Socialista Unificado de Alemania), cuya creación se decidió en la primavera de 1946.


Detenciones a millares. Cuando se proclamó oficialmente la RDA, el 7 de octubre de 1949, ya existía, pues, un instrumento de represión, que pasaría a llamarse Ministerio de la Seguridad del Estado cuatro meses más tarde. Dirigido en un principio por Wilhelm Zaisser, un viejo militante comunista que luchó en las Brigadas Internacionales durante la Guerra Civil española, al nuevo organismo se le asignó un objetivo aún más ambicioso. El ministro del Interior, Karl Steinhoff, lo resumió en pocas palabras ante la Cámara del pueblo el 8 de febrero de 1950: «Emprender una batalla decisiva contra la actividad de los agentes enemigos, subversivos, saboteadores y espías para proteger nuestro desarrollo democrático y garantizar de forma continuada los objetivos de nuestra economía de paz».

En el curso de sus primeros años de vida, la Stasi experimentó un desarrollo espectacular. De 1.000 empleados en 1950, pasó a tener 16.000 sólo seis años más tarde. Para los oponentes reales o supuestos al régimen, los años 50 fueron los más sombríos. Aunque hubo pocos asesinatos políticos y la RDA no fue escenario de grandes juicios –que sí sufrieron en la misma época las demás «democracias populares» del este de Europa–, las detenciones de «trotskistas, saboteadores y conspiradores» se contaron por millares cada año, en particular en Berlín oriental. La mayoría iba a parar a la terrible prisión de Hohenschönhausen, un emplazamiento clave durante 44 años de la persecución política. La Stasi tenía otras 17 «cárceles preventivas», pero todas se dirigían desde allí.

El origen de la prisión de Hohenschönhausen se remonta a un campo de encarcelación soviético. En una primera etapa se confinó allí a unos 20.000 prisioneros que iban a ser trasladados a otros centros de reclusión en Rusia. Las condiciones eran penosas. El hacinamiento, la falta de salubridad y el terrible frío (los prisioneros ni siquiera tenían mantas) hicieron que muriesen entre julio de 1945 y octubre de 1946 unas 3.000 personas.

Con el tiempo, ese campo de concentración se cerró como tal, pero a finales de los años 50 los prisioneros de un campo de trabajo contiguo fueron obligados a construir sobre ese terreno un edificio nuevo con más de 200 celdas y salas de interrogatorio. El enorme complejo se integró en una zona de acceso prohibido a cualquiera que no trabajase en la Stasi. El secretismo ayudaba a difundir el miedo.
Los mismos prisioneros tuvieron que montar las celdas en el sótano de lo que una vez fue una cantina, celdas sin ventanas, como búnkeres. Lo llamaban «el submarino». Las estancias frías y húmedas sólo disponían de un camastro de madera y un cubo; siempre quedaba una bombilla encendida, tanto de día como de noche.

Los interrogatorios se realizaban, sobre todo, por la noche. A los detenidos se los privaba de sueño, se los obligaba a estar de pie durante horas o se los encerraba en los gélidos días de invierno en celdas con el suelo cubierto de agua.

La técnica de los interrogatorio fue sofisticándose con los años. La inicial violencia física fue sustituida por métodos psicológicos. A los detenidos nunca se los informaba sobre el lugar en el que se encontraban encarcelados y se los separaba herméticamente del mundo exterior. Los interrogatorios, en los que se repetían una y otra vez las mismas preguntas, podían durar meses. Se trataba de que finalmente se incriminasen, pero también de transmitir la sensación de estar en manos de un Estado todopoderoso.

Poco a poco, la Stasi va transformándose, según la expresión del historiador Emmanuel Droit, en «una agencia de vigilancia cuyo objetivo es contribuir a la autodisciplina de las nuevas generaciones». Las detenciones de opositores y los interrogatorios se hacen cada vez menos sistemáticos. Tomando prestada la expresión del filósofo Michel Foucault, la historiadora Sonia Combe habla en este sentido de una nueva «economía de poder», menos fundada en la represión frontal que en «técnicas de persecución insidiosas» encaminadas a la «desestructuración de la personalidad», como la elaboración de rumores para desacreditar a un individuo o la organización de robos reiterados para intimidar a un disidente.

En el seno de la Stasi, el hombre encargado de la«metamorfosis» de «instrumento de represión» a «agencia de vigilancia» se llama Erich Mielke. Nacido en 1907 y veterano de la Guerra Civil española, al igual que Wilhelm Zaisser, del que fue adjunto, este apasionado del deporte se mantuvo a la cabeza de la policía política hasta 1989. Bajo su reinado, la Stasi continuó desarrollándose a un ritmo sostenido. El crecimiento se debió, a la vez, al aumento del número de empleados (de 52.000 en 1971 a 91.000 en 1989) y «colaboradores oficiales». En los años 70 y 80, los informadores encargados de espiar a sus conciudadanos a cambio de alguna que otra gratificación llegaron a rozar los 180.000. Casi uno de cada cien habitantes de la RDA.
Presentes en todos los estamentos de la sociedad (su número alcanzó del 10 al 2o por ciento del personal del Ejército y la Policía, según la historiadora Sandrine Kott), los «colaboradores oficiales» dan fe del grado de penetración de la Stasi entre la ciudadanía de la Alemania oriental. Ninguna institución parece haberse librado de su vigilancia. Incluso los centros escolares. Emmanuel Droit cita algunos ejemplos de estudiantes reclutados por la policía política para vigilar a sus semejantes. Por ejemplo, Günter, un adolescente de Turingia que, entre 1964 y 1966, proporcionó periódicamente a la Stasi informes sobre lo que leían sus compañeros de instituto (su primer encargo fue investigar la circulación de tebeos americanos), lo que escuchaban, sus temas de conversación y lugares de encuentro…


Los archivos. La apertura de los archivos en los años 90 destapó el importante papel del espía cotidiano y anónimo y relegaba a un segundo plano a los agentes más brillantes como Markus Wolf, el responsable inamovible de
la información exterior en Alemania del Este entre 1958 y 1987, o Günter Guillaume, asesor especial de Willy Brandt, cuyos vínculos descubiertos con la Stasi precipitaron la dimisión del canciller federal en mayo de 1974.

Visto el material, los historiadores no se explican cómo un organismo tentacular que produjo seis millones de expedientes individuales no pudo, a pesar de ello, prevenir, y ni siquiera predecir, las grandes convulsiones que sacudirían a la RDA hasta la final caída del régimen. Erich Mielke definía a la Stasi como un «coloso de la seguridad». Como apunta Droit, fue un coloso, desde luego, pero «con pies de barro».

Las actas de la Stasi se pueden consultar desde 1992. En otros lugares de Europa del Este, como Polonia o la República Checa, por ejemplo, los archivos de las policías secretas son inaccesibles. Alemania, en cambio, ha optado por lo contrario. Eso sí, avisando a quienes quieran «investigar» que pueden encontrarse sorpresas mayúsculas, como que sus vecinos, amigos e incluso su cónyuge se dedicaron a informar sobre su vida privada. De los seis millones de alemanes espiados, poco más de uno ha solicitado ver su ficha.
Thomas Wieder y Judy Clark
PARA SABER MÁS...
La Stasi: À L´école, de Emmanuel Droit, 2009.
Stasi: The Untold Story of the East German Police, de John O. Koehler, 1999.
http://xlsemanal.finanzas.com/web/artic ... o_pagina=1
Solo hay una cosa peor que carecer de fuentes de información, es dejarse
seducir por fuentes de información que cuentan mentiras.

Avatar de Usuario
Alí Bei
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 1220
Registrado: Mié Ago 20, 2008 11:04 pm

Re: ¿Que sabemos de la Stasi?

Mensaje por Alí Bei » Mié Ene 13, 2010 6:11 pm

Un dato...la película comentada ("La vida de los otros") se pudo conseguir el pasado domingo 3 de enero con la edición dominical de "El Mundo".

¡Saludos!
"En la era de la información todo el mundo sabe qué es lo que está pasando, pero muy pocos entienden lo que significa." (Sanz Roldán, en una de sus conferencias)

Avatar de Usuario
DISIP
Mensajes: 6
Registrado: Mié May 05, 2010 6:43 pm

Re: ¿Que sabemos de la Stasi?

Mensaje por DISIP » Mié May 05, 2010 10:29 pm

Recomiendo el documental de la Stasi emitido hace poco en el Canal Historia y que suelen repetir de vez en cuando.

Aquí os dejo un link del documental en cuestión: http://www.canaldehistoria.es/vertv/sin ... a-del-Este

Probablemente el servicio secreto más grande en toda la historia de la humanidad, entre personal interno y colaboradores externos.

Avatar de Usuario
Bourne
Agente de Campo
Agente de Campo
Mensajes: 127
Registrado: Dom Sep 02, 2007 12:00 am

Re: ¿Que sabemos de la Stasi?

Mensaje por Bourne » Jue Jun 10, 2010 11:46 pm

Aquí os lo podeis descargar:

http://www.vagos.es/showthread.php?t=670486

Con el JDownloader va muy bien y ocupa menos de 500megas. Muchas gracias Disip, ya te contaré a ver que tal.

Saludos!
"Un sable puede ser tan educativo como un libro. Según quién te lo ponga en las manos"
(A. Pérez Reverte)

dochist
Mensajes: 7
Registrado: Jue Ago 26, 2010 1:47 pm

Re: ¿Que sabemos de la Stasi?

Mensaje por dochist » Jue Ago 26, 2010 10:21 pm

Hola a [email protected],

No hace mucho he visto un documental sobre la Stasi del Canal Historia, esta muy bien y deja con la boca abierta....uno de cada 50 alemanes colaboró con la Stasi.....impresionante, menudo sistema de se espionaje......

Se puede ver AQUI

Saludos

Responder

Volver a “Historia del Espionaje”