CNI en Cuba

Informaciones de todo tipo sobre el CNI, CCN y ONS. Legislación y noticias.
Avatar de Usuario
fyc
Agente Encubierto
Agente Encubierto
Mensajes: 144
Registrado: Dom Dic 07, 2008 11:15 am

Re: El CNI y Cuba

Mensaje por fyc » Mié Jun 24, 2009 8:33 pm

¿Quien creeis que tiene mejor red? El CNI en Cuba, o la Inteligencia Cubana en España.

Oraculo
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 3550
Registrado: Jue Abr 30, 2009 6:46 pm

Re: El CNI y Cuba

Mensaje por Oraculo » Dom Jun 28, 2009 4:32 am

"La política es el arte de servirse de los hombres haciéndoles creer que se les sirve a ellos". Louis Dumur

Avatar de Usuario
elder
Oficial de Inteligencia
Oficial de Inteligencia
Mensajes: 309
Registrado: Dom Ene 14, 2007 5:28 pm

Re: El CNI y Cuba

Mensaje por elder » Dom Jun 28, 2009 11:26 am

¿Quien creeis que tiene mejor red? El CNI en Cuba, o la Inteligencia Cubana en España.


Me imagino que España será uno de los principales focos de atención de Cuba, fuera de Hispanoamérica.
De mi Dios vulneré diez mandatos, de mi Rey ninguno.

Mueca
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 543
Registrado: Jue Ago 14, 2008 5:02 am

Re: El CNI y Cuba

Mensaje por Mueca » Dom Jun 28, 2009 2:40 pm

Supongo que además el CNI viene haciendo un trabajo de inteligencia amplio en la Isla desde que Raúl toma el mando, además creo que en los últimos meses se habrán puesto las "pilas" coincidiendo con el próximo relevo de España al mando de la Unión Europea y posibles propuestas con temas de apertura y negociaciones con EEUU.

Para mi es muy interesante todo el asunto de Conrado y como el CNI lo ficha y saca un partido enorme de su posición privilegiada, además las palabras de Conrado tienen su miga dentro del contexto que se sabía que este hombre trabajaba para los cubanos y pasaba datos al Gobierno vasco: El espionaje español conoce tu debilidad y se te va metiendo...

Cuba destituye al vicepresidente y al ex canciller por revelar información a un colaborador del CNI

El empresario Conrado Hernández, delegado del gobierno vasco en la isla, admite en un vídeo que colaboró con el servicio de espionaje español

MAURICIO VICENT / CADENA SER 28-06-2009

Cuba ha destituido al vicepresidente, Carlos Lage, y al ex canciller, Felipe Pérez Roque, por revelar informaciones confidenciales a un cubano que trabajaba para el CNI. El empresario Conrado Hernández, delegado del Gobierno vasco en la isla, admite en un vídeo que colaboró con el servicio de espionaje español. Ese vídeo le sirvió a Raúl Castro para descabezar en marzo pasado a los dos dirigentes políticos.

Raúl Castro acusa al vicepresidente, Carlos Lage, y al ex canciller, Felipe Pérez Roque, de deslealtad, abuso de poder y de revelar informaciones confidenciales el ingeniero Conrado Hernández, amigo personal de ellos, pero que trabajaba para los servicios secretos españoles.

Hernández era representante en Cuba para la Sociedad de la Promoción y Reconversión Industrial del Gobierno Vasco. Raúl Castro lo acusa de estar al servicio de la inteligencia española, una acusación que se apoya en la grabación de, al menos, un encuentro entre Hernández con agentes del CNI en un restaurante de La Habana.

Aunque no se verbaliza de forma explícita, también se deja caer que los cesados, el detenido y otros amigos constituían un grupo que tenía complicidades y alimentaban ambiciones políticas. Sin embargo, en ningún momento se dice que estuvieran conspirando.

Lage y Pérez Roque fueron destituidos el pasado dos de marzo y, juntos a ellos, cayeron el responsable de Relaciones Internacionales del Partido Comunista, Fernando Ramírez de Esternoz y el vicepresidente del Consejo de ministros, Rivero.

En el vídeo también se expone el caso del ex secretario de Fidel Castro, Carlos Valenciaga, que era objetivo de la seguridad cubana desde que realizó una fiesta de cumpleaños caundo Castro se encontraba al borde de la muerte después de caer enfermo en julio de 2006.

La celebración tuvo lugar en el palacio de la Revolución, muy cerca de donde convalecía el ex presidente cubano. A ella asistieron Lage y Pérez Roque. Valenciaga fue cesado en el verano del año pasado y, desde entonces, trabaja en los archivos de la Biblioteca Nacional.

http://www.cadenaser.com/internacional/ ... rint_1/Tes


Estamos hablando de un ex vicepresidente del Consejo de Estado, un ex ministro de Exteriores, un ex jefe de Relaciones Internacionales del Partido Comunista de Cuba, un ex jefe de despacho de Castro y un ex vicepresidente del Consejo de Ministros, todos ellos dentro de una red a la que posiblemente solo se tenía acceso a través de esta persona.
easy

Avatar de Usuario
OSLO
Jefe de Estacion
Jefe de Estacion
Mensajes: 421
Registrado: Mar Sep 25, 2007 4:43 am
Ubicación: España

El CNI y Cuba

Mensaje por OSLO » Dom Jun 28, 2009 6:19 pm

Cuba vincula al CNI con sus purgas:

El caso de Los Dioses Rotos (título de una película cubana) es como llaman en la calle al vídeo de exhibición restringida donde el presidente Raúl Castro expone los motivos que provocaron la destitución de Carlos Lage de 57 años, ex vicepresidente del Consejo de Estado, Felipe Pérez Roque de 44 años y ex ministro de Exteriores, Fernando Ramírez de Estenoz ex jefe de Relaciones Internacionales del Partido Comunista de Cuba (PCC), Carlos M. Valenciaga ex jefe de despacho de Fidel Castro y Otto Rivero, de 41 años, ex vicepresidente del Consejo de Ministros.

Lage y Pérez Roque reconocieron sus faltas en una carta en la que renunciaban públicamente a sus cargos reiterando su fidelidad al Partido Comunista, pese a que Fidel Castro tachó a ambos de "indignos y ambiciosos".

Raúl Castro dijo que la Seguridad del Estado había descubierto un funcionario cubano reclutado por el "servicio de inteligencia español" (CNI) en 2006. El presidente leyó así la biografía de Conrado Hernández, representante en la isla de la Sociedad para la Promoción y Reconversión Industrial (SPRI) del País Vasco, detenido en el aeropuerto de La Habana el pasado 14 de febrero, cuando intentaba volar a Madrid.
Lo difícil se hace, lo imposible se hará.

Mueca
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 543
Registrado: Jue Ago 14, 2008 5:02 am

Re: El CNI y Cuba

Mensaje por Mueca » Jue Jul 02, 2009 11:36 am

Son interesantes algunos apuntes que hace el autor, aunque como siempre anda con la palabra "espía" por medio

1/07/09

Nuestros hombres en La Habana

Las relaciones hispano-cubanas se mueven al compás del ritmo que interpreta la orquesta de los hermanos Castro. Es el baile de los espías y su consecuencia el cierra de la estación en La Habana del CNI (Centro Nacional de Inteligencia), el servicio secreto español, que se está ultimando en estos días. El ministerio de Asuntos Exteriores parece estar de acuerdo con la retirada de los agentes, que tiene el valor de una expulsión por parte de Cuba. Un CNI en profunda crisis y virtualmente decapitado por los problemas que enfrenta su jefe, Alberto Saiz, no ha podido evitarlo

Cuando salga el último agente no quedará en Cuba espías de ningún país importante de la Unión Europea, por lo menos legalmente, pues no los tiene allí Alemania, Gran Bretaña, Francia, Italia u Holanda, que bebían de la antena hispana. España se quedará sin poder seguir sobre el terreno los pasos de ETA en la isla, donde el terrorismo vasco ha disfrutado de un santuario muy importante y con conocimiento obviamente del propio Fidel Castro, unas relaciones peligrosos que algún día tendrán que salir a la luz.

Los espías españoles han quedado expuestos en medio del torbellino provocado por la orgía estalinista que acabó, en marzo, con el fusilamiento político de quienes se pensaba en el exterior que podían pilotar la reforma de ese desaguisado que es el caduco sistema comunista vigente en Cuba desde hace medio siglo con la testarudez de Fidel Castro. Como era de esperar, Saturno acabó devorando a sus propios hijos.

Es dudoso que un militante comunista leal como Conrado Hernández se haya puesto al servicio de una potencia extranjera, en este caso del CNI español, salvo que fuera por los mismos motivos que llevaron al vendedor de aspiradoras Jim Wormold a trabajar desde la Cuba batistiana para el servicios secreto británico en «Nuestro hombre en La Habana», la novela de Graham Greene: pagar los estudios de su hija.

Aunque no parece que sea el caso, resulta al menos curioso que Conrado Hernández tenga una hija estudiando en España con una beca conseguida en su día por el entonces embajador español en Cuba, Carlos Alonso Zaldívar, un diplomático, ingeniero y economista bilbaíno que fue expulsado del Partido Comunista de España hace un casi treinta años y luego recaló en el PSOE hasta llegar a trabajar a las órdenes directas de Felipe González. Hoy está al frente de la legación española en Brasilia.

Conrado Hernández tenía hilo directo con Alonso Zaldívar y seguramente también con su sucesor, el actual embajador en La Habana, Manuel Cacho, como para no arriesgarse en juegos de espías en los pocos restaurantes que hay en La Habana, todos ellos controlados por los omnímodos servicios secretos del castrismo. Salvo que la intención de esos encuentros fuera crear evidencias. Es cierto que Conrado Hernández se reunió en distintas ocasiones con agentes españoles en locales públicos de La Habana. Eso está demostrado precisamente por las grabaciones que hizo la seguridad cubana.

El retrato del personaje crea dudas: ingeniero industrial, miembro del Partido Comunista de Cuba (PCC), con viejos amigos en el cogollo castrista; él mismo miembro de la «nomenklatura», de la elite cubana; delegado desde 1998 –con las más altas bendiciones– de un organismo del gobierno autónomo vasco como es la Sociedad para la Promoción y Reconversión Industrial (SPRI); con un magnífico sueldo para los padrones cubanos en moneda fuerte; marido de una teniente coronel del ministerio cubano del Interior relacionada con el estratégico CNIC (el Centro Nacional de Investigaciones Científicas), con la hija becada en España y todo lo demás.

¿Arriesgar tanto por dar a unos agentes españoles chismes sobre la conocida mala salud de Fidel Castro, si estaba más o menos cerca de la muerte, o los chistes que sobre los gerontócratas del régimen hacen algunos ministros más jóvenes, o los malestares de algunos de ellos o adelantar un nombramiento que de todas maneras sería público 24 horas después?

Conrado Hernández es un personaje lo suficientemente «sensible» como para que no anduviera por su cuenta fuera de la órbita de la seguridad cubana. No tiene sentido. Por tanto es lícito suponer –y es lo que creen las fuentes mejores informadas– que trabajaba voluntaria y forzosamente para el régimen castrista, puede que para el propio Raúl Castro que es a quien más beneficia lo sucedido.

Crea también dudas el hecho de que las destituciones fulminantes del vicepresidente Carlos Lage y el canciller Pérez Roque –a quienes supuestamente grababa Conrado Hernández por cuenta del CNI–, estén encuadradas en una purga estalinista que nada tiene que ver con el servicio secreto español y que acabó, entre otros, con otros dirigentes jóvenes y de mediana edad como Fernando Ramírez de Estenoz (jefe del Departamento de Relaciones Internacionales del Partido Comunista de Cuba), Carlos Balenciaga (que fue secretario privado de Fidel Castro, como Pérez Roque), Otto Rivero (vicepresidente del Consejo de Ministros) y los ex ministros Martha Lomas (Industria Básica) y Raúl de la Nuez (Comercio Exterior) acusados de deslealtades, descontrol, deshonestidades y abusos de poder. La mayoría de ellos tiene el perfil de reformistas, incompatibles con los planes de supervivencia de Raúl Castro, que los descuartizó uno tras otro en una reunión del Buró Político del PCC, de la que se hizo una película que estos días se exhibe a las bases del partido con la prohibición de grabar el contenido.

La tardanza por los cubanos de varios años en sacar a relucir esa relación de Conrado Hernández con el CNI, la oportunidad de los acontecimientos, la falta de aplicación de medidas extremas contra Lage, Pérez Roque y el propio Hernández y el hecho de que «muertos vivientes» como el ex canciller Robertico Robaina –purgado él mismo hace diez años– anduvieran difundiendo información interesada sobre los sucedido, abunda en la idea de que en lo relacionado con España ha podido haber un gran montaje. ¿Y por qué?

En lo relacionado con España han surgido este año dos nuevas preocupaciones. Por un lado, la llamada «ley de nietos» que inquieta a los Castro pues puede convertir en españoles, en los dos años de plazo que hay para acogerse a la misma, a una porción significativa de cubanos, quizás superior al 10 por ciento, entre los que tiene abuelos españoles y sus familiares. El régimen interpreta como una amenaza para su seguridad y para su supervivencia. Por lo pronto Cuba ha conseguido que el ritmo de solicitudes admitidas a trámite en el Consulado Español sea menor de la cuarta parte de lo que se esperaba.

El Gobierno español acaba de reafirmar su voluntad de «acompañar» el «proceso de cambios» reformistas anunciados por Raúl Castro. Pero, ¿a qué cambios se refiere Madrid? En Cuba no ha habido ningún cambio, ni político, ni económico ni social, y sin duda no lo habrá. A la política de «diálogo crítico» que mantiene Madrid, la oposición democrática cubana responde que la misma representa un balón de oxígeno a la dictadura castrista. Igual que en el caso de Venezuela, cuyo presidente, Hugo Chávez, acaba de dirigir el pelotón de fusilamiento de Cristóbal Colón, es decir, de hacer una embestida descomunal contra la obra española en América a largo de 400 años.

De otro lado, a los Castro están indignados con la aproximación entre Washington y Madrid tras la llegada de Barack Obama al poder. Las relaciones de Cuba con Estados Unidos no se van a recomponer porque es en el antagonismo perpetuo con los gringos donde Fidel haya su fortaleza ideológica. Por lo pronto los Castro han mordido la mano tendida de Obama y a la invitación a volver a la Organización de Estados Americanos (OEA), los Castro respondieron con improperios. Por importa que las relaciones con la Unión Europea se hayan recompuesto gracias a España. Parece que los cubanos han tomado buena medida al Palacio de Santa Cruz, la sede de la cancillería española. ¿Habrá reciprocidad en el caso de los espías o los agentes de los servicios secretos cubanos seguirán actuando en España?

http://www.apuntesiberoamericanos.com/2 ... abana.html

Francisco R. figueroa
[email protected]
easy

Avatar de Usuario
fyc
Agente Encubierto
Agente Encubierto
Mensajes: 144
Registrado: Dom Dic 07, 2008 11:15 am

Re: El CNI y Cuba

Mensaje por fyc » Jue Jul 02, 2009 4:52 pm

Esperemos que el nuevo jefe del CNI impulse el trabajo del CNI en la isla. También me gustaría pensar que se controla lo que los cubanos hacen en España porque quizá sea paranoia, pero todo apuntan a que controlan no sólo la disidencia establecida aquí, sino que promueven gran parte de las campas Pro-régimen. Desde España va mucho dinero hacia la isla.

amtar
Operaciones Especiales
Operaciones Especiales
Mensajes: 152
Registrado: Mar Ago 19, 2008 4:52 pm

Re: El CNI y Cuba

Mensaje por amtar » Jue Jul 02, 2009 6:01 pm

Me parece poco creíble o almenos poco factible que no dejen entrar a más miembros del CNI en Cuba.
Una cosa es que a los que han pillado no les dejen volver a entrar. Digamos que es algo normal y de libro. Una consecuencia lógica de cometer una "ilegalidad" y que te pillen. :wink: Otra cosa muy distinta es que impidan la entrada a nuevos sustitutos (aunque puedo entender que restringan el número de entradas). Más que nada porque nuestro gobierno (lo doy por hecho, vamos!!!) haría lo mismo con los agentes del G-2 en España. ¡¡Y ahí sí que tienen que perder los cubanos!!
En España hay una amplia colonia de oposición al régimen cubano. Además, cuentan con partidos, entidades y organizaciones afines al castrismo y, por supuesto, el factor económico, es decir, las empresas españolas que interesan a los castro y al G-2.
Desde el franquismo, se decía que el G-2 tenía en España el mayor número de agentes que en cualquier otro país de Europa. El tema ha cambiado mucho (hacia peor, para ellos, claro, jejeje) desde la caída del muro. No creo que cometan el error de hacer esa jugada. Por cierto, que la jugada, desde el principio fue la limpieza de los anticastro. Nosotros fuimos la escusa perfecta para ello.
Sinceramente, no creo que vayan a tirarse piedras a su propio tejado. Rabieta por que les hemos ganado una batalla, sí. Pataleta porque sabemos algunas cosas más, también. Declarar la "guerra" al CNI, lo dudo. :roll:
saludos,

Avatar de Usuario
fyc
Agente Encubierto
Agente Encubierto
Mensajes: 144
Registrado: Dom Dic 07, 2008 11:15 am

Re: El CNI y Cuba

Mensaje por fyc » Vie Jul 03, 2009 12:30 pm

Hace unos años el diario "El País" publicó un extenso artículo sobre las actividades del servicio secreto cubano en España. No logro encontrarlo. Si alguién lo tiene, por favor, que lo suba.

kilo009
Administrador
Mensajes: 7691
Registrado: Lun Nov 13, 2006 10:29 pm
Ubicación: Foro de Inteligencia
Contactar:

Re: El CNI y Cuba

Mensaje por kilo009 » Vie Jul 03, 2009 1:37 pm

En 2001, Diario 16 publicó unos reportajes sobre la inteligencia cubana en la Embajada española, por si te interesa:

CUBA CONVIERTE SU EMBAJADA EN MADRID EN UN NIDO DE ESPIAS

-Parte I
por G.Fernández/M.Á.Menéndez

Diario 16 pone al descubierto la trama de la inteligencia del régimen de Castro.
España se ha convertido en el centro de la inteligencia cubana para Europa, y su Embajada en Madrid en su centro neurálgico. La elaboración de informes de importantes empresarios y artistas españoles, así como la mejora de relaciones con el Cesid, son algunos de los trabajos realizados en España. Los agentes mantienen excelentes relaciones con el bailarín Antonio Gades.

El domicilio particular de Antonio Gades en Madrid sirve de alojamiento para los miembros del buró político de Fidel y Raúl Castro cuando visitan la capital española. Así se deduce de las declaraciones que en exclusiva ha realizado a Diario 16 Delfín Fernández, el agente Otto, un ex miembro del Departamento 11 de la contra inteligencia cubana.

Gades fijó su residencia oficial en La Habana hace ya algunos años. Dos coches, poder pagar con divisas, siete personas a su servicio y una casa de protocolo, «La Tropicanita», para su uso particular son algunos de los privilegios que le ha reportado su estrecha amistad con Fidel y Raúl Castro. Pero «el Gobierno cubano no regala nada», según afirma el ex agente Otto: «El domicilio particular de Gades, que se encuentra muy cerca de la Embajada de Cuba en Madrid, se utiliza como habitual residencia oficial de algunos miembros del buró político y altos cargos del régimen castrista que viajan a España, en lugar de alojarse, tal y como está establecido, en la residencia oficial de la Embajadora».

Entre los invitados habituales de Gades se encuentran el general de División Julio Casas Regueiro, primer sustituto de Raúl Castro; el yerno de Raúl Castro, Luis Alberto Rodríguez López Calleja, cerebro en la sombra de la red empresarial diseñado por Raúl para eludir el embargo norteamericano, «y pocas personas más, eso sí, muy allegadas a Raúl Castro, el mejor amigo de Gades en Cuba. De la seguridad y de mantener la casa en perfectas condiciones se encarga el agente cubano Luis González», relata el ex agente Otto, que durante sus anteriores viajes a Madrid también visitó la vivienda del bailarín español.

Otto trabajó más de 15 años para los servicios de contra inteligencia de su país y ha venido haciendo, a través de este diario, revelaciones explosivas, tales como el espionaje y grabación a los que se somete a las personalidades españolas que visitan Cuba. Según Otto, el régimen de Castro ha grabado hasta la vida privada de importantes empresarios españoles durante su visita a la isla.

Ahora afirma que España se ha convertido en el centro neurálgico de operaciones de la inteligencia cubana en Europa después de la caída de la URSS y del muro de Berlín: «Es en la Embajada de Cuba en Madrid donde confluyen las actividades del resto de embajadas con representación en la Unión Europea. La razón es simple: por la situación geográfica, por historia e idiosincrasia con el país, por el idioma y, por último, por la fuerza que está tomando la presencia española en Cuba. España es el centro de toda la red de espionaje para Europa».

En Madrid, un oficial de alta graduación que responde al nombre de «Nazario», es el jefe del centro de la inteligencia cubana. Este agente sustituyó hace unos años al anterior jefe, el coronel Reyes. Luis González, apodado «el Tuerto», es su persona de confianza: «Nazario es el jefe de la inteligencia en España. Luis González, que trabaja para él, lleva casi seis años en España. Él y su esposa, de nombre Nipsa, llegaron desde Cuba como funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores. González es el encargado, entre otras cosas, de detectar personas que no son afines al régimen, grupos que ellos denominan contrarrevolucionarios y que no son tales».

Otto mantuvo escasos contactos con «el Tuerto», y aún menos cuando nuestro interlocutor decidió exiliarse en España. La misión de Luis González es localizar a aquellos cubanos que se posicionan en contra del régimen castrista, «a los que ellos consideran enemigos del régimen, que son espiados e investigados cuando lo único que pretenden es exponer su criterio, su visión de lo que acontece en Cuba. Los exiliados tienen su partido, su Fundación, a través de los cuales exponen sus ideas, pero para Fidel son enemigos potenciales. Y es por esto por lo que emplea todos los servicios de los que dispone para desprestigiarlos».

La última noticia que nuestro interlocutor tuvo de Luis González fue en el Hotel Miguel Ángel, en Madrid. Allí entregó la partida de jamones de jabugo que debía llevar a Cuba para Fidel y Raúl Castro: «Mis superiores me dieron orientaciones de entregársela a Luis González, pero ya había comunicación de mi deserción y tomé la decisión de dejarlos en el Miguel Ángel, un hotel que se ha convertido en el centro de la Embajada cubana. Allí es donde se depositan algunos de los envíos con destino a Cuba. La anterior embajadora, Rosario Navas, mantenía muy buenas relaciones con la dirección del hotel, sin que la cadena hotelera, Occidental Hoteles, sospechara nada. Allí se reunían distintos miembros de la inteligencia para conspirar. Se celebraban almuerzos, comidas, cenas, reuniones y utilizaban los servicios del hotel como correo de determinadas mercancías con destino a la Embajada. Yo, personalmente, lo utilicé en varias ocasiones».

FIN DE PARTE I

Diario 16
Madrid
Sábado, 31 de Marzo de 2001


--------------------------------------------------------------------------------


CUBA CONVIERTE SU EMBAJADA EN MADRID EN UN NIDO DE ESPIAS

-Parte II
por G.Fernández/M.Á.Menéndez

EL ESPIONAJE CUBANO EN ESPAÑA
Por su parte, Nazario ejerce como jefe de centro y dirige a los miembros de la inteligencia que se dedican, entre otras cosas, a vigilar los movimientos de la contrarrevolución y al control de los oficiales que operan en España o están de paso. Para ello cuenta con destacados especialistas, como los conocidos clavistas: «En cada centro existe un clavista. En el Ministerio del Interior hay un departamento, que es la Octava Dirección, más conocida por la Dirección de Cifras, cuya única misión es enviar mensajes cifrados. Por ejemplo, si Fidel quiere enviarle una comunicación a la embajadora o a alguien especial, se emplean los servicios de la Octava Dirección. Es un mensaje cifrado que los clavistas se encargan de descifrar», asegura Otto. Su identidad es secreta, hasta tal punto que cada cierto tiempo cambian de destino. Los clavistas viven en la Embajada y cuando salen, por cualquier motivo, lo hacen siempre acompañados de un miembro del personal de seguridad, «con órdenes muy precisas en el caso de que el clavista quiera desertar».

En la actualidad, en la Embajada de Cuba en Madrid varias decenas de personas; un número de empleados que el ex agente Otto define como legales: «Les denomino así porque hay un numeroso grupo de supuestos trabajadores que llegan a España argumentando que son relaciones públicas de una empresa, cuando es absolutamente falso. Alegan que están preparando unos ficticios cursos de formación del sector turístico. Ese mismo papel lo interpreté yo en su día. Son cerca de cien, pero muchos se hacen pasar por representantes de sociedades cubanas que en realidad son tapaderas. La mayoría de ellos proviene de la inteligencia o de la contra inteligencia».

Una de sus principales funciones es la del «defensor del régimen castrista», un papel que Otto conoce a la perfección: «Ante el más mínimo comentario hacia el Gobierno de Fidel había que salir al paso de cualquier crítica. Aunque fuera un chiste. El principal problema residía en saber si la persona que hablaba lo hacía en serio o en broma. Al final, no sabías si tu interlocutor adoptaba esa actitud porque pretendía sondearte a ti. Si era así, como en algún caso ha sucedido, emitían un informe, te analizaban y te creaban un problema».

Los trabajos del espionaje cubano en España obligan a mantener contactos con los servicios de información de otros países de la Unión Europea. Su misión es la de obtener documentación, privilegiada o clasificada, de empresarios que adquieren cierta relevancia y poder en Cuba, entre otras tareas más complejas y secretas: «Los servicios de inteligencia cubana fuera de la isla, conocidos también como el Departamento MQ-1, de contra inteligencia externa de la DGI, se encargan de investigar a los extranjeros que empiezan a tomar fuerza en Cuba, que hacen alarde de mucho dinero y de excesivas relaciones a altos niveles. Son personas que levantan una sospecha y se abre una investigación para cada uno de ellos».

INFILTRADOS
En Cuba la presión es insoportable sobre las personas que se convierten en objetivos del régimen castrista. Cuando alguien es marcado por los servicios de inteligencia porque su actividad resulta sospechosa, los servicios de la contra inteligencia destinan a un oficial para su seguimiento las veinticuatro horas del día y durante toda su vida en Cuba. Son funcionarios infiltrados, imprescindibles para el régimen de Fidel Castro. Según Otto, existen hasta veinte departamentos especializados, dependientes del sector en el que se desenvuelve la persona asignada: «Los agentes del Departamento 11 se encargan de todas las personas relacionadas con el turismo; el Departamento 3, de Cultura, y el 1 y el 2 de la SINA (Sección de Intereses Norteamericanos) y las Embajadas con representación en Cuba». Hasta hace pocos años, Inglaterra era otro centro neurálgico, pero surgieron ciertos problemas, según Otto: «En el Reino Unido la inteligencia cubana sufrió un duro revés. Concretamente en Londres, un oficial de la inteligencia tiroteó en un parking a un ex miembro de ese mismo servicio, el teniente coronel Azpillaga, que había abandonado Cuba».

La posibilidad de intercambio de información entre los servicios secretos españoles y cubanos es una sospecha hasta el momento imposible de verificar, aunque encuentros entre los máximos responsables de ambos países han existido y se producen regularmente. «El año pasado, llegó a España una delegación del Ministerio del Interior cubano encabezada por el viceministro, el general de brigada Milian, y acompañado por Rodolfo Fernández, Jefe de la Oficina de Asuntos Especiales de la secretaria del Consejo de Estado, dos coroneles más y un miembro de la contra inteligencia. Fue una visita amistosa», relata Otto.

Tras ese primer encuentro, a los tres meses, el general de División, Romarico Sotomayor, sustituto del Ministro del Interior y viceministro para el Orden Interior de la Policía de Cuba, se desplazó a España, con varios de sus colaboradores. De nuevo se produjeron distintas reuniones con los distintos cuerpos de seguridad españoles.

A mediados del pasado mes de enero, algunos diarios informaban que los servicios de inteligencia españoles habían sido penetrados por sus colegas cubanos. De hecho, y según la misma fuente, varios miembros del Cesid fueron procesados judicialmente gracias, entre otras cosas, a una denuncia del empresario español Fernando Molina contra José Fernández, inversor hotelero asociado con distintas sociedades en Cuba.

Para afianzar esta teoría, el periodista cubano en el exilio Marcelo Fernández-Zayas denunciaba en una agencia de noticias digital radicada en Miami que, al menos desde hace dos años, el Gobierno de José María Aznar vigila «las actividades de los inversores españoles en Cuba por sospechas de narcotráfico y lavado de dinero». Y como prueba de su información desvelaba que «la vigilancia» se intensificó el último verano con motivo de la visita a España de una delegación cubana presidida por el ex ministro de Turismo de Cuba, Osmani Cienfuegos Gorriarán, uno de los hombres de confianza de Fidel Castro, hoy retirado de la política.

La dirección general de inteligencia de Cuba está bajo el mando del general de brigada Eduardo García, muy conocido en Cuba desde que, en 1989 con el rango de teniente coronel, fue designado por Fidel y Raúl Castro para investigar la Causa 1, proceso que culminó con el fusilamiento, el 13 de julio de ese año, de cuatro miembros de las Fuerzas Armadas y del Ministerio del Interior. Cumplida la misión, fue ascendido a general. Según relató a Diario 16 el ex agente Otto «después fue nombrado jefe de la contra inteligencia y posteriormente sustituyó al general de División Jesús Bermúdez Cutiño, hasta entonces jefe de DGI del Minint, quien posteriormente se reintegró como Jefe de la Dirección de la Inteligencia Militar del Minfar (Ministerio de las Fuerzas Armadas)».

FIN DE PARTE II

Diario 16
Madrid
Sábado, 31 de Marzo de 2001


Por si son de interés pongo otros artículos sobre la inteligencia cubana en el apartado correspondiente, ya que nada tienen que ver con España viewtopic.php?f=3&t=555

Y otra cosa, les recomiendo seguir viendo los programas de María Elvira

Arsenio Ruiz habla posible plan de fuga del entonces canciller Felipe Pérez Roque 1 http://www.youtube.com/watch?v=_pLRVr4_ ... annel_page

Arsenio Ruiz habla posible plan de fuga del entonces canciller Felipe Pérez Roque 2 http://www.youtube.com/watch?v=DZmvpGJcthw&NR=1
Saber para Vencer

Twitter

Facebook

Responder

Volver a “Centro Nacional de Inteligencia”