Centro Nacional de Inteligencia (CNI)

Informaciones de todo tipo sobre el CNI, CCN y ONS. Legislación y noticias.
Avatar de Usuario
elder
Oficial de Inteligencia
Oficial de Inteligencia
Mensajes: 309
Registrado: 14 Ene 2007 17:28

Re: Centro Nacional de Inteligencia (CNI)

Mensaje por elder »

http://www.defenseone.com/technology/20 ... f=d-skybox

La CIA adopta un nuevo modelo, muy similar al del CNI, basado en unidades integradas.
De mi Dios vulneré diez mandatos, de mi Rey ninguno.
Michel
Oficial de Inteligencia
Oficial de Inteligencia
Mensajes: 316
Registrado: 31 May 2013 23:16

Re: Centro Nacional de Inteligencia (CNI)

Mensaje por Michel »

Esta noche lunes 9, después de la serie "Los Nuestros", (T5), emiten un reportaje titulado "Los Nuestros en Acción". Trata de los tiradores selectos del ejército, personal de las FAS que han tomado parte en misiones en el exterior, etc.

Lo comento en este hilo, porque en el avance que han emitido, sale el Sr. Director del Centro, haciendo algunas declaraciones, creo que concretamente se refiere a los tristes sucesos del atentado criminal que sufrieron los valientes agentes del CNI, mientras prestaban servicio en misión en el exterior.

Probablemente la intervención del Sr. Director sea breve, pero como no es algo habitual, puede ser interesante para los aficionados a los temas de inteligencia.

Un saludo.
Torre
Apoyo Tecnico
Apoyo Tecnico
Mensajes: 72
Registrado: 28 Ene 2015 17:31

Re: Centro Nacional de Inteligencia (CNI)

Mensaje por Torre »

Gracias Michel por avisar. Como bien decías, la intervención de don Félix Sanz Roldán ha sido breve (apenas ha alcanzado el minuto), pero permite ver por un momento los exteriores de la sede situada en la A-6.
Para aquellos que no hayan podido seguirlo en directo, dejo aquí el enlace para que puedan verlo directamente desde la página de T5 (minuto 07:18):

http://www.telecinco.es/losnuestros/esp ... 05188.html
El fin justifica los medios / Veni, Vidi, Vici
Torre
Apoyo Tecnico
Apoyo Tecnico
Mensajes: 72
Registrado: 28 Ene 2015 17:31

Re: Centro Nacional de Inteligencia (CNI)

Mensaje por Torre »

Saludos a todos,

Comparto a continuación con aquellos interesados que quieran escucharlo una extinta edición del programa de radio "La Sombra del Espejo". En el minuto 52:00 podemos esuchar una entrevista realizada por Víctor Ortega a una persona anónima que habla sobre las dos principales instalaciones del CNI (A-6 y El Pardo). Este anónimo, llamado "Paco" durante la entrevista, los pudo observar levemente gracias a ciertas labores externas, no de investigación, allí realizadas (por sus palabras interpreto que se trabajaba en la seguridad del edificio).
A continuación os dejo el enlace:
http://www.ivoox.com/extra-los-espias-e ... 043_1.html
El fin justifica los medios / Veni, Vidi, Vici
paloalto
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 1421
Registrado: 05 Sep 2009 00:57

Re: Centro Nacional de Inteligencia (CNI)

Mensaje por paloalto »

El amigo Paco muchas luces no debe tener. "en el parking había coches de diferentes modelos y diferentes años con matrículas diferentes......"
Por lo demás el contenido del programa, está entretenido.
kilo009
Administrador
Mensajes: 7691
Registrado: 13 Nov 2006 22:29
Ubicación: Foro de Inteligencia
Contactar:

Re: Centro Nacional de Inteligencia (CNI)

Mensaje por kilo009 »

Sobre el yihadismo, el SECNI dice:
Por último, Sanz Roldán manifestó que el documento ‘CNI 2030’ intenta “perfeccionar” el trabajo que se lleva a cabo contra este tipo de terrorismo, lo que le sirvió para confirmar que en España en los próximos cinco años el yihadismo ocupará “el primer lugar como elemento sobre el que tomar decisiones, pero teniendo presente que no se puede luchar solos contra esta amenaza”.
http://noticias.lainformacion.com/polic ... SERlU8uWv/
Saber para Vencer

Twitter

Facebook
Avatar de Usuario
LoboAzul
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 995
Registrado: 12 Jul 2012 18:40
Ubicación: Corea del norte.

Re: Centro Nacional de Inteligencia (CNI)

Mensaje por LoboAzul »

FÉLIX SANZ INAUGURA UNA NUEVA Y DISCRETA PLACA
El CNI ya sí recuerda a todos sus caídos


No salieron en os telediarios. La sombra de la discreción no permitió que la identidad de agentes que sufrieron un infarto, un accidente de tráfico o cualquier otro percace mientras realizaban una misión, se diera a conocer. Los únicos caídos reconocidos publicamente por del CNI son los de Irak. Ahora ya están todos al menos homenajeados


Nunca ha sido más ajustado decir que son todos los que están, pero no están todos los que son. O estaban. El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) acaba de cumplir un acto de justicia histórica, al colocar una placa en la que se rinde homenaje a todos los caídos en acto de servicio, teniendo en cuenta que la línea del acto de servicio es permeable, fina e irregular cuando de servicios secretos hablamos. Hasta ahora había un instalación en el interior de la sede de la carretera de A Coruña en la que se rendía homenaje a los siete caídos en la emboscada de 2003 en Irak, así como el sargento primero José Antonio Bernal, asesinado a tiros en una trampa tendida en la puerta de su casa de Bagdad. Pero esos no eran todos.

Fuentes del Centro aseguran que era una vieja aspiración del director y secretario de Estado, el general de Ejército Félix Sanz Roldán, rendir homenaje a los caídos anónimos, los que nunca salieron en un telediario, en un artículo de prensa, pero que sí murieron cumpliendo con su deber al servicio del espionaje español. Accidentes de tráfico, otros casi de perfil laboral, otras situaciones inconfesables, algún infarto, el caso es que la lista de caídos es muy superior a la oficial de ocho agentes. Desde el CNI nadie se aventura –ni quiere, ni puede– dar una cifra siquiera aproximada de cuántos miembros del CNI han fallecido en estas circunstancias.

El CNI no solo lo componen los agentes de campo, los llamados operativos. Además de una importante plantilla de analistas y especialistas en los más variados campos, que son los que dan soporte operativo a los agentes de campo. Especialistas en colocar balizas en coches, en situar micrófonos o cámaras en lugares insospechados, conductores, el largo etcétera de oficios más o menos clandestinos que son fundamentales en las operaciones es casi interminable.

Aunque “la Casa”, “La Compañía”, o el CNi está hoy desparramado con edificios, sedes y centros por muchos sitios de Madrid y del resto de la geografía nacional, casi todos enormemente discretos, la gran sede de la madrileña Cuesta de las Perdices, con su edificio administrativo y su sala de situación de crisis es el lugar más emblemático. Allí, discretamente, casi clandestinos, los héroes caídos sin ruido público, ya tienen su homenaje.

http://www.estrelladigital.es/articulo/ ... 48401.html

D.E.P.
paloalto
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 1421
Registrado: 05 Sep 2009 00:57

Re: Centro Nacional de Inteligencia (CNI)

Mensaje por paloalto »

No conocía esta historia.
Interesante.

SERVICIO SECRETOA día de hoy, su existencia sigue siendo una incógnita
Francisco Molins, vivo o muerto

El pasaporte que las autoridades consulares anularon tras su desaparición. FERNANDO MÚGICA

T
El agente secreto en Liberia que lleva 25 años desaparecido en ÁfricaFue visto después de 'muerto'. Su cuerpo nunca aparecióEn Exteriores aún hay quien sospecha que sigue escondidoDezcallar, ex jefe del CNI, habla de él en su próximo libro
JUAN CARLOS DE LA CAL
LUCAS DE LA CAL
@Lucasdelacal
ACTUALIZADO 27/09/201504:45Nos dicen que el caso de Francisco Javier Molins Artola sigue abierto 25 años después de su desaparición.- Sí, es un tema muy delicado. Lo fue en los años 90 y lo es ahora. Yo he visto el informe oficial y... es complicado. No nos dejan decir nada, es un asunto confidencial.- ¿Está vivo? Sólo dígame sí o no.- Puede que sí.Esta es la conversación que el periodista tuvo con una persona que se identificó únicamente como un trabajador del Ministerio de Exteriores. No quiso dar su nombre, pero sí saber que información teníamos sobre Molins. Nosotros también queríamos saber que fue de aquel hombre -agente del Batallón Vasco Español durante la guerra sucia contra ETA- que desapareció extrañamente en la embajada española de Liberia el 17 de septiembre de 1990, cuando trabajaba como administrativo. El gobierno le dio entonces por muerto. Asunto cerrado. O no. "Nunca encontraron su cuerpo. Y su madre, Juana, se murió sin poder enterrar a su hijo, si realmente hay algo que enterrar", dice María Luisa, una de las cuatro hermanas de Molins. Pese a haber transcurrido 25 años, su desaparición, nos dicen en voz baja algunas fuentes de Exteriores, sigue siendo un tema tabú. "Es posible que esté vivo. Yo he llegado a escuchar desde que le vieron subiendo a una canoa con 10.000 dólares en el bolsillo, hasta que ha estado trabajando para la guerrilla del golpista Taylor". El testimonio es de Jorge Dezcallar, veterano diplomático y ex director del CNI. En aquellos años a él se le comisionó para desalojar la embajada de Liberia en Monrovia en 1990 cuando estalló la Guerra Civil. Dezcallar entonces trabajaba para el Gobierno como director general de África. Después del conflicto, mandó a un joven Bernardino León en busca de Molins. Nunca le encontró. Ahora, Dezcallar, está a punto de publicar un libro contando sus historias entre diplomáticos y espías. Y en sus páginas habla de nuestro protagonista. "Si le encontráis decírmelo, que me interesa", bromea.Su historia podría haber inspirado una película de aventuras; su desaparición una novela de suspense; y su presunta muerte, el guión para un thriller de espías de la Guerra Fría.A oscurasMonrovia, 17 de septiembre de 1990. La ciudad está totalmente a oscuras. Hace días que se acabó la gasolina del generador y en el edificio de la Embajada de España, junto a la playa, apenas se vislumbra la luz de algunas luminarias reflejadas tras las cortinas de los grandes ventanales de la residencia del embajador. El sonido de los tiroteos es cada vez más intenso. Las tropas del presidente Samuel Doe resisten atrincheradas en el Palacio Presidencial mientras los guerrilleros del rebelde Charles Taylor dominan ya toda la ciudad. Apenas hay comida en la despensa y el agua llega a duras penas a los depósitos. Hacia las tres de la madrugada alguien llama a la puerta. La voz de José Herminio, un antiguo empleado de la Embajada, suena nerviosa desde fuera pidiendo una linterna. Francisco Javier Molins, el único funcionario español que queda en la legación, accede a abrir la puerta blindada sin saber que nunca más se cerrará. Inmediatamente, y antes de poder reaccionar, es empujado violentamente hacia atrás por los cuatro guerrilleros que acompañan a José Herminio. Tienen los ojos inyectados en sangre por la pólvora que habían esnifado. Sin mucha convicción, Molins trata de explicarles que no pueden entrar, que están violando el Derecho Internacional Diplomático, que pueden ser castigados por ello, que..."Danos a los mandingos", le corta sin escucharle el que parece dirigir ese comando mientras le apunta con un revólver en la cabeza. Molins les invita a acompañarles y lleva a los guerrilleros hasta la caja fuerte. Saca de ella 9.000 dólares en billetes de 100 y se los ofrece a los asaltantes con la condición de que se marchen inmediatamente. Por un momento llega a pensar que ha conseguido comprar la vida de sus compañeros. El jefe del comando coge el dinero y hace una seña a sus hombres. Inmediatamente derriban la puerta de la cocina y sacan a rastras hasta el jardín trasero de la embajada a los tres primeros varones que se encuentran. Les mataron allí mismo. Después, los guerrilleros siguieron con su ritual sangriento: violaron a algunas mujeres y acabaron con la vida a machetazos de sus maridos. Cinco horas más tarde, Molins y otras 15 personas salían a pie de la embajada escoltados por los guerrilleros. Esa fue la última vez que, oficialmente, alguien vio con vida a Francisco Javier Molins Artola, 34 años en el momento de su desaparición. Molins, Pachi para los que le conocían, trabajaba como funcionario en la delegación de España en el país africano sumido entonces en una terrible guerra civil, que costó la vida a 200.000 de sus habitantes y dejó más de un millón de refugiados. La escapadaUn mes antes, el 12 de agosto, la Embajada española había sido evacuada en una caótica escapada que dio mucho que hablar por lo desesperada que fue. El cuerpo diplomático y parte de la colonia hispana, con el embajador Manuel de Luna a la cabeza, pasaron 45 días atrincherados en el interior bloqueados por las tropas rebeldes que les exigían la entrega de un grupo de 30 liberianos mandingos -etnia favorable al presidente- allí refugiados. Finalmente el Gobierno español decidió abandonar a su suerte a los mandingos y ordenó la evacuación con destino a la vecina Costa de Marfil.En el último momento y en un gesto que sorprendió a todos, Francisco Javier Molins se ofreció voluntario para quedarse como único representante del cuerpo diplomático "a fin de garantizar la permanencia española y salvaguardar la vida de 30 personas de nacionalidad liberiana refugiadas en el recinto", como se recoge literalmente en la carta que le entregó en mano al embajador para exculparle de cualquier responsabilidad. Montado ya en el todoterreno blindado, Manuel de Luna le entregó al funcionario las llaves de la embajada y de la caja fuerte que guardaba una importante cantidad de dinero, además de las joyas y objetos de valor de ciudadanos próximos al régimen de Doe que pidieron el favor de guardar sus pequeñas fortunas en lugar seguro hasta que acabase la guerra. Tres meses después, cuando este enviado especial visitó los restos de la embajada española en Monrovia, los esqueletos de los tres mandingos continuaban en el mismo jardín donde habían sido asesinados. Los perros se habían llevado parte de los huesos y los soldados las calaveras para colgárselas como trofeos. La foto de un jovencísimo rey Juan Carlos sobresalía intacta entre la alfombra de documentos oficiales que ocupaban el salón principal de la embajada.

Molins (dcha.) en la embajada en Monrovia en 1990. FERNANDO MÚGICA
En un rincón estaban también los huesos de Krunch, el perro del embajador Manuel de Luna, al que los rebeldes se comieron también -como a todos los perros de Monrovia- en la posterior hambruna que sacudió la ciudad tras la caída del régimen de Doe. A partir de ahí, como si de una leyenda africana se tratase, se comenzó a especular sobre la "otra vida de Molins". Un muerto muy vivoLa investigación llevada a cabo posteriormente por los periodistas enviados para averiguar que había sido de Molins, alimentó aún más este enigma. Varios testigos locales confirmaron haber visto vivo a Molins años después de su desaparición. Todos coinciden en que "el blanco de la embajada" continuó moviéndose por las calles de Monrovia en su vehículo. Sin embargo, el testimonio más concluyente es el de Manuela Padilla, uno de los miembros más influyentes de la colonia española en Monrovia, cuyo sobrino identificó a Molins con un ciudadano libanés al que había conocido un año después de su desaparición trabajando en el selecto equipo de blancos que operaban el sistema de comunicaciones del líder rebelde Charles Taylor. Días después de que Manuela Padilla contase esta historia en una radio de Málaga, recibió varias amenazas de muerte. "Si sigues hablando de Molins te vamos a cortar la lengua", le dijo una voz telefónica esa misma noche.Un médico suizo, el doctor Simenthal, fue el primer occidental que entró en la embajada española después de la retirada de los hombres de Taylor. Fue también el primero en informar de que no había ningún hombre blanco entre todos los cadáveres que encontró en el recinto. Esta información también fue corroborada por el hermano José Sebastián, misionero español de la Orden de San Juan de que en aquellos tiempos andaba reconstruyendo el Hospital Católico Saint Joseph. "Si algún blanco hubiese muerto en esos días, lo habríamos sabido", aseguró el hermano José.Y, es que, la vida de Francisco Javier Molins en Monrovia siempre tuvo un halo de misterio difícil de asumir. Era el único funcionario que vivía fuera de las dependencias consulares -nadie sabía dónde- y que tenía contactos regulares con la población local. Sus compañeros le consideraban un tipo raro. "Molins tenía una extraña obsesión por su seguridad. Siempre volvía a su casa por caminos distintos para que no le siguieran", asegura una de sus compañeras de la época.Guerra suciaPero la historia de Francisco Javier Molins no acaba aquí. Su vida antes de su desaparición es aún más de película. Un pasado relacionado con los servicios secretos en la lucha contra ETA que Molins siempre procuró ocultar. Pero que el periodista Fernando Múgica y este periódico se encargaron de sacar a la luz hace 22 años en una gran investigación.Molins era hijo de un juez en los tiempos más duros del franquismo en San Sebastián. Su madre, Juana Artola, se encargó de la educación de sus cinco hijos: Isabel, María Luisa, María Jesús, María Victoria y Francisco Javier. Localizamos a su familia en San Sebastián."No queremos hablar del tema porque fue muy doloroso y lo pasamos muy mal. Lo peor fue mi madre Juana, que murió hace seis años sin poder enterrar a su hijo", cuenta María Luisa. Isabel, sobrina de Francisco Javier, dice que no saben casi nada de lo que pasó. "Sé que hubo mucha polémica con varios casos de corrupción que denunció mi tío en África".La mujer se refiere a que cuando Molins llegó en 1986 a Monrovia, descubrió varias irregularidades en la contabilidad de la embajada y elaboró informes que envió al Ministerio. También, en la Embajada de Guinea Conakry, entonces dependiente de la de Liberia, descubrió que un cónsul honorario concedía visados falsos a jóvenes senegaleses. Fue un sistema empleado para que se introdujeran, sobre todo en la zona de las islas Canarias, chicas que se dedicaron a ejercer la prostitución.Harvard y BrightonTodo ello lo sacó a la luz un simple administrativo. O eso decía ser Francisco Javier Molins Artola, una persona licenciada en Derecho en Madrid, que después fue a Harvard y Brighton para perfeccionar el inglés. Adquirió una cultura elevada viajando por varios países europeos y americanos. Por ello nadie entendía que hacía ocupando un modesto puesto de auxiliar administrativo en las embajadas de Ghana y Liberia -entre 1981 hasta el 90-. Pero, según las investigaciones de EL MUNDO, Molins fue miembro del Batallón Vasco Español, una organización terrorista parapolicial que luchó contra ETA en el País Vasco desde 1975 hasta el 81. Después de disolverse, muchos de sus integrantes pasaron a formar parte de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) y a Molins le obligaron a huir a África.Antes de pasar por Exteriores, trabajó varios años para el Ministerio del Interior. Oficialmente formaba parte del grupo administrativo en el Gobierno Civil de Vizcaya, ahora Subdelegación del Gobierno. Fernando Jiménez fue el gobernador civil en Bilbao en esa época. Relató para EL MUNDO cómo era su empleado desaparecido. "Me sorprendió que fuese un simple administrativo, porque tenía una preparación mucho más alta que la del puesto que desempeñaba", contó Fernando Jiménez, que reconoció al periodista Fernando Múgica que Molins realizaba más funciones aparte de las de su competencia. "Siempre iba armado". Tomás Fernández de la Hera fue compañero de trabajo y muy amigo de Molins. "Vivía en un apartamento de lujo en Zabalburu, gastaba el dinero en buenas comidas y siempre iba con alguna chica muy guapa que conquistaba. Pensé que sería hijo de alguna familia rica, pero luego todos nos dimos cuenta de que iba mucho a Francia a cumplir misiones y le pagaban bien por ello", relata.Otros compañeros de Molins dicen que muchos días llegaba al trabajo con el costado vendado, el brazo roto o con el ojo morado. "Eran los tiempos en los que el Batallón Vasco Español hacía sus escaramuzas contra los comandos de ETA refugiados en el sur de Francia".En 1981 le llamaron para trabajar en el Ministerio de Exteriores en Ghana, coincidiendo con el destape de la prensa de las interioridades del Batallón Vasco Español. Antes de cerrar este reportaje intentamos nuevamente saber si Molins está vivo o muerto. La respuesta es siempre la misma: "Es un tema muy delicado y confidencial".
La Liberia en guerra de Taylor

En noviembre de 1990, tres meses después de la desaparición de Molins, en Monrovia sólo quedaban esqueletos de perros por las calles. La hambruna que sacudió la ciudad después de la caída del presidente Doe hizo que el pueblo acabase comiéndose a sus perros. Todo esto lo provocó un hombre: Charles Taylor. Educado en Estados Unidos y entrenado como guerrillero en Libia, Taylor entró con su ejército en diciembre de 1989 en Liberia, en un intento de derrocar al presidente Samuel Doe, a quién había servido en su gobierno nueve años antes. Doe fue asesinado en septiembre, pero la guerra civil continuó hasta 1995, dejando 200.000 muertos y más de un millón de refugiados. Tras la intervención de la ONU y de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental, se firmó un acuerdo de paz y se formó un gobierno de transición que dirigió el país hasta las elecciones de 1997. Taylor, al frente de una nueva formación, las ganó con un polémico eslogan de campaña. "Mató a mi madre, mató a mi padre, pero aún así le votaré". La razón por la que el guerrillero se hizo con el poder fue por el temor de la población a que Taylor empezase una nueva guerra civil si perdía. Durante su mandato, Taylor se enriqueció suministrando armas a los rebeldes de Sierra Leona a cambio de diamantes de sangre. La oposición a su régimen creció, y en 1999 comenzó una Segunda Guerra Civil. Mientras el conflicto arrasaba todo el país, los soldados de ambos frentes saqueaban y quemaban pueblos, violaban a las mujeres y reclutaban a sus hijos para luchar. Hubo cerca de 50.000 muertos. En 2003 el Tribunal Especial de Sierra Leona acusó a Taylor de crímenes de guerra. Entonces la ONU envió una fuerza multinacional de paz forzando a Taylor a anunciar su dimisión, y exiliándose a Nigeria. En 2006 es arrestado y llega a la Haya para ser juzgado por sus crímenes. En 2013 fue condenado por el tribunal internacional a 50 años de cárcel. Ahora Liberia intenta recuperarse de su última guerra, la del Ébola, que ha dejado 4.716 muertos. Sus 11.370 kilómetros cuadrados de territorio siguen desangrados, por la guerra, por la enfermedad y por una economía pobre, donde la tasa de desempleo es del 88% de su población, la segunda más alta del mundo.
Noticias relacionadas
EH Bildu: 'Si alguien pretende reabrir el ciclo de las violencias nos va a tener frente a frente'
Carlos Urquijo dice a Sortu que está orgulloso de 'ser psicópata'
Arranca el curso político vasco, marcado por las elecciones y el autogobierno
Descabezada en Francia la última cúpula reconocible de ETA
Los detenidos en Francia tenían dos pistolas y abundante material informático

http://www.elmundo.es/cronica/2015/09/2 ... b4586.html.

Saludos.
Oraculo

Re: Centro Nacional de Inteligencia (CNI)

Mensaje por Oraculo »

La filtración de dossieres y actividades del CNI a los medios de comunicación por parte de supestas fuentes policiales abre una gran brecha entre los servicios de inteligencia y la Policia española
La comparecencia del general Feliz Sanz Roldán, director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), en la Comisión de Fondos Reservados del Congreso, reunida a puerta cerrada, a puesto de manifiesto la guerra fría entre los servicios secretos españoles y el Cuerpo Nacional de Policía. Una batalla interna que se mantiene viva desde hace ya meses y que ha dado lugar a filtraciones de dosieres y actividades, en teoría, secretas de uno y otro cuerpo que han sido facilitadas a determinados medios de comunicación, como el diario El Mundo, el grupo Zeta (Revistas Tiempo e Interviú) y la agencia Colpisa, del Grupo Vocento.

Los dosieres filtrados por parte de supuestas fuentes policiales, parecen tener una misma mano que mece la cuna, ya que si éstos se leen en su integridad se repite la misma línea argumental y escritura en ellos. En algunos casos estos informes pueden considerarse como una auténtica chapuza, tratándose de informes elaborados por los cuerpos de Seguridad del Estado español. En concreto, los referidos a los políticos catalanes como Artur Mas o la familia Pujol. Informes teledirigidos y con una orientación predeterminada y un objetivo final fijado de antemano. Tanto es así, que según los documentos que obran en poder de Exaarconfidencial.com, uno de ellos referido al caso Palau fechado el día 10-9-2012 y titulado “Análisis de Situación (I)” las fuentes que se señalan como “muy fiables y solventes” son caóticas. Entre ellas se señalan como solventes y fiables a los “mossos sindicalistas, los servicios secretos extranjeros, el sector empresarial catalán, algunos imputados que quieren negociar (como el suizo Daniel Falciani o el ex directivo de Banca Catalana, Philip Mc Mahen Bolich) o el sector judicial no nacionalista”. Pero hay no termina todo, sino que se indica también la estrategia a seguir con ellos: “Los datos –que se recogen en estos informes- han de ser judicializados para que no desparezcan, como ha pasado con otros documentos”. E, incluso, se hace referencia a que se cuenta con el apoyo de “varios mossos sindicalistas que se sienten catalanes pero también españoles”.

Informes “chapuzas”
Estos informes policiales, catalogados por expertos como “chapuzas”, atribuidos a la UDEF, fueron publicados por el diario El Mundo y la agencia Colpisa escasos días antes de las elecciones catalanas. Parecían contar con el beneplácito del ministro de Interior del PP, Jorge Fernández Díaz, quien trataba presuntamente de satisfacer la propuesta de su amiga, la dirigente del PP en Cataluña, Alicia Sánchez Camacho, para tener munición durante la campaña electoral autonómica sin valorar el daño que aportaba a la imagen del CNI en Cataluña. Esta disputa entre la Generalitat y el Gobierno central, amparado éste por los servicios policiales, desveló una red de espionaje y contraespionaje que ha salpicado de lleno al CNI y a sus dispositivos en esta comunidad. Tanto que el director del CNI en su reciente comparecencia en el Congreso sugirió que la red de la Generalitat en el extranjero, denominada DiploCat, había intentado verificar la cobertura del servicio secreto español en varios países para así conocer el despliegue e identidades del CNI en el ex(sic)
http://extraconfidencial.com/noticias/g ... a-policia/
Bonoi
Oficial de Enlace
Oficial de Enlace
Mensajes: 99
Registrado: 22 Jul 2014 22:04

Re: Centro Nacional de Inteligencia (CNI)

Mensaje por Bonoi »

El exjefe del CNI dimitió por el uso partidista de los papeles del 11-M
Dezcallar presentó su renuncia por la desclasificación selectiva de informes secretos para lavar la imagen de Aznar

El entonces director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el diplomático Jorge Dezcallar, presentó la dimisión al presidente en funciones, José María Aznar, el 18 de marzo de 2004, solo una semana después de los atentados del 11-M, en protesta por la desclasificación “parcial y selectiva” de informes del servicio secreto. El objetivo de esa desclasificación, según Dezcallar, era culpar al CNI de que el Gobierno mantuviera hasta el último momento y contra todas las evidencias la atribución a ETA de la autoría del mayor atentado de la historia de España.

“Fue la gota que colmó el vaso”, ha explicado Dezcallar en conversación con EL PAÍS. La desclasificación de las dos notas (una de las 15.51 del 11 de marzo, que consideraba “casi seguro” que el atentado era obra de ETA; y otra del día 12, que valoraba un presunto comunicado reivindicativo de Al Qaeda) causó un “profundo malestar” en el centro, al que puso en una “situación límite”, ya que quebró la confianza de los servicios aliados y de los propios agentes. Y eso no por interés en conocer la verdad, “sino para salvar la imagen personal de un presidente”.

La presentación de su dimisión —que por primera vez ha hecho pública en la autobiografía Valió la pena, editada por Península— tuvo que hacerla por teléfono, ya no que no consiguió que Aznar le recibiera. Tras una “tensa y desagradable conversación”, porque no quería dar la impresión de que “abandonaba un barco que se hunde” —el PP ya había perdido las elecciones— y porque aún estaban libres los ejecutores del 11-M, “y la prioridad era capturarlos”.

El día 12 ya había pensado en presentar su dimisión, aunque no llegó a hacerlo. “Me sentí engañado y manipulado al servicio de torpes maniobras partidistas”, confiesa. La Cadena SER había difundido una información según la cual el CNI había abandonado la pista etarra para centrase en la islamista y desde Moncloa le llamaron para para exigirle, en nombre de Aznar, que saliera en televisión a desmentirla. Dezcallar le contestó que entre sus funciones no figuraba la de hacer declaraciones, pero accedió a difundir un comunicado en el que aseguraba que el CNI no había “abandonado totalmente” ninguna línea de investigación. Entre otras razones, porque Aznar le ordenó indagar en la colaboración entre yihadistas y etarras en prisión, aunque el CNI la descartaba.

Peor aún es que Moncloa empujara a Dezcallar a mantener viva en público la autoría etarra cuando ya estaba descartada. El director del centro acudió por la tarde a Interior para entregar un informe sobre la pista islamista al ministro Ángel Acebes y al secretario de Estado, Ignacio Astarloa. Ninguno le dijo que ya habían sido detenidos los primeros sospechosos; entre ellos, tres marroquíes. “Yo no estaba en el círculo íntimo del partido donde se tomaron esos días todas las decisiones”, recuerda.

De hecho, el CNI fue excluido de la investigación y no se le invitó a ninguna reunión hasta el día 16, después de exigirlo reiteradamente su jefe. Los espías se enteraron por televisión de la aparición de la furgoneta con una cinta con aleyas del Corán.

“El Gobierno trató el asunto como un problema de partido [...] Este tratamiento llevó al PP a pensar que, si el atentado lo había cometido ETA, podría revalidar su mayoría absoluta”, recuerda Dezcallar en su autobiografía. “Cuando se dio cuenta de que no era necesariamente así, intentó mantener la duda hasta el día 14”; la jornada electoral.

Pero ya el 13 por la mañana, antes de que se produjeran las detenciones y pese a su marginación, el director del servicio secreto le había dicho textualmente al presidente: “El asunto huele a islamista que apesta”.

Trillo intentó repetir la chapuza en la identificación del Yak-42

La chapuza en la identificación de las víctimas del accidente del Yak-42, en mayo de 2003, (cuando 30 de los 62 cadáveres se enterraron con nombre falso) estuvo a punto de repetirse con los siete agentes del CNI asesinados en Irak seis meses después.
Así lo revela Dezcallar en su autobiografía: “Trillo me dijo que tenía órdenes del presidente de organizar el funeral al día siguiente. No me lo podía creer. Me negué en redondo y discutimos. Trillo insistía en que eran órdenes de Aznar, pero yo me planté y me alegro de haberlo hecho porque sigo convencido de que Aznar no sabía de esto una palabra. Le dije que le dijera al presidente que mientras los restos no estuvieran identificados no se podía celebrar el funeral. Asímismo estaba seguro de que el presidente entendería que yo no estaba dispuesto a entregar restos equivocados a los familiares y de que tampoco él desearía hacer algo así
El funeral del Yak-42 se celebró a las 48 horas del accidente aéreo, el del CNI a los cuatro días de su asesinato.
http://politica.elpais.com/politica/201 ... 14625.html
Responder

Volver a “Centro Nacional de Inteligencia”