GUARDIA CIVIL - Grupo de Apoyo Operativo (GAO)

Subforo orientado a las estructuras de información y análisis dentro de la Guardia Civil y Cuerpo Nacional de Policía.
Vidocq
Analista Base
Analista Base
Mensajes: 210
Registrado: Mié Ene 10, 2007 11:54 pm
Ubicación: Hoy aquí, mañana allá.

GUARDIA CIVIL - Grupo de Apoyo Operativo (GAO)

Mensaje por Vidocq » Mar Dic 11, 2007 2:04 pm

Héroes con piel de niño.

►Tienen una media de 25 años. Como los etarras a los que cazan. Son la elite de la lucha antiterrorista. Ser hijo de guardia civil es, casi, indispensable. Los someten a pruebas psicológicas límite. Saben saltar de coches en marcha. Así eran los 'gao' asesinados.

El teniente Arce (nombre supuesto) acaba de recibir la noticia de la muerte de Raúl Centeno Bayón (24 años). El veterano no está sorprendido. Cosas que pasan. Arce perteneció hace más de 30 años a los servicios de Información de la Guardia Civil y, como los jóvenes asesinados por ETA, realizó misiones de espionaje en su juventud en el sur de Francia. Fue uno de los primeros integrantes del Grupo de Apoyo Operativo (GAO). Y cuando descolgó el teléfono al periodista ya sabía que no había posibilidades de que Fernando Trapero Vázquez (23 años), compañero de Raúl Centeno, sobreviviera al disparo recibido en la cabeza.

-¿Cómo es posible que unos agentes tan jóvenes estén haciendo trabajos de tanto riesgo? ¿Están suficientemente formados?

-Las pruebas son difíciles. Son chicos muy preparados. Son elite. La mayoría de los 70 guardias que hay habitualmente en Francia trabajando tienen alrededor de 25 años. Lo que les ha pasado a estos chicos le puede suceder a cualquier veterano.

El GAO al que pertenecían los dos guardias civiles muertos está a las órdenes de un teniente coronel del Cuerpo, y su misión consiste en materializar los apoyos que precisen las distintas unidades «y que exijan una mayor cualificación en la utilización de medios técnicos o procedimientos operativos». Fundamentalmente, los miembros del GAO son los encargados de practicar seguimientos, escuchas y colocación de cámaras espía, que es precisamente lo que estaban haciendo Centeno y Trapero la mañana en la que fueron abatidos.

Son los agentes más selectos del Cuerpo. Captados desde su ingreso en la Academia. Preparados para infiltrarse. Sometidos a pruebas que supera apenas un 1% de los aspirantes. Especialistas en informática, electrónica, enfrentamientos armados, resistencia psicológica y física... Son, aparentemente, niños. Casi todos hijos de guardias civiles.

Las cámaras instaladas por los niños Centeno y Trapero buscaban verificar en Capbreton una identificación: en esta pequeña localidad francesa se ocultaba Garikoitz Aspiazu, alias Txeroki, jefe del aparato militar de ETA. Y, según la mayor parte de las fuentes consultadas hasta el viernes (al cierre de la edición de Crónica), tuvieron la mala suerte de dar, precisamente, con él. «Txeroki es el tercer etarra del comando. Porque es uno de los pocos jefes etarras, o quizá el único, con autoridad para ordenar in situ una ejecución», señala un agente especializado en lucha antiterrorista. En la madrugada de ese mismo viernes los mandos esperaban ya la caída del etarra.

Los dos gao fallecidos tuvieron mala suerte. No iban armados porque, en ese tipo de operaciones, es contraproducente, explica Arce. El hierro, como le llaman al arma, es difícil de disimular cuando se usan determinados disfraces. Porque los GAO son, strictu sensu, espías. Formados como tales tras su salida de la Academia. Con una educación muy especializada para, incluso, llegar a la infiltración en la banda terrorista.

«El sueño del 90% de los jóvenes es llegar a Información. Y ya, entrar en los GAO, no te digo nada». La selección para integrar este grupo es minuciosa. No sólo se exige, dicen los instructores, una forma física y psicológica fuera de lo común. También es requisito casi indispensable ser «hijo del Cuerpo». No es casualidad que los padres de Trapero y Centeno sean un brigada y un subteniente. «Si son hijos del Cuerpo garantizas la lealtad. Por eso es muy raro que alguien ajeno entre allí».

Un mando medio del Cuerpo que pasó 10 años de los más duros, los de la Transición, investigando a ETA, está a punto de despedir a su hijo, que, con toda probabilidad, va a ser imediatamente admitido en esta élite con menos edad que los dos fallecidos ahora. El primero de diciembre, tras conocer la noticia del atentado, telefoneó al joven: «Ya has visto lo que ha pasado. Tú verás lo que haces». Pero enseguida aclara al periodista que no era una admonición. Está orgulloso de que su hijo entre en el grupo. Ni siquiera él, su padre y guardia civil, conoce la dureza de las pruebas a las que ha tenido que someterse su cachorro para llegar al GAO. La confidencialidad en este grupo es sagrada. Una indiscreción, cualquiera, supone la expulsión inmediata. «No pueden hablar ni a su familia de sus destinos, que pueden suponer pasar un mes entero, o hasta 15, fuera de casa. Y es necesario que los etarras desconozcan cómo es la formación que les damos. Lo ideal sería que ni supieran que existen. Hasta el ministro Rubalcaba, estos días, ha cubierto a los compañeros de los agentes muertos mintiendo en varios detalles a la opinión pública. Y mintiendo ha cumplido con su deber», enfatiza Arce.

Un gao empieza a formarse, sin saberlo, cuando ingresa en la Academia. Fernando era un polilla (novato) captado en el Colegio de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada. Motorista experto. Portero de fútbol. Un chico sano pero con veleidades de riesgo. Un aspirante ideal.

Raúl, que se crió junto a su padre en el cuartel de Batalla del Salado, era surfista, boxeador, judoka (cinturón negro). Un perfil parecido. Era normal que se fijaran en ellos cuando pisaron sus respectivas academias. Los mandos y los profesores tienen desde el primer momento una cosa en la cabeza: discernir qué manzanillos pueden llegar a ingresar en este cuerpo de elite al que apenas llega el 1% de los aspirantes que lo intentan cada año. En la promoción de Arce pasaron nueve de, aproximadamente, un millar.

Cuando han acabado la instrucción, desde las academias se envía a los mandos de Información un dossier exhaustivo de las cualidades de los posibles aspirantes al GAO. Los escogidos empiezan entonces una formación de tres meses -el Curso Básico del Servicio de Información-, tras la que se hace una primera criba. Después comienza un duro proceso de especialización que puede prolongarse durante un año. Allí van ya en comisión de servicios, con destino preparatorio en Euskadi o Iparralde (País Vasco-Francés). Por supuesto, muy pocos lo superan. Los que fracasan suelen terminar en otra de las Unidades Centrales Especiales. La UCE1 contra ETA. La UCE2 contra Grapo. La UCE3 al resto de amenazas. Son estas UCE las que solicitan los servicios de los GAO para tareas que requieren una especial cualificación física, técnica y mental. Fue la UCE1 la que encargó a Trapero y Centeno la misión en la que murieron: localizar y seguir a Txeroki. No detenerlo. Informar a los mandos de la UCE1. Y que éstos pidieran autorización a los franceses para proceder a la detención. Algo salió mal.

-¿Por qué son tan jóvenes?

-Comprueba la media de edad de los etarras detenidos en los cuatro últimos años y te contestas tú mismo la pregunta.

ACADEMIA SIN SEDE

En esa academia sin sede en que se forma a los GAO, el programa de estudios comienza con el aprendizaje de francés y euskara. El francés para utilizarlo y el euskara para entenderlo, porque Euskadi es el nicho peninsular que menos agentes, con mucha diferencia, aporta a la Guardia Civil. Y un andaluz que use el euskara resulta bastante sospechoso. Sin embargo, sí hay agentes burgaleses, de Logroño o navarros que pueden pasar por vascos. Estos sí estudian euskara con mayor dedicación. Si se da el caso, pueden flirtear con miembros del aparato de captación de la banda por si acaso se puede infiltrar un nuevo Lobo (Mikel Lejarza, agente secreto aficionado que, a principios de los 70, consiguió llegar a la cúpula etarra).

Por supuesto, una de las asignaturas que los aspirantes han de estudiar con más ahínco es la historia de ETA. La evolución de su estructura organizativa. Los polillas son sometidos a continuas pruebas de test. «¿En que asamblea se escindió ETA?». Si fallas, adiós.

Las cuestiones sobre el presente de la banda son más especializadas. Se analiza su estructura en células horizontales, sin contacto entre ellas; la biografía y fotos de los dirigentes conocidos; los Zutabe (boletines de ETA), para asimilar el lenguaje y saber hablar como ellos; todo el material del entorno recogido o comprado en las herriko tabernas... Pero no sólo de ETA viven (y mueren) los gao.

-«¿Qué tipo de música es la preferida de los skin heads?»- la pregunta que han sufrido los estudiantes a GAO de la promoción de este año se le formula al crítico musical Pablo Gil. Este autor de varios libros especializados se agarra la barbilla con la mano y piensa un rato.

-Bufff... Es una pregunta bien jodida. No sé... ¿Hardcore o punk?

Hay que saberlo. A veces los exámenes tienen apariencia banal pero, a la hora de una infiltración entre los skin, estos conocimientos caprichosos pueden resultar vitales. Y, por supuesto, los futuros GAO destinados a esas misiones deben escuchar muy atentamente hardcore y punk (o la respuesta correcta), conocer nombres de grupos, filiación sexual de los bajistas, drogas de moda...

Pero el grueso de los test se refiere a la Ley de Secretos Oficiales. La confidencialidad es un concepto que debe ser calzado a la fuerza en la conciencia de los futuros agentes. Y la disponibilidad para hacer lo que haga falta sin restricciones morales, educacionales o religiosas, es otro de los requisitos. En los últimos tiempos, la necesidad de incorporar agentes femeninos se ha hecho acuciante. Un seguimiento realizado por una pareja mixta resulta mucho menos sospechoso que la presencia cercana de dos musculosos jóvenes. Y las pruebas a los futuros agentes, en este sentido, son implacables. «A veces se provocan hasta situaciones de risa durante la instrucción. Pero si dos agentes tienen que pasar por pareja ante sus perseguidos, tienen que estar dispuestos a morrearse en una discoteca si hace falta. Si alguno no está dispuesto a hacer esas cosas alegando que tiene novio o novia, marido o mujer, está claro que no es apto para formar parte del Grupo», relata Arce.

La electrónica también ocupa muchas horas de estudio. Los especializan en instalación de circuitos de videovigilancia y escuchas telefónicas, tanto por pinchazo como por micrófonos direccionales capaces de captar conversaciones a distancia. Los conocimientos en informática se han hecho cada vez más necesarios. La banda utiliza la red con códigos criptográficos para sus comunicaciones.

Las capacidades memorísticas se llevan al límite. La necesidad de estructurar biografías falsas y asumirlas con detalle para ser creíble en caso de que el agente sea detectado, se desarrolla en interrogatorios nada amables. Se miden las constantes del futuro gao con tensiómetros mientras falsea su historia ante un mando. Se han llegado a utilizar detectores de mentiras. Si un agente altera sus constantes en un interrogatorio de prueba, difícilmente permanecerá en calma ante un etarra que sospeche que es un txakurra (perro, en euskara, que es como se conoce a los agentes españoles entre el abertzalismo violento). Si el pulso acelera, suspenso, niño.

La presión psicológica durante la preparación es máxima. Incluso a los «hijos del Cuerpo» se les trata mal, se les formulan preguntas personales más que comprometidas, se les pone ante situaciones incómodas continuamente. Aprenden a lanzarse de coches en marcha. A memorizar matrículas con reglas mnemotécnicas. A reducir la silueta de tiro para ser más difícilmente alcanzables y a disparar con los dos ojos abiertos para que el campo de visión no se reduzca. Les entregan fotografías de delincuentes de cualquier época histórica con los rasgos físicos camuflados con barbas u otras variantes y tienen que investigar de quién se trata... «Pero lo peor son las pruebas psicológicas. No las superaría ni yo, que llevo 30 años», asegura Arce.

A pesar de todo, Centeno y Trapero han caído. Eso sí, han dejado como herencia la detención de la mujer, Aioa Sánchez, que ejercía de guardaespaldas de Txeroki, y la detección del escondite del jefe militar, cuya pista ha sido una incógnita desde hace años. Pero hay veteranos del Cuerpo que creen que los gao no están tan preparados como se dice. «Su formación es demasiado memorística. Pero no se les enseña a pensar y reflexionar. Además, en el cuerpo de Información hay demasiada juventud, y haría falta también gente más veterana. Y la necesidad de que se incorporen mujeres provoca que exista un exceso de discriminación positiva».

El niño Raúl, 24 años, había sido propuesto para una condecoración. Raúl y el niño Fernando, 23 años, serán recordados como los héroes casi imberbes que han contribuido a la caída del aparato militar de ETA. Y del escurridizo Txeroki, un joven capaz de enfrentarse a JosuTernera para abortar las negociaciones con el Gobierno. Los niños cobraban 1.800 euros al mes, incluidas dietas y pluses. Unos 700 euros menos de lo que cuesta enterrar a un hombre de la forma más económica en un cementerio de Madrid.



--------------------------------------------------------------------------------

Saioa, la etarra camuflada con bisutería

Saioa Sánchez había hecho de su rostro aniñado y su gusto por la bisutería su mejor disfraz. Como un gao infiltrado a la inversa. Una imagen dulce para una joven terrorista impulsiva y con sed de venganza. Vengarse hacia todo aquello que constituye el enemigo para una militante abertzale que, con una escasa formación intelectual, odia todo lo que constituye una agresión para Euskal Herria. Saioa continuaría hoy su actividad propagandística, su participación en movilizaciones batasunas si no hubiera tenido que huir alocadamente, hace ahora casi un año, cuando el descubrimiento de dos zulos en Amorebieta y Atxondo certificaron que la cachorra de Jarrai, Haika y Segi había dado el paso definitivo para alcanzar su meta personal de ingresar en ETA.
El rostro de Sánchez y su afición por los pendientes llamativos -como los que luce en la fotografía que aún complementa la de los etarras más peligrosos según el Ministerio del Interior- se han convertido en su cruz. Las declaraciones de los testigos que compartieron el fatal encuentro con los dos guardias civiles en la cafetería Les Ecureuilles en Capbreton apuntan directamente a Saioa como la terrorista que acribilló el vehículo al que habían accedido Raúl Centeno y Fernando Trapero. El fiscal francés acusó formalmente el pasado viernes a Sánchez y a su compañero Asier Bengoa de haber participado en esta ejecución pese a que ambos sólo han reconocido ante los investigadores franceses su militancia en ETA.

Para Saioa Sánchez su integración en ETA era casi un anhelo. Su militancia en las organizaciones juveniles de Batasuna comenzó siendo una adolescente y su deseo de figurar en ellas ya fue detectada por las Fuerzas de Seguridad del Estado en 2001. Con su mayoría de edad recién estrenada, Sánchez era una cara habitual en todas las concentraciones y manifestaciones organizadas por Segi y ya ese verano adquirió un buscado protagonismo en la martxamendi, una de las concentraciones habituales que los jóvenes batasunos organizan en la localidad guipuzcoana de Oiartzun. Saioa pedía paso en la cantera de ETA y no es casual que, meses más tarde, en febrero de 2002, se trasladara hasta Lisboa. Los jóvenes radicales alimentaron su estrategia de internacionalización contra el Gobierno español con concentraciones frente a cinco embajadas europeas. Saioa, junto a una docena de batasunos, viajó hasta Lisboa y de nuevo su rostro quedó grabado para los agentes de seguridad mientras apoyaba a los dos jóvenes que se encadenaron en la verja de la sede diplomática española de la Avenida Liberdade. Prácticamente liberada, dedicada a apoyar todas y cada unas de las acciones de protesta de Segi, Saioa cerró su red de relaciones con el entorno de ETA con visitas a presos vizcaínos encarcelados en diferentes prisiones del resto de España.

Sánchez explicará muy pronto cómo, de la mano de su novio Aritz Arginzoniz, se integró en ETA. Integrante del comando Larrano, su experiencia delictiva ha estado plagada de incongruencias que reflejan el caos organizativo que rodea la organización terrorista. La policía investiga su participación en el intento de atentado con una mochila bomba en el mes de agosto que pretendía cometer su pareja sentimental cuando fue detenido en la estación de autobuses de Santander. Entonces, los investigadores volvieron a mostrar a dueños del camping y pensiones de localidades costeras cántabras como Isla la imagen más dulce de esta presunta asesina. Otras fuentes sitúan a Saioa en Francia en esas fechas, ya controlada por la policía gala que, en 2003, cuando aún no militaba en ETA, le impidió transitar por el Estado francés cuando acudía a una concentración batasuna.

Los policías galos volvieron a ver su rostro el pasado miércoles. Saioa viajaba con Asier Bengoa, un etarra criado también en la militancia de los alevines de Batasuna, cuando le dieron el alto a su última huida. Ahora esperará en una prisión francesa una condena por el asesinato de dos jóvenes guardias civiles. Seguro que mientras tanto añora la caótica huida en la que, acompañada por su novio Aritz, vagabundeó por los montes del País Vasco, durmiendo a la intemperie y en descansillos de portales, escuchando la radio para convertirse en profesionales del terror.
Nam et ipsa scientia potestas est

chuski
Apoyo Tecnico
Apoyo Tecnico
Mensajes: 75
Registrado: Mié Oct 17, 2007 9:32 pm

Mensaje por chuski » Mar Dic 11, 2007 5:28 pm

No aprendemos !!

Porqué coño escribimos "datos" que no deben saber los del lado oscuro ??Es que no tenemos esa sensibilidad de saber lo que se puede escribir y lo que no??
O es esa carencia de profesionalidad la que nos impulsa a describir AQUÍ datos que no se debería?

Estoy alucinando,manda huevos.

Moderadores,creo que deberíais tomar cartas en el asunto

Un saludo

CHUSKI

Avatar de Usuario
Loopster
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 3298
Registrado: Mié Ene 10, 2007 12:32 pm
Ubicación: 22 Bunker

Mensaje por Loopster » Mar Dic 11, 2007 5:45 pm

Es un artículo de prensa que se publicó el domingo en el suplemento Crónica del diario El Mundo.
Cry havoc and unleash the hawgs of war - Otatsiihtaissiiststakio piksi makamo ta psswia

chuski
Apoyo Tecnico
Apoyo Tecnico
Mensajes: 75
Registrado: Mié Oct 17, 2007 9:32 pm

Mensaje por chuski » Mar Dic 11, 2007 5:49 pm

Gracias Loopster,no lo sabía.

Manda huevos con elmundo de los cojones !!!!
Éste país cada día me sorprende mas

Un saludo

CHUSKI

MrX
Apoyo Tecnico
Apoyo Tecnico
Mensajes: 70
Registrado: Jue Nov 01, 2007 2:41 pm

Mensaje por MrX » Mar Dic 11, 2007 6:53 pm

Chuski, si lo han publicado en la prensa será con consentimiento de los órganos competentes. Si no ha sido así... no sabría qué pensar de ciertos medios de comunicación.

MrX
"Las armas se deben reservar para el último lugar, donde y cuando los otros medios no basten." Maquiavelo

chuski
Apoyo Tecnico
Apoyo Tecnico
Mensajes: 75
Registrado: Mié Oct 17, 2007 9:32 pm

Mensaje por chuski » Mar Dic 11, 2007 7:09 pm

No sabrías que pensar de ciertos medios de comunicación o de ciertos órganos competentes???????

Un saludo

CHUSKI

Avatar de Usuario
Navarro
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 2541
Registrado: Lun Nov 19, 2007 3:11 pm
Ubicación: En la Navarra foral y española

Mensaje por Navarro » Mar Dic 11, 2007 7:55 pm

Coincido con chuski en que sobran bastantes cosas en este artículo, pero bastantes; nadie tiene porque saber ciertas cosas ni del GAO ni de nada que tenga carácter secreto; pero ciertos medios o periodistas con tal de vender son capaces de cualquier cosa.


Un saludo a todo el mundo.
El sabio no dice lo que sabe y el necio no sabe lo que dice.
No puede morir esclavo quien ha combatido largo tiempo por la libertad.
E=extorsionadores T=terroristas A=asesinos.

Avatar de Usuario
Loopster
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 3298
Registrado: Mié Ene 10, 2007 12:32 pm
Ubicación: 22 Bunker

Mensaje por Loopster » Mar Dic 11, 2007 8:28 pm

El tema de prensa es acojonante, se censuran entrevistas con preguntas absolutamente inocentes y por otro lado se hacen "filtraciones" desde el MinisDef diciendo que vehículos tienen o dejan de tener inhibidores.

A los del DirComDef habría que colgarlos de un arbol por las pelotas.
Cry havoc and unleash the hawgs of war - Otatsiihtaissiiststakio piksi makamo ta psswia

ba2
Analista Base
Analista Base
Mensajes: 221
Registrado: Jue Ene 11, 2007 9:31 pm

Mensaje por ba2 » Mar Dic 11, 2007 10:41 pm

lo que hay que reconocer es que es una articulo muy interesante.

cartledge
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 1567
Registrado: Vie May 11, 2007 12:45 am

Mensaje por cartledge » Mar Dic 11, 2007 11:56 pm

La verdad es que sí. Parece llamativo que los peones del juego sean tan jóvenes

Responder

Volver a “Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”