Casos Cerrados

Espacio dedicado a recordar a aquellas personas caídas en acto de servicio o asesinadas por el terrorismo.
Responder
Morgan

Casos Cerrados

Mensaje por Morgan » 28 Nov 2008 22:57

No pretendo solucionar el asesinato de Máximo, no soy tan iluso pero lo mismo se puede conseguir información que pueda conducir a los asesinos.

Su hija, Pilar, busca a los asesinos desde aquel mismo día. Y no es una exageración.
En la historia que cuenta en el artículo no dice que siendo menor de edad consiguió un piso y se echó la familia a la espalda. Una mujer admirable, -y no exagero lo más mínimo-.

¿Quienes formaban la cúpula de la eta en esas fechas?
¿Que "comandos" estaban activos?
¿Quienes eran los componentes de esos comandos?
¿Cuando fueron detenidos?
¿Alguno se libró de la detención?.

Con la ley en la mano hoy no se podría juzgar a los asesinos aunque confesaran en el telediario de las 9 de la noche. Hoy no. Pero quien sabe en el futuro.


===================================================================
«Murió por proteger a España y no le han hecho justicia»
Carta de la hija del policía Máximo Díaz Bardera, cuando se cumplen 23 años de su asesinato a manos de ETA, en la que la joven relata su sufrimiento y denuncia que el delito haya prescrito

«Hoy es martes, 21 de mayo de 1985. Acabo de salir del cole y estoy esperando a que mi papá venga a buscarme. Se llama Máximo Díaz Bardera y es policía desde el año 1973, con 23 años. Es el mejor papá del mundo y el mejor policía. En mi familia somos cinco personas: mi papá tiene 35 años, mamá tiene 30 años, yo soy la mayor de tres hermanos y tengo 8 años, y mis dos hermanos tienen 6 y 3 años. Somos una familia feliz.

¡Jo! mi papá se está retrasando y él siempre es puntual.

Vivimos en casas cuartel, donde todos los papás de los niños son policías. Me gusta jugar con mis amigos, pero algunos días no podemos jugar ni ir al colegio y tenemos que estar en casa porque mi papá me ha dicho que hay unas personas muy malas que nos quieren hacer daño porque somos España. Hay días que sí podemos jugar porque hay unos señores de uniforme, que tienen metralletas y que nos cuidan para que no nos hagan cosas malas los etarras.

Mi papá tarda mucho, los demás niños ya se han ido con sus papas y mi papá no ha venido todavía.

Donde yo vivo, las mamás tampoco pueden ir a comprar a las tiendas

porque las tratan mal y no les quieren vender comida. Por eso, tenemos un economato de la policía donde compramos las cosas.

Mi papá, como es el mejor papá, los días que tiene libres nos lleva a Navarra y a Logroño para poder caminar juntos por la calle como personas libres.

Estoy sola en el patio. No lo entiendo. Mi papá no viene. Pero va a venir, porque la palabra de mi papá es ley y si me dijo que venía es que va a venir.

Pues verán ustedes, mi padre no vino a buscarme esa tarde al colegio, tuve que irme sola a casa. Pero tampoco vino a casa esa noche... Mi padre no volvió a casa nunca más porque la tarde del martes, 21 de mayo de 1985, la banda terrorista de extrema izquierda ETA, asesinó a dos hombres buenos: a mi padre, Máximo Díaz Bardera, y a su compañero y amigo, Francisco Rivas López.

Los dos habían ido a dar un paseo al Monte Ulía. Mi padre había cogido unas flores para mamá y para que yo, su hija María del Pilar, le llevara flores a la Virgen, porque el mes de mayo, para los católicos, es el mes de María. Y la ETA les asesinó. ETA nos asesinó a todos ese día. Desde entonces, mi padre y su compañero yacen en una injusticia perpetua.

Mi padre quedó tendido junto a las flores que había cogido para mí...Y veinte años después, una mañana me levanté como tantas otras mañanas, después de haber estado toda la noche llorando desconsoladamente en mi habitación, me lavé la cara y me puse guapa, para que mamá y los niños no se dieran cuenta de mi sufrimiento.

Escuché en la radio que un tal Alcaraz convocaba a todas las víctimas del terrorismo y a los españoles de bien a salir a la calle para reivindicar «MEMORIA, DIGNIDAD Y JUSTICIA», para que no se negociara con terroristas.

Aquella mañana, gracias a Dios y a F. J. Alcaraz, mi vida empezó a ser distinta. Aquella mañana, la sangre de mi padre, que es la que hace que lata mi corazón, me hizo fuerte y valiente para salir a la calle ese día y muchos otros más después de aquél.

Con gran honor y orgullo, y con un agradecimiento infinito puedo decir que siempre compartí primera línea de combate con Alcaraz, y siempre estuve codo con codo en todas las manifestaciones de su rebelión cívica y de su extraordinaria y maravillosa Junta directiva.

Y entre zafarrancho y zafarrancho, conocí a una mujer coraje, que se llama Manuela Rubio Valero, que es abogado de la AVT, y que ahora, además, es mi amiga. Entablando conversación, le comenté mi caso: con ocho años tuve que enterrar a mi papá, Máximo Díaz Bardera, porque esos repugnantes asesinos cobardes de la ETA le asesinaron por la espalda el 21 de mayo de 1985, junto a su amigo Francisco Rivas López.

Cuando asesinaron a papá, yo ocupe su lugar, dejando de ser una niña de ocho años para ser el cabeza de familia. Mis hermanos y yo no tuvimos más alternativa que ingresar en colegios de huérfanos de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y de las Fuerzas Armadas. En ellos hemos permanecido internos, hasta hace poco tiempo, cuando, gracias a la Ley de Solidaridad con las Víctimas del Terrorismo del gobierno de Aznar, pude comprar una casa y reunir en ella a mi familia.

Después de reconstruir los pedazos que esos repugnantes asesinos cobardes de la ETA dejaron de mi familia y de mí, el amor de una hija a su padre me llevó a reivindicar: Memoria, Dignidad y Justicia.

Mi abogada y amiga, Manuela y yo, empezamos a buscar respuestas sobre el atentado de papá, ya que desde el asesinato, mi familia y yo nunca hemos recibido información de ningún tipo por parte de las instituciones publicas.

Y todo, para descubrir que el asesinato de mi padre ha prescrito, lo que implica que los asesinos nunca serán juzgados. Mi padre juró proteger a España y a los españoles de bien, y ¡vive Dios, que cumplió su palabra! A papá le asesinaron por ser España, porque su uniforme representa el Estado de Derecho español, el Orden y la Ley.

Y en agradecimiento a sus servicios prestados a España, ni España, ni el Estado de Derecho español, ni el Orden, ni la Ley han hecho justicia a un hombre bueno, como papá, ni a otros muchos hombres buenos, que además, para mayor indignación, eran sacados en sus féretros por la puerta de atrás de las iglesias, a hurtadillas.

Con un gran abatimiento y con un sentimiento de desolación y desconsuelo absolutos. Con un inmenso dolor en mi corazón y en mi alma, me veo en la necesidad de denunciar esta aberración legal que permite la prescripción de los delitos de terrorismo».

María del Pilar Díaz Ríos es hija del Policía Nacional Máximo Díaz Bardera, asesinado por los etarras el 21 de mayo de 1985.

Morgan

Casos cerrados - 2.

Mensaje por Morgan » 28 Nov 2008 22:59

¿Hay algún sitio donde se pueda consultar los asesinatos cometidos por la eta en los que no haya podido ser determinado el autor/autores de los mismos?

Muchas gracias.

aldeano
Oficial de Enlace
Oficial de Enlace
Mensajes: 95
Registrado: 22 Mar 2008 00:48

Re: Casos Cerrados

Mensaje por aldeano » 29 Nov 2008 19:51

hola morgan, me suena que ése atentado fué adjudicado al comando donosti que actuó en aquellos años, me imagino que fueron juzgados y condenados.
ante el temporal de frente a la ola

Morgan

Re: Casos Cerrados

Mensaje por Morgan » 01 Dic 2008 17:03

Que yo sepa, y he hablado con la joven en cuestión, el sumario está archivado y ya no hay forma de imputar a nadie.

aldeano
Oficial de Enlace
Oficial de Enlace
Mensajes: 95
Registrado: 22 Mar 2008 00:48

Re: Casos Cerrados

Mensaje por aldeano » 02 Dic 2008 21:51

estás en lo cierto ,morgan, en aquella época tanto los comandos donosti como vizcaya se componían de 2 taldes diferentes cada uno, se daban relevos aunque también coincidían actuando a la vez.
en el donosti trincaron uno de los taldes en junio del 84, en julio del 87 trincaron a uno que había entrado en agosto del 85, por tanto de junio-84 a agosto-85, actuó 1, quizá 2, comando que no fué desarticulado.
cabe la remotísima posibilidad de que fuera un comando legal que posteriormente "lo dejó" y hasta hoy.
de todas maneras me imagino que aunque no desarticularan a aquel comando donosti, las fuerzas de seguridad sabían o supieron despues, cual era la composición del mismo,por lo que no les puede costar mucho quitarle ésa " espina" que arrastra a la hija de uno de los policias asesinados, no sé, algo como:
sabemos que el comando donosti que asesinó a tu padre eran tal, tal, y pascual, no sabemos si fué uno ,o dos, o los tres, los que mataron a tu padre, pero entre ellos anda el juego, tal está muerto, otro tal está en la carcel de por vida y pascual anda huido por sudamerica.
ante el temporal de frente a la ola

Morgan

Re: Casos Cerrados

Mensaje por Morgan » 03 Dic 2008 17:01

Aldeano:

No es por mí, es por esa joven, como bien dices.
Se por lo que ha pasado y qué menos que ofrecerla esa información.
Y yo no tengo contactos que me puedan pasar esa información.
Y SE positivamente que ella lo agradecería.

Daría lo que fuera por esa información y pasársela a esa joven y a su abogada.

Se puede enviar por PM y pedid lo que querais pero dentro de un orden :) mis posibles son limitados.

Soy de un discreto que tira de espaldas.

===================================================

Tiene que haber más casos como ese. Lo que no sé es si los familiares de los supuestos casos parecidos al que yo he traído estarán por la labor de remover el pasado.

Responder

Volver a “No Os Olvidamos [Homenaje a los Caidos]”