Mujeres espías en el filo de la navaja

Tema dedicado a tratar la Historia y operaciones de los Servicios Secretos españoles e internacionales, y la cultura que lo rodea.
Responder
Avatar de Usuario
ZULU
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 1616
Registrado: Jue Ene 11, 2007 1:05 pm

Mujeres espías en el filo de la navaja

Mensaje por ZULU » Mar Mar 18, 2008 9:18 am

Mujeres espías en el filo de la navaja

http://www.abc.es/20080318/cultura-cult ... 80248.html
EX NOTITIA VICTORIA
“Non aurum sed ferrum liberanda patria est”
EXPLURIBUS UNUM

kilo009
Administrador
Mensajes: 7691
Registrado: Lun Nov 13, 2006 10:29 pm
Ubicación: Foro de Inteligencia
Contactar:

Mensaje por kilo009 » Dom Mar 23, 2008 8:24 pm

Pearl Cornioley, una espía inglesa en la Francia nazi

Imagen

Corrió los mismos peligros que sus compañeros, expuso su vida tanto como ellos, o incluso más, y, sin embargo, la británica Pearl Cornioley tuvo que esperar a su vejez para que se reconociera su labor al frente de un grupo de la Resistencia francesa durante la II Guerra Mundial

Como otras muchas mujeres, arriesgó su vida trabajando como correo transportando mensajes cifrados. Pero, a diferencia de los hombres, las resistentes no solían ir armadas, ya que sus compañeros consideraban que, por su condición de mujer, los nazis sospecharían menos de ellas, aunque en caso de captura el destino que les esperaba a hombres y mujeres era casi siempre el mismo. Y, sin embargo, tras la victoria aliada, el trato que recibieron unos y otros fue bien distinto: para ellos, las medallas y las condecoraciones; para ellas, el silencio y, en muchos casos, el olvido.

Cécile Pearl Witherington nació en París en 1914. De padres británicos, era la mayor de cuatro hermanos. Su infancia no fue fácil. «No tuve niñez», llegó a decir en sus memorias. El alcoholismo de su padre hizo que se tambaleara la economía familiar, por lo que no le quedó más remedio que ponerse a trabajar, aunque no tardó mucho en encontrar un empleo en la embajada británica en la capital francesa. Cuando los nazis ocuparon París en junio de 1940, Cornioley huyó con su familia a Gran Bretaña donde consiguió un puesto como secretaria en el Ministerio del Aire. Sin embargo, el trabajo de oficina le aburría y se enroló voluntaria en el servicio de operaciones especiales británico, que colaboraba con la Resistencia francesa.

Tras siete semanas de entrenamiento, consiguió saltar en paracaídas sobre la Francia ocupada el 22 de septiembre de 1943 para unirse a la red de resistentes que lideraba Maurice Southgate. Con un nuevo nombre -Pauline- y gracias a su francés fluido, transportó numerosos mensajes cifrados oculta bajo su nueva identidad como vendedora de cosméticos, convirtiéndose en uno de los enlaces más preciados por los grupos de resistentes. La Gestapo ofreció entonces un millón de francos por su cabeza, aunque nunca fuera capturada. No tuvo la misma suerte, sin embargo, el jefe de la red a la que pertenecía, detenido por los alemanes en mayo de 1944.

Consciente de que el arresto de Southgate no podía significar el fin de la lucha, asumió la dirección de un grupo compuesto por 1.500 hombres. En los siguientes meses, los sabotajes de líneas férreas, de carreteras y de comunicaciones telefónicas se convertirían en una constante para la red, como recordaba la propia Pearl Cornioley en la autobiografía que publicó en el año 1997.

Tras la derrota nazi, pudo por fin cumplir uno de sus grandes sueños: casarse con el amor de su vida: el francés Henry Cornioley, al que conoció en París durante su infancia. La ocupación les había separado momentáneamente, pero la resistencia les uniría para siempre. Otro de sus sueños tardaría un poco en hacerse realidad. A Pearl Cornioley no le concedieron la Cruz Militar a su regreso a Gran Bretaña por ser mujer, a cambio le ofrecieron el distintivo que daban a los civiles, pero ella lo rechazó muy ofendida: «No me senté detrás de un escritorio, corrí los mismos peligros que los hombres».

En 2004, Isabel II la nombró Comandante de la Orden del Imperio Británico, aunque reconoció que habían tardado demasiado tiempo. Hace dos años, ya anciana, recibía emocionada la medalla de la Real Fuerza Aérea británica. Por fin, su trabajo merecía el reconocimiento de sus compañeros. Ganaba así la que sería su última batalla.

Pearl Cornioley, espía, nació en París el 24 de junio de 1914 y murió el 24 de febrero de 2008 en Blois (Francia).

Fuente: www.elmundo.es
Saber para Vencer

Twitter

Facebook

GUAU
Jefe de Operaciones
Jefe de Operaciones
Mensajes: 939
Registrado: Vie Abr 06, 2007 6:40 pm
Ubicación: españa

Re: Mujeres espías en el filo de la navaja

Mensaje por GUAU » Vie Nov 27, 2009 11:01 am

http://www.elpais.com/articulo/Necrolog ... nec_1/Tes/

Jane Cabanyes, espía de EE UU durante la II Guerra Mundial
ROSALIND WILLIAMS 27/11/2009


Lo que siempre me ha impresionado de la estrecha amistad que mantuve con Jane a lo largo de 40 años ha sido la coincidencia de cómo las vidas de las dos se han deslizado hábilmente entre dos culturas, la de nuestro país de origen, Estados Unidos, y la del país adoptado, España. Aunque cada una tuvimos distintas experiencias con este país, una por razones profesionales y la otra por cursar estudios. Pero finalmente, fue el amor el que fue el catalizador para establecer nuestra residencia permanente en Madrid.

La continua aventura para Jane Cabanyes con España se vio truncada con su muerte tranquila, el pasado 22 de octubre, en una clínica madrileña, donde había ingresado pocos días antes después de sufrir una embolia cerebral. Tenía 93 años.

Jane Horton Getman nació en Glencoe, Illinois, un patricio suburbio de Chicago, el 2 de febrero del 1916. Después de licenciarse en el prestigioso Mount Holyoake College, mientras trabajaba en Nueva York fue reclutada en 1944 para un puesto en España en la Embajada de Estados Unidos.

Son pocas las mujeres que inician la actividad profesional formando parte de la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS, en sus siglas en inglés), que, por definición, fue la agencia de inteligencia estadounidense formada durante la II Guerra Mundial, y predecesora de la actual Agencia Central de Inteligencia, la CIA.
Solo hay una cosa peor que carecer de fuentes de información, es dejarse
seducir por fuentes de información que cuentan mentiras.

Michel
Oficial de Inteligencia
Oficial de Inteligencia
Mensajes: 316
Registrado: Vie May 31, 2013 11:16 pm

Re: Mujeres espías en el filo de la navaja

Mensaje por Michel » Jue Jul 18, 2013 7:30 pm

Aprovecho este hilo en el que figuran mujeres espía, para reseñar brevemente algunas de las más brillantes informadoras de los servicios secretos.
-Isabella Marie Boyd, espía en la guerra de civil americana.


-Sarah Emma Edmonds, también mujer espía en la guerra civil americana.


-Louise de Bettignies, espía en una de las épocas más emocionantes del espionaje, la primera guerra mundial
Última edición por Michel el Jue Dic 11, 2014 10:28 am, editado 2 veces en total.

Michel
Oficial de Inteligencia
Oficial de Inteligencia
Mensajes: 316
Registrado: Vie May 31, 2013 11:16 pm

Re: Mujeres espías en el filo de la navaja

Mensaje por Michel » Mié Nov 12, 2014 11:34 am

Coincidiendo con el aniversario del nacimiento el 9 de Noviembre, de la bellísima actriz Hedy Lamarr, me gustaría recordarla como una de las más brillantes inventoras, que puso sus conocimientos para ayudar a los Servicios de Inteligencia aliados durante la segunda guerra mundial.

Hedy Lamarr y su marido George Antheil idearon un sistema de comunicaciones para guiar torpedos teledirigidos por radio que no pudieran ser detectados por los enemigos.

Además, austriaca de nacimiento, facilitó al gobierno de Estados Unidos toda información reservada de la que tuvo conocimiento en relación a los nazis.

Alguno de sus inventos han sido reconocidos como precursores de lo que hoy en día conocemos como WIFI.

Un saludo.
Última edición por Michel el Jue Dic 11, 2014 10:29 am, editado 2 veces en total.

Avatar de Usuario
begira
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 39
Registrado: Jue Nov 27, 2014 7:29 pm

Re: Mujeres espías en el filo de la navaja

Mensaje por begira » Jue Dic 04, 2014 12:08 pm

Mata Hari (Margaretha Geertruida Zelle, 1876-1917) la espía más famosa de todos los tiempos. Nació en los Países Bajos en una familia abastecida. Su madre era de ascendencia javanesa. Se hizo una de las bailarinas orientales más famosas de los bailes y así fue contratada por la inteligencia alemana antes de la Primera Guerra Mundial. Se considera que tuvo muchos amantes entre los altos políticos y que esa pudo ser la causa verdadera de su muerte.


Yoshiko Kawashima (1907-1948) fue una princesa heredera, miembro de la familia real de Japón. Le gustaba ponerse ropa masculina y tuvo una amante. Actuó de espía para el servicio del Ejército Guandong y Manchukuo. Fue ejecutada, acusada de traición tras la Segunda Guerra Sino-japonesa.

Pauline Cushman (1833-1893). El ejército del Norte en la Guerra Civil en Estados Unidos también tuvo a su espía. La actriz americana Pauline Cushman fue detenida y condenada a muerte. Sin embargo, más tarde la liberaron.



Belle Boyd (Isabella Marie Boyd, 1844-1900) más conocida como 'La Belle Rebel'. Fue una espía de los estados sureños durante la Guerra Civil en Estados Unidos. Nadie pudo sospechar de sus preguntas sencillas a los soldados del Ejército del Norte el espionaje. A finales de la guerra fue desterrada. Escribió en su diario que su lema fue “Servir a mi país hasta el último aliento”.



Josephine Baker (Frida Josephine McDonald, 1906-1975). En Estados Unidos sufrió discriminación, pero en Europa obtuvo fama con la 'Revue Negre' en 1925. La mujer paseaba por París con una pantera en traílla, y la llamaron “Venus Negra”. Durante la Segunda Guerra Mundial se convirtió en una espía de la resistencia francesa. Apoyaba a los grupos de militares clandestinos. Sus funerales fueron con honores militares.


Violette Szabo (1921-1945). Cuando esta francesa quedó viuda a los 23 años, decidió alistarse en la inteligencia británica. En 1944 fue enviada a la Francia ocupada con una tarea secreta. En el lugar de destino Violette no solo envió los datos secretos sino que también realizó acciones de sabotaje. Fue capturada y encarcelada en el campo de concentración Ravensbruck, conocido por sus torturas perversas y crueles. En 1945 fue ejecutada.



Nancy Wake (1912) Nació en Nueva Zelanda. En los 30 trabajó de corresponsal en París, acusando el nazismo que se difundía. Con la llegada de los nazis, la joven con su marido se hicieron miembros de la resistencia. Ayudó a huir del país a muchos refugiados. Su marido fue fusilado por los nazis. Por la cabeza de ella, la GESTAPO prometió 5 millones de francos. En los tiempos de post guerra fue condecorada con la orden de Australia y la medalla de San Jorge.




Amy Elizabeth Thorpe Brousse(1910-1963) se dedicaba en Washington no sólo a la actividad diplomática. Su carrera de espía empezó desde su casamiento con el segundo secretario de la embajada americana. Viajaron por el mundo juntos. El marido fue un agente de la inteligencia inglesa, y las numerosas historias amorosas de su esposa le ayudaron a sacar información.


Gabriele Gast (1943). En 1968 fue contratada como espía por la inteligencia de la República Democrática Alemana. La mujer se enamoró de un rubio Shnaider, que resultó ser un agente de la Stasi. Gast trabajó de espía durante 20 años, transmitiendo a la RDA los secretos de la RFA. Fue desenmascarada sólo en 1990 y condenada a casi 7 años de prisión. Ahora trabaja de ingeniera en Munich.


Christine Keeler (1943). Ex modelo británica. En los 60 provocó un escándalo político en Inglaterra, que recibió el nombre de 'Caso Profumo'. Trabajando en un cabaret de topless, ella se lió al mismo tiempo con el ministro británico John Profumo y el agregado militar y naval de la URSS Eugeni Ivanov. Resultó que ella se enteraba de los sesteros del ministro y se los vendía al ruso. El ministro fue sustituido y pasó el resto de su vida trabajando de lavaplatos, mientras que la bella espía ganó mucho dinero por la popularidad que ganó entre los periodistas y fotógrafos.



Elisaveta Zarúbina (1900 -1987). La espía soviética que conseguió la primera información sobre la bomba nuclear estadounidense fue esposa de Vasilii Zarubin, residente de EE. UU. Muy encantadora y abierta, establecía relaciones amistosas con gente muy diferente. Elegante, atraía a la gente y fue una de las reclutadoras de agentes secretos más destacada. Sirvió de espía 21 años.



Anna Chapman (1982). Resultó famosa el verano pasado, tras el escándalo de detención de 10 espías rusos en EE. UU. La chica se hizo 'la más popular' de los acusados debido a su apariencia atractiva. Anna se trasladó a Inglaterra en 2003, y en 2006 a Estados Unidos, donde encabezó su propia compañía de inmuebles. En julio de 2010 fue arrestada por el FBI y confesó que trataba de sacar datos sobre armas nucleares en EE. UU., la política del país en Oriente, etc. En resultado fue deportada a Rusia

Responder

Volver a “Historia del Espionaje”